.

.

Verano en las pozas del Ves (Montaña Palentina)

Domingo, 5 de Agosto de 2018
Nada como una visita a las pozas y cumbres de la Montaña Palentina para disfrutar de la naturaleza en verano.
Erebia lefebvrei - Montañesa azabache
      Senecio adonidifolius - Senecio de hoja de Adonis


Después de unos cuantos años sin una buena primavera, este 2018 nos ha regalado una 'como debe ser'.

En consecuencia, hemos tenido un verano pletórico para la naturaleza en nuestras montañas.

'Ojolince y Sra.' nos dirigimos a Cardaño de Arriba para hacer un recorrido por 'la Palentina', sin pretensiones 'montañeras'..

... simplemente ¡a disfrutar de la biodiversidad!

'eSrá' y 'el Espi', dos viejos amigos
Silene legionensis, de inflorescencia escorpioide  

Como tantas veces en nuestras excursiones partiendo de Cardaño de Arriba, tomamos el camino que sigue aguas arriba, el curso del arroyo Lomas.

A primera hora, en sombra y con una temperatura muy agradable, los acentores, escribanos, pinzones y currucas son los primeros en poner música a nuestro recorrido.

Aún es temprano, pero algunos licénidos como la viva Manto de oro, ya se mueven entre las flores de su planta preferida, la Hierba de Santiago.


Lycaena virgaureae - Manto de oro, alimentándose en Senecio jacobaea, la Hierba de Santiago

Casi sin darnos cuenta, entre Senecios, Clavelinas, Dedaleras, Silenes, Merenderas, Malvas, Hipéricos, Acicates, Cardos de la Magdalena ...

... una hora después, llegamos al desvío que indica al Vés.

Cascada del Vés (fotografía tomada de regreso, con luz de tarde)
Anarrhinum bellidifolium - Acicates de olor
visitado por una Melitaea sp.

Subimos por la senda que discurre junto a la cascada del Vés.

A esta hora la luz no permite hacer una foto que haga justicia a la belleza de este salto. Nos conformamos con admirarla. Sabemos que a la vuelta habrá mejor ocasión.

Saxicola rubicola - Tarabilla europea, juvenil

Encaramada en lo alto de una retama y algo más semejante a la hembra, la Tarabilla europea joven difiere bastante del macho adulto de su especie.

Pronto adquirirá el bonito plumaje que los caracteriza.

'eSrá' entre retamas y brezos.
Asoma el Espigüete y la pista que viene de Cardaño

    Teucrium chamaedrys - Beltrónica

Erica tetralix - Brezo de turbera      













¡Qué adornada está esta senda que nos permite ganar altura por la loma del Holmaz!
Parnassia palustris - Hepática blanca

Brezo de turbera Erica tetralix, Arenaria de montaña Arenaria montana, Hepática blanca Parnassia palustris, Beltrónica Teucrium chamaedrys, Hipérico pulcro Hypericum pulchrum, Cardo paustre Cirsium palustre...

... son algunas de las herbáceas propias de bordes de arroyo y zonas encharcadizas que nos vamos encontrando.

Remontada la loma del Holmaz, ganamos una vista magnífica de las altas cumbres de 'la Palentina'.


El amplio valle del Holmaz y la bonita silueta de la Montaña Palentina
Gentiana pneumonanthe 
Cáliz de la Aurora, Genciana de turbera

      Saxifraga pentadactylis - Saxífraga
















Hypericum pulchrum - Hipérico de pétalos con glándulas negras marginales

Sobre la loma, vamos trazando la senda al libre albedrío, escudriñando praderas húmedas, pastos pedregosos, turberas y pequeños arroyos que aún bajan alegres y frescos.

Genciana de turbera Gentiana pneumonanthe, Adelfilla de arroyo Epilobium anagallidifolium, Hipérico alpino o Pericón real Hypericum richeri, Saxífraga estrellada Micranthes stellaris, Consuelda Saxifraga pentadactylis,

Nuestra pretensión es alcanzar el cordal sin perder altura...

¡Vamos a ello!

