.

.

Poyos de la Mesa desde La Nava del Espino (Sierra de Cazorla)

Viernes, 3 de Enero de 2.020
¡Y qué mejor manera de dar comienzo al año que con una visita al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas!
'eSrá' en uno de los impresionantes miradores de los 'Poyos de la Mesa'
El año pasado en estas fechas, elegimos la localidad de Segura de la Sierra para comenzar a conocer este Parque Natural, el de mayor superficie protegida de España.
      Turdus viscivorus - Zorzal charlo
La buena experiencia vivida ha hecho quisiéramos repetir eligiendo, en esta ocasión, los escarpados relieves y profundos valles de la sierra de Cazorla.
Loxia curvirostra - Piquituerto común ♀














Madrugando, pues ya conocemos el tiempo que lleva desplazarse en coche por esta sierra, partimos de Cazorla por la A-319 dirección a Vadillo Castril.
      Dama dama - Gamo ♀
(fotografiado desde el coche)
Sin llegar al pueblo, tomamos el desvío del Empalme del Valle ctra. JF-7092 llegando tras 4 kms., al punto de información del puente (donde comienza el sendero Cerrada de Utrero).

Una vez atravesado el puente sobre el río Guadalquivir, tomamos la pista de la izquierda JF-7091, en dirección a La Nava de San Pedro.

Vulpes vulpes - Zorro (desde el coche)    
La pista asciende pasando por un mirador de excelentes vistas a los 'Poyos de la Mesa' y sus impresionantes cortados, donde hacemos una breve parada.

Continuamos hasta el kilómetro 21 donde se encuentra la antigua casa forestal 'la Nava del Espino', y ahí aparcamos.

Casa forestal 'La Nava del Espino' sita 1.282 mts. de altitud, donde da comienzo nuestra ruta
    Nos internamos en el bosque de Laricios (Pinus nigra ssp. salzmannii),
pino Salgareño dominante por encima de los 1.300 mts.    
Después de un buen rato dedicado a la observación de la avifauna (picapinos, arrendajos, zorzales, piquituertos y numerosos páridos)  muy activa a primera hora, comenzamos a caminar por la pista que deja la casa forestal a nuestra derecha.

Nos internamos en el pinar, en suave ascenso, encontrando una barrera que corta el paso a los vehículos.

      'eSrá' en la senda que asciende al collado de Galán
Kilómetro y medio desde el comienzo, abandonamos la pista.

Tomamos una marcada senda que, de forma más evidente, nos hace ganar altura en dirección al collado Galán, dejando cerro Galán a nuestra izquierda.

Encontramos un resalte rocoso donde auparnos.


'eSrá' en un resalte rocoso, admirando la inmensidad de esta sierra
Desde aquí, ya divisamos los farallones de los 'poyos de la Mesa'.
Estos cortados fueron los empleados por Félix Rodríguez de la Fuente para la conocida escena del águila real capturando a un chivo de cabra montés.
      Macho de cabra montés, descansando al sol
Continuamos ascendiendo inmersos en el monte mediterráneo.

Encinas, quejigos, enebros, sabinas , madroños, lentiscos y variadas especies de matorral se cobijan bajo el dosel protector del pinar de laricios de impresionante porte, proporcionando un auténtico paraiso a la fauna silvestre.

Capra pyrenaica ssp. hispanica - Cabra montés ♂ en el rastrillo de la Víbora

Tres kilómetros habremos recorrido cuando alcanzamos el collado Galán a 1.620 mts. de altitud, donde nos unimos al camino de la Loma de la Mesa.

Pasado lo que se conoce como rastrillo de la Víbora llegamos al arranque de la meseta.

'Ojolince' llega a las inmediaciones de la meseta de los Poyos de la Mesa a 1.610 mts.
      Gyps fulvus - Buitre leonado, muy bajito.. o muy alto, según se mire

Nos asomamos al borde de un vertical despeñadero, donde disfrutamos de un magnífico ventanal al inmenso bosque de laricios.

