.

.

El bosque de Ucieda (Cantabria)

Domingo, 26 de Febrero de 2.017
Ayer nieve en la montaña y hoy primavera en el bosque, así nos gusta a 'Ojolince y Sra.'
'eSrá' en el puente sobre el río Bayones (P.N. Saja-Besaya)
      Primula acaulis - Primavera que se abre paso
entre la hojarasca del bosque


Aun en invierno, nuestra península nos permite disfrutar de un amplio abanico de posibilidades climáticas y de observación.


Chrysosplenium oppositifolium - Hepática dorada, saxifragácea carente de corola que crece junto a manantiales y arroyos a comienzos de primavera
Aprovechamos que los montes de Cantabria están carentes de nieve y ha dado comienzo una temprana floración, para hacer un recorrido que no deja indiferente a nadie, por el Bosque de Ucieda, dentro del Parque Natural Saja-Besaya, en la zona centro-occidental de la Comunidad Autónoma,

Periparus ater - Carbonero garrapinos, normalmente en bosques de coníferas, hacia el norte también puebla los de frondosas

Desde Cabezón de la Sal, una vez tomado el desvío, seguimos el valle de Bayones atravesando el pueblo de Ucieda, primero su barrio de abajo, más tarde el de arriba, hasta la Casa del Monte.

Ruscus aculeatus - Rusco, con sus tallos a modo de falsas hojas y su llamativo fruto

La Casa del Monte, antigua serrería que trasladó su actividad a Cabezón de la Sal se convirtió en el centro de recepción de visitantes, hoy cerrado.

Este lugar está habilitado como área recreativa, con aparcamiento y merendero muy frecuentado en buen tiempo.

Unos metros más arriba, siguiendo el curso del río Bayones, dejamos el vehículo junto al puente de la foto de cabecera.

En este cruce de caminos señalizado, elegimos la ruta del Hayacorva PR-S 112.


El bosque mixto desnudo de hoja, resplandece bajo el sol de esta luminosa mañana
      Erithacus rubecula - Petirrojo
A primera hora, la temperatura es baja y se respira frescor y humedad.

Petirrojos, pinzones, zorzales, carboneros, garrapinos, herrerillos, agateadores, trepadores, arrendajos... aprovechan la benigna mañana para alimentarse y acicalarse, pues la primavera está llamando a la puerta.

Los ejemplares de Haya (izquierda) y Roble (dcha.) del bosque de Ucieda son magníficos




















La ruta del Hayacorva recorre una parte del sector nordeste del Parque Natural.
Zigzagueando por la ladera del monte vamos a salvar un desnivel de más de 500 mts., mientras disfrutamos de su belleza y pobladores.
Los arroyuelos que surcan el bosque mantienen la humedad que el arbolado necesita
Blechnum spicant - Lonchite
helecho de bosques ribereños, húmedos y sombríos
Primaveras, Violetas de bosque, Chirivitas, RanúnculosNarcisos, Eléboros, Euforbias, Ruscos, Hipéricos van dejándose ver entre el gran tapiz de hojas que cubre el suelo.

El arbolado del Monte Ucieda, típicamente atlántico, está dominado por el hayedo-robledal. Junto a ellos, otras especies conforman este bosque mixto, considerado uno de los mejores bosques caducifolios de la cornisa Cantábrica.

El monte Ucieda es un bosque atlántico, mixto y diverso
      Polygonia c-album - C-blanca, de bordes irregulares

No nos resulta difícil localizar alisos, avellanos, castaños, abedules, acebos, espinos, rosales, zarzas ...

Monte Ucieda está incluido en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública con el número 37.

Gonepteryx rhamni - Limonera
Unos cuantos ejemplares nos acompañan esta mañana

Un ejemplar de C-blanca y numerosas Limoneras nos llevan entretenidos durante este trayecto por la pista que recorre el monte de Ucieda.

Poco más de hora y media de trayecto llevamos cuando encontramos la señal de Haycorva.


Una ventana entre el bosque nos deja ver las montañas nevadas de la Cordillera
      Ranunculus ficaria - Celidonia menor
Seguimos camino arriba para encontrar una bifurcación con un poste tumbado en el suelo que indica a Las Palancas y La vuelta de la Cotera.

Más tarde daremos continuidad a esta pista pero ahora, nos desviamos por una senda que, en dirección nordeste, parte hacia el alto del Toral.