'Ojolince' enfila la subida al cordal entre el collado del Vés y el pico de la Hoya Continua
    Campanula scheuchzeri - Campanilla de los Alpes
Veronica fruticans
Verónica de las rocas
    











Dianthus pungens - Clavelillos      
Estas praderías de altura presentan una vegetación más rala, no por ello menos interesante y vistosa.

Campanilla de los Alpes Campanula scheuchzeriSilene ciliada Silene ciliadaArmeria Armeria cantabricaVerónica Veronica fruticansTomillo serpol Thymus praecox...

    Phoenicurus ochruros - Colirrojo tizón

Alcanzado el cordal, no deja de sorprendernos la presencia de un joven de Colirrojo tizón.

¡Dónde son capaces de criar estas avecillas!


'eSrá' sobre la linea de cumbres a 2.157 mts.
Al fondo Curruquilla y Curavacas
Zoom al Curavacas. Aún conserva alguna terraza con nevero
Zoom al pico Lezna. ¡Qué elegante es esta montaña!
Crepis pygmaea - Achicoria enana      

Como quiera que nuestra intención es visitar las pozas del Ves, renunciamos al disfrute del punto más elevado de nuestra ruta de hoy y comenzamos el descenso entre areniscas, pizarras y esquistos.

También aquí, bien acompañados de la flora y fauna propia del lugar.

ESFINGE COLIBRÍ (Macroglossum stellatarum)
'Ojolince' en descenso por la ladera norte del cordal, al fondo La Curruquilla
    Erigeron acer
compuesta con predilección por la alta montaña
en laderas arenosas y de canchal

En nuestro descenso hacia las pozas del Ves, disfrutamos de herbáceas poco frecuentes, propias de esta altitud y suelo.

Achicoria enana Crepis pygmaea
Erigeron acer,
Arzolla de roca Jurinea humilis
Arrocillo de los muros Sedum brevifolium,
Clavelillos Dianthus pungens...

Tampoco faltan lepidópteros del género más montano:
Montañesa concéntrica Erebia cassioides
Montañesa azabache Erebia lefebvrei,
Montañesa banda larga Erebia meolans...


MONTAÑESA AZABACHE (Erebia lefebvrei)
Oenanthe oenanthe - Collalba gris
juvenil

La tranquilidad de este habitat es, para quién aquí vive, una garantía para perpetuar su especie.

Y, para 'Ojolince y Sra.' garantía de conocimiento y disfrute.

'eSrá' y Las Pozas del Ves.
Al fondo el pico Lezna
      Alytes obstetricans - Sapo partero,
el macho trasporta los huevos hasta su completo desarrollo

A más de 2.000 mts. de altitud, el paraje de alta montaña que caracteriza este enclave es excepcional.
Aquí, la vida es muy dura y debe transcurrir muy deprisa.

Ichthyosaura alpestris - Tritón alpino,
en el agua o siempre cerca de ella
Muy montano, hasta los 2.500 mts.

El verano en estas pozas dura escasamente dos meses.
Pronto volverán los descensos térmicos y nevadas que las convertirán en un medio inóspito para la mayoría de las especies.

'Ojolince' contempla la poza alta del Ves
a 2.100 mts.
 Lithosia quadra - Lacayo de cuatro puntos
      Ranunculus tripartitus de hojas reniformes
con lóbulos profundos












Descansados y reconfortados tras el baño y almuerzo en la poza alta, retomamos la senda que nos lleva a recorrer las otras dos pozas del Ves.

'eSrá' durante el descenso de la poza alta del Ves
    Ichthyosaura alpestris - Tritón alpino, juvenil
Los tritones alpinos se reproducen en estas lagunas y aún podemos ver ejemplares no desarrollados completamente.

También están en desarrollo los renacuajos de sapo partero que, a esta altitud, puede llegar a prolongarse durante tres años.

     Alytes obstetricans - Sapo partero, renacuajo

Las principales amenazas de estas especies son la alteración de su habitat (tanto acuático como terrestre), la introducción de peces y la nitrificación y eutrofización de las aguas.


      Linaria supina ssp. supina - Mosquitas doradas

Los ranavirus y enfermedades debidas a los hongos, son nuevas amenazas para los sapos parteros, que ya han provocado la extinción de algunas de sus poblaciones en el Sistema Central y la Cordillera Cantábrica.