Buen lugar éste para la observación de fauna por cielo y tierra, sin duda.

'Ojolince' se asoma al cortado con la esperanza de ver aparecer a un Quebrantahuesos
      'Ojolince' pasa bajo el tronco caído de un formidable ejemplar
Retrocedemos unos metros para volver al camino y, poco después, abandonarlo de nuevo siguiendo dirección NW.

Es un tramo algo confuso por la abundante vegetación, falta de hitos y senda poco transitada.

Crocus nevadensis - Azafrán blanco de montaña, endemismo iberonorteafricano de floración tardo-invernal
Senecio nevadensis subsp. malacitanus - Azuzón real, endemismo ibérico que florece durante todo el año















Si no queremos complicarnos, existe un camino bien marcado hasta la cima, aunque nos perderíamos las vistas de los diferentes miradores que hay diseminados por la meseta.
Nos asomamos a otro magnífico mirador de los Poyos de la Mesa a 1.590 mts.
En esta ocasión, el cortado termina en un terreno de roca desecha, de donde procede un ruido. Mirando con los prismáticos, descubrimos dos hileras de mamíferos a distinto nivel, atravesando el canchal.
        Una fila de numerosos ejemplares de Cabra Montés 
Más abajo, otra fila de Gamos que atraviesa a la carrera
¡Qué gozada de meseta y de observaciones!
Los laricios que salpican la planicie retuercen sus formas y se vuelven más 'chaparros'.
Al fondo distinguimos nuestra cima..
    Erinacea anthyllis - Cojín de Monja
o Piorno azul
La vegetación es rala en este pedregal de la planicie.
Aún así, distinguimos las ramas punzantes y secas del que llaman Cojín de Monja o Asiento de Pastor, arbusto achaparrado propio de los terrenos calizos que tapiza la meseta acompañando a sabinas y enebros rastreros.

Y llegamos a nuestra cumbre de hoy.
Al norte, tenemos la cuerda de la Cabrilla y el pico Empanadas, techo del Parque Natural.

'Poyos de la Mesa' a 1.580 mts. de altitud.
Sus impresionantes cortados reciben el nombre de 'poyos'
En este lugar hubo una caseta de vigilancia y aún se conservan los restos de un pluviómetro.
Al NW, apabullante vista del alto valle del Guadalquivir. Se distingue el puerto del Tejo y el parador 'El Adelantado'.
El valle del alto Guadalquivir, un tajo en la sierra.
Abajo, Vadillo Castril y el Lanchón (cerrada de Utrero)
Al Oeste, la loma de los Castellones donde destaca el pico Gilillo (el más alto de la sierra de Cazorla, que no del Parque Natural). Abajo los cascajares de la Mesa y el espolón de Peña Halcón, también conocido como el picón de los Halcones.
Aunque, mejor que describirlo,.. pasen y vean.
VIDEO PANORÁMICO DESDE LA CIMA
Zoom a la Caseta Forestal de la loma de la Mesa
Recorremos la planicie en dirección Este para ascender ahora la ladera contigua, formada por un combinado de piedra y matas rastreras.

De referente siempre tenemos la caseta forestal de la loma de la Mesa, que asoma por encima del pinar.

Sobrecoge la vista de los cortados con el desmigado de los Cascajales de la Mesa
'Ojolince' entre loma y loma, avanza en dirección Este
Ojos que nos miran...      

Progresamos en dirección SE, en un constante subibaja de lomas formadas por grandes rocas calizas.

No encontramos hitos, ni senda, pero siempre que nos aupamos a un alto distinguimos la caseta forestal.

¡Parece que vamos bien!

Y así llegamos a un collado que, por la forma de la roca que lo cierra, ponemos por nombre:


'Ojolince' llega al collado de 'Cabeza de Mono'.
El punto más alto de todo el recorrido, con 1.635 mts. de altitud
      Detalle de la roca 'Cabeza de Mono'
A las tres de la tarde, sentados en estos cantiles de la Mesa con inmejorables vistas al Barrancazo, disfrutamos del descanso, la buena temperatura y nuestro almuerzo.

También de la compañía ...

Erithacus rubecula - Petirrojo  








'eSrá' en el collado 'Cabeza de Mono' con vista al Barrancazo y a la omnipresente caseta de vigilancia
    Encuentros fortuitos...

Para el retorno, recorremos este bonito valle del collado 'Cabeza de Mono' (del que desconocemos si tiene algún nombre) al encuentro de la loma de la Mesa, siguiendo dirección Sur.

Bonito valle abierto entre el Barrancazo y la loma de la Mesa, lleno de vida
Una vez que llegamos al collado Galán, nuestro recorrido se convierte en un tranquilo paseo en descenso por la pista del pinar.
      Asombrosa pedrera en el Pinar
¡Qué gratificante es visitar estas sierras para quienes, como 'Ojolince y Sra.', disfrutamos tanto del paisaje como de los seres que lo pueblan!
PLANO DEL RECORRIDO
DESCARGA DEL TRACK
Powered by Wikiloc
        'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

La senda del Escultor Ursi (Montaña Palentina)

Viernes, 6 de Diciembre de 2.019
Hoy es el Día de la Constitución y, aunque no acompañe el tiempo, nos vamos a la Montaña Palentina porque es la mejor manera de aprovechar una jornada festiva.
'Ojolince y Sra.' atravesamos un arroyo junto al que crece un buen Acebo
    'eSrá' y Jabalí

La senda del Escultor "Ursi" es un recorrido circular que discurre por senderos naturales homologados por la Federación de Deportes de Montaña de Castilla y Léon, balizada como PRC-P 2.

Iglesia de San Pedro Apóstol, románica S. XIII (Villabellaco).
Escultura 'Los Comienzos'
Ubicada en el Parque Natural de Fuentes Carrionas - Fuente Cobre, la ruta discurre entre las localidades de Villabellaco, pueblo natal del escultor Ursicino Martínez (a quién está dedicada en homenaje póstumo) y Valle de Santullán.

Escultura 'Un árbol para un sueño' respaldada por el Monte Moradillo

Pyrrhula pyrrhula - Camachuelo común ♀ 

A lo largo del recorrido, apto para cualquier senderista, nos vamos a ir encontrando buen número de esculturas cedidas por artistas amigos del escultor, que han querido rendirle tributo mediante este combinado de arte y naturaleza.

Dejamos el coche en el aparcamiento habilitado a la entrada de Villabellaco y atravesamos el pueblo hacia la parte alta donde se encuentra la iglesia de San Pedro.

En este entorno sale el llamado camino del Afumal, por el que transitamos en dirección Norte un breve tramo hasta el lugar conocido como El Contadero, donde tomamos el desvío al NO para incorporarnos al camino de Refuentes.

El camino de Refuentes nos introduce en el rebollar del monte Moradillo

      Sitta europaea - Trepador azul

Avanzamos a media ladera, inmersos en un hermoso bosque de rebollos que tapizan la falda sur del monte Moradillo.
Abrevadero en el camino    














El roble rebollo (Quercus pyrenaica), crece acompañado de algunos ejemplares de roble albar (Quercus petraea), avellanos (Corylus avellana)sauces (Salix sp.) y los siempre verdes acebos (Ilex aquifolium) que tanto alegran los paseos invernales.

Glandora diffusa - Carrasquilla azul, borraginácea florecida hasta bien entrado el otoño

Atravesado el prado de Cos, ganamos altura paulatinamente y alcanzamos la peña de Rulaya y su 'Mirador de la Umbría', donde da comienzo el término municipal de San Cebrián de Mudá y termina el de Barruelo de Santullán, al que pertenece Villabellaco.

'eSrá' en el mirador de Rulaya a 1.239 mts., con vista al valle del arroyo Bahillo y el alto de los Castillos
Desde el mirador de la Umbría tenemos una amplia vista del valle del arroyo Bahillo.
Este arroyo, nace en las inmediaciones de Valle de Santullán y discurre hacia el este,
al encuentro del río Rubagón
eSrá' en el mirador natural de la peña de Socerezo
Poco más adelante llegamos a la peña de Socerezo, otro magnífico mirador sito a 1.259 mts. de altitud.
     El Oso y el Acebo


















       'Cara' sobre una gran roca

El bosque por el que ahora transitamos pertenece al término de San Cebrián de Mudá formando parte de los terrenos del pueblo Valle de Santullán incluidos en el Parque Natural de Fuentes Carrionas-Fuente Cobre.

El resto del monte hacia oriente, por el que hemos venido, son tierras de Villabellaco (término de Barruelo de Santullán).

Trepadores, agateadores, mitos, carboneros, herrerillos, y otros páridos, además de los picapinos, arrendajos y demás animalillos que aquí viven, no entienden de límites ni fronteras y se mueven libremente por este espacio natural.


'eSrá' junto a un buen acebo, sobre el puente que salva uno de los arroyos que salpican este monte
    Podarcis muralis - Lagartija roquera
(posiblemente en fase de muda)
Es mediodía y más de una 'roquera' se deja ver asomando de su guarida.

Esta lagartija acostumbra a mudar periódicamente su piel para renovar la capa de escamas.

Ésta se desprende en pequeños trozos, dando paso a la nueva y lustrosa piel.

A la salida del robledal ya alcanzamos a ver la iglesia de Valle de Santullán

El sendero nos conduce a las praderas de Valle de Santullán (antiguamente, Valle de San Julián).

Entramos en el pueblo por un camino completamente embarrado, pasando junto a una fuente-abrevadero hasta dar con la iglesia.

Iglesia de la Asunción del s.XVI (Valle de Santullán)
      La pilonera de la Iglesia
La pilonera de la iglesia era el abrevadero utilizado en invierno.

Su estructura de madera aseguraba que el agua no se llegase a helar durante la estación invernal, garantizando así el abastecimiento para el ganado.

Casona solariega de Valle de Santullán
La pila de la Cañada      

Vamos atravesando el pueblo y nos encontramos un pilón de piedra con buen aporte de agua.

La tradición oral cuenta que esta piedra fue encontrada en 'La Cotorra', un monte cercano al pueblo, y colocada en una fuente del pueblo para ser empleada por la mujeres para hacer la colada.

Poco más adelante, en el centro de la plaza de San Julián, hay otra fuente de piedra a la que han unido un cacillo que invita a beber al caminante.

Salimos por la parte sur del pueblo y atravesamos la carretera de Perapertú, para seguir el trazado del PR salvada una barrera.

Valle de Santullán está en un privilegiado enclave 
      'Ojolince' y el Caracol
En dirección SE ganamos altura por la pista forestal que conduce a las peñas de San Julián.

Otra fuente-abrevadero en el camino, la llamada fuente 'La Pila'.

Además de alguna otra escultura que no pasa desapercibida a 'Ojolince' y su cámara.

Vista hacia el nevado Cueto Comunales y el pueblo Valle de Santullán y sus bosques
Algo más de un kilómetro ascendemos por pista hasta llegar a una cancela ganadera. Una baliza nos indica el abandono de la pista situándonos frente al valle vecino de La Urzona que se muestra en todo su esplendor.
La Urzona salpicada de cabezas de ganado y presidida
por algunas de las nevadas cumbres de 'la Palentina'
Pyrrhocorax pyrrhocorax - Chova piquirroja    

Una trocha nos va a ir aproximando a los oscuros cantilles de 'Los Castillos del Valle'.

Estas formaciones rocosas situadas en el alto de San Julián recuerdan, en la distancia, a un conjunto medieval de almenas y torres que parecen dibujar un castillo en la montaña, de ahí su nombre.