Este camino nos sube a una de las bonitas brañas de altura que, en desuso, perduran en el monte Ucieda.

        Desvío hacia el alto del Toral (subida a Urizosas)
Dendrocopos major - Pico picapinos      
Un tenaz golpeteo resuena en el bosque de Ucieda.

'Ojolince y Sra.' nos aproximamos con cautela y... ¡ahí está!
El Pico picapinos, bien agarrado con sus fuertes dedos y apoyado en sus plumas rectrices, golpetea y golpetea haciendo resonar por todo el bosque, su reclamo.

'Ojolince' atraviesa una pequeña braña de altura
      Potentilla sterilis - Fresa estéril (determinada por J.M. Pérez de Ana)
cuyo porte recuerda al de la fresa (Fragaria vesca)

El sendero, ahora convertido en senda, nos va a hacer ganar altura rápidamente.

Avanzamos flanqueados por ejemplares de Roble carballo (Cajigas) Quercus robur, de buen porte, aunque también distinguimos muchos tocones de árboles adultos.

Inachis io - Pavo real, sobre Diente de león

La intervención humana es evidente en el monte de Ucieda, que ha sido transformado por los usos ganaderos y madereros a lo largo de los años.

Más arriba distinguimos la cabaña que domina la braña de altura y a ella nos dirigimos.

'Ojolince y Sra.' descansando junto al refugio Urizosas

Éste es un buen lugar para descansar y realizar el almuerzo del día, con permiso de la pareja de 'Roqueras' que ocupan la vivienda bajo las tejas.
Podarcis muralis - Lagartija roquera    
    Viola riviniana - Violeta de bosque

Puesta de Rana bermeja  










En el entorno de la baña hay un manantial de aguas bien frescas, con un pilón donde se recogen sus aguas; en éste hay numerosas puestas de Rana bermeja Rana temporaria y algunos renacuajos que han comenzado su ciclo de vida.

Desde la fuente, parte una senda que poco a poco nos separa del bosque.

 'Ojolince' entre los tojos de la senda al alto del Toral
Polygonia c-album - C-blanca
una 'C' en la cara interna de sus alas posteriores

En cuanto desaparece el arbolado, los tojos, aquí llamados escajos (Ulex europaeus) lo pueblan todo.

Pocos metros nos separan del alto del Toral, pero la empinada subida entre tojos nos disuade de la idea. Pensamos que es mucho más acertado volver a internarnos en el bosque.

De nuevo en el bosque, disfrutando de arbolado y habitantes 

Llegados a la bifurcación de Las Palancas, tomamos la pista en dirección sur, a la vuelta de la Cotera.
El tramo de pista hacia la vuelta de la Cotera está algo embarrado
Narcissus pseudonarcissus ssp. nobilis
Narciso de tépalos pálidos endémico de la Cordillera Cantábrica
Erythronium dens-canis - Diente de perro

Esta parte del recorrido hacia la vuelta de la Cotera se realiza por una pista que nos permite atravesar vaguadas y torrenteras que crean ambientes de gran belleza.

En ellas, al amparo de las grandes hayas que buscan la umbría crecen Ruscos, Euforbias, Torviscos, Arándanos, Helechos, Musgos, Líquenes...

Y comienzan a salir los primeros Narcisos de tépalos pálidos, también llamados Narcisos de los prados, endémicos del norte de la península. Y los coloridos Dientes de Perro que les igualan en belleza.


'eSrá' sujetando un haya tumbada y sus dos ramas verticales
Además de disfrutar de ejemplares singulares de una y otra especies.
Roble centenario del que desconocemos si existe protección ¡magestuoso!
      La vuelta de la Cotera
Dos horas bajando por este bosque y disfrutando de los más bellos rincones y vaguadas, su flora y fauna y llegamos a la vuelta de la Cotera.

Este cruce señalizado nos indica que hemos de seguir bajando por el antiguo camino que unía Ucieda con Cieza, salvando un buen desnivel.

Braña en el antiguo camino Ucieda- Cieza    
Durante este tramo exiten más claros de bosque donde se refuerza el predominio del tojo y el brezal.

Poco a poco, la pista se va allanado y comienzan a aparecer las primeras brañas.

Estamos llegando a cerrar el círculo.

PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea roja
DISTANCIA TOTAL -> 12 Kms.                                  TIPO DE TRAZADO -> Circular
ASCENSIÓN ACUMULADA -> 795 mts.                    DURACIÓN -> 7 h.
'Ojolince y Sra.' habíamos hecho este recorrido una primavera avanzada de hace bastantes años (no escribíamos este cuaderno entonces).
Recordando la belleza y grandiosidad de este bosque decidimos volver y dejar muestra gráfica de ello, esperamos que haya sido de vuestro agrado.
    'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

A la Peña Negra del Lago Chao (Babia)

Sábado, 25 de Febrero de 2017
El invierno da una tregua a las montañas, ocasión que 'Ojolince y Sra.' no queremos desaprovechar y aceptamos la propuesta de Dani www.rutinasvarias.com para acercarnos a ver cómo está la montaña babiana.
Dani, 'eSrá', Noe y Tere junto al cartel de ruta al Lago Chao
      Caminamos por la vereda del arroyo de Riolago
A las diez de la mañana nos reunimos Tere, Noe, Dani y 'Ojolince y Sra.' en el leonés pueblo de Riolago de Babia.

Atravesando el pueblo en dirección sur, llegamos a un improvisado aparcamiento donde se encuentra el cartel señalizador de ruta.

Debemos tomar el balizado camino de las brañas, a nuestra derecha.

Dani y Ojolince 'de charleta', acompañados de 'Perla' que se une al grupo en el pueblo.
Al fondo destaca la plana  y nevada cumbre de peña Negra
Zoom a peña Negra desde el camino de las brañas    
El día ha amanecido claro y frío, y a esta hora no superamos los 2ºC.

No importa pues venimos equipados... Gorros, guantes, polainas, gafas de sol, bastones y raquetas (y/o crampones) son imprescindibles en invierno en la montaña.

La vereda junto al río va remontando el hermoso valle de Riolago.

Pedreras de descomposición por la erosión sufrida
durante la formación de este valle de origen glaciar
A ambos lados del valle los abedules trepan por las laderas montanas.

Grandes machas de escoba y brezo tapizan las empedradas lomas, fruto de la erosión sufrida durante la formación del valle glaciar.

Valle arriba, las formaciones arbustivas combinan con las grandes pedreras    
Muy hermosa la mirada hacia atrás del valle de Riolago 
Hacemos un alto para desprendernos de alguna capa     
Atravesamos un paso canadiense y la pista comienza a serpentear para ir ganando altura.

El sol va cobrando fuerza y nos vemos en la necesidad de desabrigarnos.

¡Y eso que ya están apareciendo los primeros tramos nevados!

Pradería del entorno de 'La Braña', con cabaña en mal estado

A la izquierda del camino localizamos un puente sobre el arroyo de Riolago que hemos de atravesar, pues las balizas así lo indican.

De este modo llegamos a la cabaña de 'La Braña'.

Peña Negra y al fondo Rabinalto, desde 'La Braña'    
El Rabinalto de 2.117 mts.,
uno de los picos más atractivos de la sierra de Villabandín

El invierno pasado Noe, Tere y Dani realizaron la ruta al lago Chao.

Hoy, nos cuentan, hay menor acumulación de nieve pues la pradería de la cabaña entonces estaba completamente cubierta del manto blanco.

Tere y Noe en 'La Braña', alcanzados los 1.470 mts. de altitud


Desde aquí, la ruta deja de ser un cómodo paseo pues da comienzo la continuidad de nieve y la pendiente se acrecienta considerablemente.

Narcissus asturiensis - Narciso endémico del norte de la península ibérica    


Aún está dura la nieve y podemos afrontar la subida con seguridad y sin hundirnos, siguiendo la huella abierta por otros montañeros que nos preceden.


Tere y Noe durante la subida 

El grupo que nos precede disfruta de las vistas de peña Negra, en el entorno de la cascada de San Bartolo, helada e indistinguible
Uno tras otro, atravesamos el arroyo sin dificultad    

Superado este tramo de dura pendiente, el camino se suaviza y la nieve abundante, ahora más blanda, nos obliga a calzarnos las raquetas.