Circunvaladas las pozas, retornamos ganando altura en dirección al collado del Ves.

Desde aquí, el camino de regreso a Cardaño de Arriba es todo en bajada. Nos lo tomamos con tranquilidad, apurando las horas del día..


'eSrá' sobre el cordal, inmortalizada con el Curavacas y la Curruquilla
Gentiana lutea - Genciana amarilla, aún en flor  
Observando cómo pasan la tarde tarabillas, acentores, bisbitas, zorzales..

Lagartijas roqueras, serranas, ocelados...

Un par de mariposas Apolo atraviesan nuestro camino..

¡Gran despliegue de vida, el verano en la Montaña Palentina!
PERFIL DEL RECORRIDO
DISTANCIA TOTAL -> 14 Kms.           ASCENSIÓN ACUMULADA -> 927 mts.
TIPO DE TRAZADO -> Parcialmente circular                 DURACIÓN -> 9 h. 40'
'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

Circular al pico del Reventón desde La Granja de San Ildefonso

Domingo, 15 de Julio de 2.018
Ya iba siendo hora de subir 'El Reventón' de la Sierra de Guadarrama.
'Ojolince y Sra.' en la cima del alto del Reventón a 2.078 mts.
      Sympetrum striolatum ♀ - Libélula presente
en ríos, arroyos, charcas y embalses
Son muchas las visitas que llevamos hechas al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y bastantes en la vertiente Segoviana.

Sin embargo, hasta el día de hoy, no nos habíamos planteado subir al puerto del Reventón.
 
Euphydryas aurinia - Doncella de ondas rojas en Asphodelus albus - Gamón    


Cuando 'atacamos' esta vertiente de la sierra solemos aparcar junto a la tapia noreste del Palacio de la Granja de San Ildefonso, en la urbanización 'Caserío de Urgel'.


      Clinopodium vulgare -  Clinopodio


Hoy, dejamos nuestro vehículo en la calle Fuente Infante de la citada urbanización, desde donde encaminamos nuestros pasos a la calle Camino del Reventón, que bien 'pindia' nos introduce en el robledal, tras atravesar una cancela que dejamos de nuevo cerrada.




Tres Consueldas por el camino:

Prunella grandiflora - Consuelda mayor

A la izquierda, Prunella vulgaris - Consuelda menor, de flores moradas.

A la derecha, Prunella laciniata - Consuelda de hojas laciniadas y flores blancas.




Argynnis pandora - Pandora, numerosos individuos en el tramo inicial del recorrido

El camino que llevamos está balizado pues se corresponde con el sendero RV 4 que comunica La Granja con el pueblo de Rascafría, mediante el puerto del Reventón.

Lasiommata megera - Saltacercas

Antes de que a comienzo del siglo XX se conectasen por carretera los municipios de Rascafría y La Granja, ésta era la única vía de comunicación del madrileño valle de Lozoya con la vertiente segoviana de la sierra de Guadarrama.

'eSrá' se adentra al corazón del robledal dejando la puerta bien cerrada
      Achillea millefolium - Milenrama
Cistus laurifolius - Jara blanca    

Consueldas, Dedaleras, Lechuguillas de muro, Botoneras, Linarias, Acianos, Sedum, Potentillas, Arenarias, CerastiumCampánulas...

¡Este paseo es y está muy saludable!

Dos crasuláceas:
Sedum amplexicaule - Uña de gato
Sedum album - Uva de gato      


Unas cuantas zetas nos ha hecho trazar esta pista para alcanzar los 1.540 mts. a los que se encuentra uno de los miradores más bonitos de esta vertiente de la sierra de Guadarrama.


'eSrá' almorzando en el mirador que lleva su nombre  ¡El mirador de Tere!
      Eresus kollari - Moteada saltadora
peludo y robusto macho

A esta altitud, el robledal va dando paso al pinar de silvestres tan característico de esta sierra.

'Ojolince y Sra.' seguimos ascendiendo en variada compañía.



'Ojolince' y el Pinar de Silvestres      
Aporia crataegi - Blanca del Majuelo, de buena envergadura.
Es un auténtico placer disfrutar del vuelo de esta elegante mariposa, poco frecuente en la sierra de Guadarrama
    Hipparchia semele - Sátiro común

Aglais urticae - Ortiguera,
de casi cinco centímetros de envergadura      










Issoria lathonia - Sofía, única representante de este género en la península ibérica


Linaria niveade delicadas flores
cuya apariencia recuerda a los copos de nieve

Endémica del Sistema Central,
esta vistosa escrofulariácea se encuentra jalonando los caminos de la sierra.

      Campanula lusitanica - Campanilla



Tanto al pie de la sierra como en la alta montaña.




Spergularia capillacea - Arenaria roja,
cariofiláceade tallos postrados y estípulas acuminadas netamente transparentes

Trichodes octopunctaus - Escarabajo de ocho puntos,
alimentándose del polen del Adenocarpus hispanicus - Cambroño


El descubrimiento de la flora y fauna hace que nuestra ascensión por la pista resulte más llevadera.


Erebia triaria - Montañesa vacilante,
hace su aparición en compañía de su prima, Erebia meolans
Tras pasar por otro de los espectaculares miradores al Real Sitio de La Granja, junto al saliente rocoso conocido como Poyo Judío, tomamos la bifurcación que aparece a nuestra izquierda.

  Oclodes venata - Dorada orla ancha






Isturgia famula - polilla en flor de Cambroño    
El camino, bien flanqueado de Cambroño, nos conduce al paraje conocido como Fuente del Infante.
Hay quién dice que el nombre es en honor a Luis I (primogénito de Felipe V), quién tuvo el reinado más efímero de la historia de España. Otros mencionan al infante Don Luis, heredero de Carlos III, que no llegó a reinar.

'eSrá' junto a la Fuente y Chozo del Infante, a 1.840 mts. de altitud
    Cicindela maroccana, escarabajo tigre de coloración negra
La especie presenta también variedades cianescentes, cobrizas y verdes


Desde aquellos tiempos, éste ya era considerado un buen lugar para el descanso pues eran famosas las regias partidas de caza por estos montes.


Anthus campestris - Bisbita campestre, con ceba para su prole    
Desde aquí, una buena trocha nos marca el camino al puerto, eso sí, sin sombra que nos cobije del implacable sol del mediodía.

La trocha discurre paralela a una tapia de piedra que delimita los términos de La Granja y Palazuelos de Eresma.

'eSrá' hacia el puerto del Reventón

La vegetación se vuelve menos arbustiva y, poco a poco, va desapareciendo el alto matorral para dar paso a las comunidades de pastizales húmedos y encharcados.

Senecio pyrenaicus nos recuerda que ya estamos en alta montaña
Campanula herminii - Campanilla
de herbazales de altura
Endemismo de la Península Ibérica









No hay nada como un buen baño de tierra para comenzar a solearse esta mañana.

Iberolacerta cyreni ssp. castiliana - Lagartija carpetana, endemismo del Sistema Central
      Adscita sp. en flor de Senecio pyrenaicus

El tramo que nos queda hasta llegar al puerto nos hace pensar lo costoso que debió resultar su uso durante la Guerra Civil.

Hace unos años, esta senda entró a formar parte de la Red de Senderos del Alto Valle de Lozoya siendo señalizada y rebautizada como Ruta del Paisaje RV-4.

Aún así, sigue siendo conocida como la Ruta del Reventón por el esfuerzo que supone completar la subida hasta para un bien curtido montañero.

'eSrá' en el puerto del Reventón, a 2.040 mts., junto al monolito en honor al Tte.Coronel Ibáñez Marín
Ponemos rumbo norte y siguiendo la demarcación de piedra que ahora separa las Comunidades Madrileña y Castellano-leonesa, en pocos minutos nos aupamos al alto del Reventón.
'eSrá' en el alto del Reventón a 2.078 mts. con grandes vistas de ambas vertientes
Iberodorcadion perezi - Escarabajo 'pipa',
endemismo de la Sierra de Guadarrama    

Éste es un lugar para respirar hondo y disfrutar de la inmensa visión que nos ofrece esta cumbre en un día claro, como el de hoy.

Al oeste la amplia meseta castellana y al sur la cuerda de los Claveles con el pico Peñalara al fondo, no nos dejan indiferentes.

Al este, el privilegiado valle de Lozoya asoma tras un vertiginoso desnivel.


'eSrá' en otra de las elevaciones de este cordal a 2.047 mts. y con vista al Peñalara
      Aegypius monachus - Buitre negro
Continuamos por la cuerda hasta que localizamos el arranque de una senda que, aunque poco marcada, baja al encuentro del arroyo del Chorro Chico, en dirección a las peñas Buitreras.

En el despejado cielo un Buitre negro hace acto de presencia.

Lycosa hispanica - Tarántula española, correteando entre el juníperus rastrero
También es interesante mirar dónde ponemos el pie pues las hembras de Tarántula española son de buen tamaño (~ 4 cms.) y están activas estos días.

Aunque su picadura no es peor que la de una avispa, no queremos que nadie salga perjudicado de un fortuito encuentro.

'eSrá' hacia la majada de las vacas, al fondo la Meseta

Sin senda definida, pero con la mirada puesta en una amplia majada en la que pasta tranquilamente el ganado, bajamos rápidamente hasta los 1.900 mts., donde nos encontramos con el recién nacido arroyo del Chorro Chico.

Un salto del arroyo del Chorro Chico que atravesamos para seguir el descenso    

Salvado el arroyo, tomamos dirección sur, rodeando las peñas Buitreras.

Así, sin tener conocimiento de su existencia, damos con un chozo derruido del que no hemos encontrado referencias.

El Chozo derruido y su pradería a 1.883 mts., buen lugar para el almuerzo
Boloria selene -  Perlada castaña      

Son las dos y media. Buena hora y lugar para almorzar.

Este chozo parece ser el hogar de una pareja de Collalba gris que, por mucho que 'Ojolince' se empeña en retratar, es muy recelosa pues aún deben de estar criando.


Dactylorhiza maculata 
Especie muy polimórfica, frecuente en el centro y norte de la Península Ibérica.
Habita en prados y claros de bosque, sobre suelos húmedos y encharcadizos.

Llega la hora de continuar nuestra andadura.
En dirección sur por las encharcadas praderías, cabecera de los saltos de ambos arroyos del Chorro, Chico y Grande.
Atlantarctia tigrina - Gitana atigrada  











Atravesamos el arroyo del Chorro Grande buscando la forma de acceder a su garganta, por donde tenemos pensado bajar.


Pero, no es hasta entroncar con la senda de esta mañana junto al muro de piedra, cuando vemos la trocha que conduce a la garganta.

Panorámica del acceso a la garganta del Chorro Grande.
Como referencia, en este lugar hay una placa de Parque Nacional Sierra de Guadarrama
'Ojolince' se introduce en la garganta del arroyo del Chorro Grande


A partir de aquí, el descenso está bien hitado y resulta más o menos fácil de seguir.

¡Una entorno muy recomendable!



      
Libelloides longicornis
De vistosa coloración y largas antenas.
Localizamos dos especies (de las cuatro que se dan en Guadarrama) en esta garganta.
Muy activos a pleno sol, realizando rápidos vuelos de caza.
Libelloides hispanicus      









Discurre junto al arroyo del Chorro Grande y está repleto de buenas observaciones y agradables panorámicas.
'eSrá' junto a uno de los saltos del arroyo del Chorro Grande
Tanto de los numerosos saltos y pozas que se suceden..
Como del Real Sitio de La Granja y sus pinares...
No tardamos demasiado en realizar este descenso que nos lleva, unas veces junto al agua y otras, bajo la apetecible sombra del pinar, al conocido salto del Chorro Grande de La Granja.
      'Ojolince' a pie de salto
Desde aquí, un sencillo paseo nos devuelve a La Granja, no sin antes encontrarnos con numerosos grupos y familias que hacen de éste su espacio de ocio y recreo.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
      El recorrido seguido está dibujado en linea azul
DISTANCIA TOTAL -> 15,50 Kms              ASCENSIÓN ACUMULADA -> 891 mts. 
TIPO DE TRAZADO -> Circular                   DIFICULTAD -> Media
TIEMPO TOTAL -> 8 h. 12'                          DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**