Algunas posadas en lo más alto de 'las almenas', y un grupo sobrevolando los negros riscos de 'Los Castillos' se dejan ver las Chovas piquirrojas.

Escultura 'La Serena' al pie de 'Los Castillos'
¡Qué buen lugar para el almuerzo!
De nuevo en marcha, caminamos por la base de los cantiles y llegamos a un cruce donde hay una gran cruz de hierro. Nos detenemos a disfrutar de vegas y montañas.
'eSrá' admirando las vegas y las grandes cumbres del macizo de Fuentes Carrionas
A nuestra espalda, un corto trecho nos aupa a la  Peña de San Julián donde está el mirador de 'La Solana' sito a 1.379 mts. de altitud y casi de frente al mirador de 'La Umbría' en peña Rulaya.
'Ojolince' en el mirador de 'La Solana' con la sierra de Hijar al fondo.
El panel señala y describe los puntos interesantes recorridos por la mañana y que localizamos con facilidad al otro lado del valle.
      Gyps fulvus - Buitre leonado

Como todo mirador que se precie, además de las vistas, nos regala el disfrute del pausado vuelo del Buitre leonado.

Bueno, de más de uno.. aunque no salieron en la foto.

'eSrá' en el mirador de 'La Solana' posa junto a 'Los Castillos del Valle'

A estas aves les gusta planear por estos y otros 'castillos', permitiéndonos así comprobar su magnífica envergadura y dominio del medio.

Bajamos del mirador y retomamos la senda que, mediante unas escaleras, nos introduce en el robledal.

'eSrá' hacia el rebollar
      Abrevadero Fuente Lobo

El camino de retorno a Villabellaco nos va a ir haciendo perder altura poco a poco.

Gran parte del rebollar que ahora recorremos (al igual que sucedía con el de la mañana) conserva las hojas de su arbolado.

El 'rebollo' Quercus pyrenaica es un árbol marcescente, es decir, que retiene las hojas secas en las ramas durante la mayor parte del invierno, abriendo su nuevo follaje bien entrada la primavera.

Ésta es una ventaja competitiva frente a otras especies, empleada para soportar los rigores del clima continental de las montañas del noroeste peninsular.

Tremella mesenterica Hongo gelatina
sobre ramas caídas de roble   
Hacemos pausadamente todo el camino.
Es muy agradable este discurrir tranquilo por el monte, deteniéndonos a admirar, a escuchar, a respirar...

Una amplia pradera nos devuelve a la civilización, estamos llegando al Santuario.

      Llegando al Santuario de Nuestra Señora del Carmen 
Un puente de madera de acceso al merendero    
Siguiendo los indicadores del PR, atravesamos un merendero en el que también hay colocadas algunas esculturas, como la dedicada a la 'Senda del Escultor'.

El Santuario, además de ermita de culto a la Virgen del Carmen, tiene hospedería, restaurante y bar.

Retablo de la ermita de Nuestra Señora del Carmen

Su web LA POSADA DEL SANTUARIO

Aquí nos encontramos a bastantes personas que, además del Santuario, tienen un magnífico entorno para conocer a su alrededor.

Al fondo el pueblo de Villabellaco, nos espera    
Emberiza cia - Escribano montesino      

Un camino agrícola entre cultivos nos conduce, en poco más de un kilómetro, de regreso a Villabellaco.

Hemos invertido unas seis horas para completar esta circular de la que mucho habíamos oído hablar y, sin duda, recomendamos.



PLANO DEL RECORRIDO
        El recorrido seguido está dibujado en linea azul
                          DISTANCIA TOTAL ->  12,50 Kms.            TIPO DE TRAZADO -> Circular
                                                TIEMPO TOTAL ->   6 h. (con entretenimiento)
                     ASCENSIÓN ACUMULADA -> 560 mts.                            DIFICULTAD -> Fácil
Arte y naturaleza van de la mano y hemos disfrutado plenamente de ello.
        'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**