En el entorno de Bustagil la inclinación, de nuevo, se hace patente

Estamos disfrutando del magnífico paisaje que nos rodea y dedicándole tiempo a nuestra afición fotográfica.
Al fondo, el valle recorrido y la montaña babiana
'Ojolince' se nos marcha a ver la cascada y aparece por aquella loma
Y desde ahí, retrata al resto del grupo durante en ascenso
      'Ojolince' y 'Peña Negra'
Reunidos, nos vamos aproximando al lago del Chao, a 1.752 mts.
Unos metros en descenso y llegamos al pie del lago Chao, completamente helado
Noe y Tere avanzan sobre el lago en dirección a peña Negra

Son casi las dos de la tarde y hace una temperatura excelente.

Además, no tenemos apenas viento lo que hace que decidamos ascender la peña Negra.


Con raquetas y sin mochilas, emprendemos la ascensión a peña Negra

Noe se queda en el lago, almorzando.
Quiere recuperar fuerzas.

El resto, incluido 'Perla', comenzamos a ascender la peña Negra por su ladera sureste, bien cargada.

Dani ha llegado a una collada a mitad de ascensión      

El sol ha hecho mella en la nieve y, gracias a las raquetas podemos subir con cierta comodidad.

En un rato llegamos a una collada donde nos detenemos a descansar y disfrutar de las vistas.

Tere y 'eSrá' en acción
¡¡Ya se ven las Ubiñas!!
Foto DANI
Llegados a este punto decidimos quitarnos las raquetas y proseguir por la ladera sin nieve, hasta la cumbre.
'eSrá', Tere y Dani, ascienden por la ladera libre de nieve
      'Perla' en la cima de peña Negra,
al fondo el macizo de La Ubiña


Es 'Perla', nuestro acompañante accidental, quién llega primero a la cumbre de peña Negra.

El resto, según vamos accediendo, quedamos asombrados de lo que desde aquí se alcanza a distinguir.

Peña Negra tiene su cima plana, muy apetecible de recorrer    
El valle de Riolago a nuestros pies y la montaña babiana al norte
Himenóptero de la familia Vespidae,
Polistes sp.    


Un miembro de la familia Vespidae, que hemos determinado como Avispa cartonera Polistes sp., también ha hecho cumbre aprovechando el buen tiempo.

Estos insectos son muy beneficiosos para la huertas, pues se alimentan de orugas y otros insectos que pueden resultar dañinos en ellas.



Hacia el suroeste un magnífico panorama, donde destaca la elevación del pico de la Ferrera
      Tere, Dani y 'Ojolince y Sra.' en peña Negra a 1.922 mts.
La agradable temperatura y ausencia de viento hacen que la recompensa de la ascensión sea aún mayor.

Nos paseamos de un lado a otro, y no sabemos muy bien dónde mirar.

¡Hay que disfrutar de estos momentos!

La hoya del lago Chao, donde hemos dejado a Noe, no puede estar más bonita    
'Ojolince' ha dado un paso en falso, o más bien, en vano    
Pensando en Noe, que está esperando nuestro regreso, comenzamos el descenso.

Dani, se adelanta y pronto le vemos reunido con ella y con 'Perla'.

Minutos después ya estamos al completo, para comer.

Comemos en la gran hoya.. con esta vista
¡Qué lujo!
      De regreso por el mismo camino

A las cuatro de la tarde emprendemos el camino de regreso.

No desmerece en nada el paseo a la inversa pues, si levantamos la cabeza, llevamos una hermosa vista del valle de Riolago y la montaña babiana.

No faltan miradas al enclave del lago, que vamos dejando atrás      
Ni a la silueta de la primorosa peña Negra
Pradería de 'La Braña'      
Cuando queremos darnos cuenta ya hemos llegado a 'La Braña'.

Libres de raquetas, realizamos el paseo de vuelta a Riolago de Babia disfrutando de los últimos coletazos de este día primaveral por la montaña.

PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
      El recorrido seguido está dibujado en linea roja


Los datos son del GPS de Dani, pues el de 'Ojolince y Sra.' no grabó correctamente.

DISTANCIA TOTAL ->
12,60 Kms.

TIPO DE TRAZADO ->
Lineal (ida y vuelta)

ASCENSIÓN ACUMULADA ->
708 mts.

TIEMPO TOTAL ->
7 horas 30'


DESCARGA DEL TRACK


VIDEO DESDE LA CUMBRE


Así nos gusta a 'Ojolince y Sra.'

Nieve, sol, montaña y buenos amigos.
¡¡Genial!!


Zoom al Macizo de la Ubiña
Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO