.

.

Cordal y valles de la sierra de Peñalabra

Domingo, 19 de Junio de 2.016
¡Qué ganas le teníamos 'Ojolince y Sra.' a la sierra de Peñalabra en la Montaña Palentina!
¡Y cuántas veces, desde diferentes emplazamientos, nos lo habíamos propuesto!
Luis, 'Ojolince', Luisfer, Javier y 'eSrá'
Verónica nos saca esta foto, con el Valdecebollas de fondo
      Ranunculus acris - Hierba bellida
Armeria cantabrica - Candelas de Montaña
endemismo de la Cordillera Cantábrica   











Al fin, llega el día en que vamos a recorrer el cordal, pisando cada una de sus nombradas cumbres, hasta hollar el afamado pico Peñalabra.

Luisfer, Verónica y Luis 'de charleta',
por la pista que parte del parking de Santa María de Redondo
El otoño pasado desde la cima del Valdecebollas y visionando el bonito cordal, convinimos con Javier PASEOS POR LAS MONTAÑAS y Luisfer CAMINANDO. BLOG DE LUISFER la posibilidad de recorrerlo, partiendo de Santa María de Redondo.
      Jasione crispa ssp. brevisepala - Botón azul rizado
(del que por destilación se obtienen esencias para perfumería)

Luisfer realiza la travesía de esta sierra anualmente con su club de Montaña 'La Escalerilla' de Barruelo, así pues llevamos buen guía.

Otra cuestión es la vuelta por los valles de la Pernía, que ninguno ha realizado, y hemos proyectado sobre mapa.

Reunidos en Cervera a las 8:00 y tras cambiar impresiones tomando el café, ponemos rumbo al aparcamiento de Santa María de Redondo.
Comenzamos a caminar antes de las nueve pues todos sabemos que nos espera un atractivo y prolongado paseo.
Magníficos los bosques del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente El Cobre
Charlando animadamente avanzamos por el camino a la Cueva del Cobre, deteniéndonos con gusto para comprobar cómo ha adornado la primavera a estos bosques.
    Orobanche rapum-genistae - Espárrago de lobo,
parásito de escobas y piornos
Herbazales húmedos y cursos de agua están salpicados de Hierba bellida Ranunculus acris, Grasilla Pinguicula grandiflora, Cardo de la Magdalena Eryngium bourgatii...

Mientras que los pastos pedregosos del bosque caducifolio cuentan con Botón azul rizado Jasione crispa ssp. brevisepala, Arenaria A. montana, Candelas de montaña Armeria cantabrica, Aciano negro Centaurea nigra, Escorzonera Scorzonera hispanica, Espárrago de lobo Orobanche rapum-genistae. Y un tapizado de Tomillo rastrero Thymus mastigophorus que alegra la vista... y el olfato.

Llegamos a una bifurcación, abandonando el camino que, a derecha, se dirige a la Cueva del Cobre, para ganar altura por el frondoso bosque del valle de Redondo.

Desde un claro del bosque alcanzamos a ver nuestro cordal, hasta Peñalabra
Quercus pyrenaica - Roble melojo o rebollo

El Gamón Asphodelus albus y el Gamocillo A. fistulosus son los protagonistas del sotobosque caducifolio, junto con pinzones, garrapinos, mitos, herrerillos, carboneros, picapinos y trepadores azules, además del escurridizo arrendajo, siempre fiel a su cita en estos lares.

      Lasiommata megera - Saltacercas (pareja copulando)

Caminamos bajo la agradable sombra que proyectan centenarios robles.

Hayas, acebos, avellanos, mostajos, abedules acompañados de escobas y brezos nos asombran durante todo el trayecto.

Vista de 'Las Agujas' y parte de la sierra de Peñalabra a la salida del bosque      
El grupo en Collalcobre planea la ascensión a Cueto Mañín    

En poco más de una hora y cuarto alcanzamos el collado del Cobre o Collalcobre a 1.595 mts., desde donde prosigue la senda al nacimiento del Pisuerga.

Tenemos delante las floridas laderas del Cueto Mañín y decidimos subir 'a derecho' a ganar la linea de cumbres.

Valeriana tuberosa - Nardo de Monte
El primer tramo, aún carente de escobas y piornos, nos mantiene muy entretenidos...
Veronica jabalambrensisVerónica de Javalambre 











Javier llegando a 'las Casas de la Mina', con buena vista sobre el Valdecebollas
    Arenaria grandiflora - Hierba de la Piedra 
 Linaria supina - Mosquitas doradas  








Verónica de Javalambre Veronica jabalambrensisHierba de la Piedra Arenaria grandifloraNardo de Monte Valeriana tuberosaTomillo rastrero Thymus mastigophorusHierba de las siete sangrías Glandora diffusaCuernecillo Lotus corniculatus, Vulneraria Anthyllis vulneraria, Ardivieja Helianthemum ledifolium.

Luis nos señala Peña Abismo y los Picos de Europa, por si tenemos alguna duda
    Jasione laevis - Botón azul,
con sus brácteas involucrales bien dentadas

Una buena cabaña de vacuno nos observa al pasar junto al recinto ganadero










Jaguarzo Halimium lasianthum, Botón azul Jasione laevis, y los bonitos Geranios de las cordilleras Erodium glandulosum, crecen en esta alta zona pedregosa.

      'eSrá' bien adornada entre escobas, piornos y brezos, va ganando altura
      Iberodorcadion sp - Insecto 'Pipa'
Esta primavera no hay ruta en que no le veamos

No encontramos senda definida pero las floridas y olorosas escobas y los coloridos brezos dejan claros entre sí, facilitándonos la progresión mediante un zigzagueo.

Javier y 'Ojolince' muy entretenidos con la observación y la fotografía    



Todos disfrutamos tanto de la montaña y sus vistas como de la observación y fotografía de naturaleza.

¡Así da gusto!

El grupo se estira en esta prolongada subida al Cueto Mañín
      Viola palentina - Violeta
(endemismo de la sierra de Peñalabra)

Perfil de la flor, con su característico espolón









La Violeta cornuda tiene su endemismo en la sierra de Peñalabra.
Alcanzada la cuerda a unos 2.000 mts., nos llaman poderosamente la atención manchas de ellas, entre los brezos y piornos. Entremezcladas Pastorcilla Gentiana verna, Nomeolvides Myosotis alpestris y Gagea sp.

A mediodía, llegamos a nuestra primera cumbre del día.

      Cueto Mañín a 2.122 mts., buen lugar para el primer almuerzo
      Saxifraga granulata - Saxifraga blanca

Vamos tomando un refrigero, mientras esperamos la llegada de todos los componentes del grupo.

Desde esta cima, las vistas son envidiables. Al sur el Valdecebollas, al oeste la montaña Palentina, al norte Picos de Europa...

...Y todo el cordal de la sierra de Peñalabra esperándonos.

Bajando Cueto Mañín, la cuerda nos conduce a Cotomañinos
Androsace vitaliana - Gregoria        
Este terrreno pedregoso de altura está salpicado de bonitas primuláceas como la Gregoria Androsace vialiana.

También buena variedad de Saxífragas: 'la blanca' Saxifraga granulata, 'la acanalada' Saxifraga canaliculta y S. moschata.

¡La vista del cordal por recorrer es imponente! Peñalabra, Tres Mares, Cuchillón y Cotomañinos nos esperan
      Cumbre de Cotomañinos a 2.144 mts.

Escasa media hora nos lleva alcanzar la cima de Cotomañinos.

Poco nos detenemos en ella, pues podemos seguir gozando de las mismas vistas de camino al Cuchillón.

Camino del Cuchillón con la sierra del Cordel a nuestra derecha
Phalacrocarpum oppositifolium,
endemismo noroccidental ibérico     
En las inmediaciones del Cuchillón, el cómodo cordal por el que venimos transitando se fractura, y nos vemos obligados a perder unos metros de altura.

Ahora toca ganar lo perdido para llegar así a la base del pico, cuya ascensión nos resulta más asequible de lo que su imagen nos hacía pensar.

Una canal abierta en una de las paredes del Cuchillón facilita su ascensión
Javier en la cima del Cuchillón o peña del Pando, a 2.174 mts.
      Androsace cantabrica, 'joya de la Cordillera'
en peligro de extinción
En el cielo avistamos la presencia de la primera pareja de Chova piquirroja y campea a su anchas el poderoso Buitre leonado.

Pero, como el deber de todo montañero es mirar donde pone la bota, seguimos descubriendo exquisiteces como la Androsace cantabrica, endemismo de la Cordillera, incluido en la categoría de EN 'En peligro de extinción'.

Tras recorrer su fragmentada cima, descendemos de los cortados rocosos del Cuchillón hacia su vertiente oeste, para avanzar por la senda que le une al Tres Mares.

Progresando por la marcada senda hacia el Tres Mares
Fritillaria pyrenaica - Tablero de Damas,
liliácea acampanulada de color rojo vinoso       
Van haciendo su aparición otras lindezas como el Ranúnculo de hoja abrazadora Ranunculus amplexicaulisHierba velluda Ranunculus bulbosusEscila de primavera Scilla vernaDraba dedeana y el bonito Tablero de Damas Fritillaria pyrenaica, fiel a su cita por estas laderas pedregosas de altura.

Javier y 'Ojolince' junto al letrero 'Collado de los Asnos' a 2.054 mts.
Alcanzado el collado de los Asnos, la senda nos cambia de vertiente, para recorrer a media ladera la cara este del Pico Tres Mares.

A nuestros pies, la estación de Esquí de Alto Campoo abrazada por la sierra del Cordel.

En travesía por la ladera este del Pico Tres Mares

      Pisamos nieve en dirección a cresta del Tres Mares

Bordeando la ladera, enlazamos con la ruta normal de ascensión al Tres Mares desde Brañavieja.

Se incrementa el ambiente montañero y ¡de qué manera!


Cumbre en el pico Tres Mares a 2.171 mts. (foto Javier) 

El Pico Tres Mares es muy conocido y.... frecuentado.
Hoy no iba a ser una excepción.

El tramo final es un constante subi-baja de personas, y resulta difícil encontrar 'el balcón' libre para hacerse la foto.

Sus vistas ¡imponentes! aunque hoy, las nubes juegan constantemente con ellas.

Pulsatilla alpina subsp. cantabrica 
Flor del Viento (hoy, muy abundante)
Pulsatilla vernalis - Flor del Viento de primavera, más temprana  









      
¡Almuerzo a lo grande!

A Verónica, Luis y Luisfer les falta poco para encumbrar el Tres Mares; mientras, Javier y 'Ojolince y Sra.' decidimos bajar y encontrar un rincón más tranquilo, para el segundo almuerzo ¡que ya va siendo hora!

Geum montanum - Cariofilada de montaña
Repuestas las energías, emprendemos marcha por la evidente senda al Peñalabra.

El cordal que nos queda por recorrer aparece y desaparece constantemente ante nosotros.

      Vamos a por la última cita del día,
el Peñalabra
Es quizá la parte más espectacular del recorrido, la más abrupta y atrayente.
Encontramos algún nevero bien helado que salvamos por la parte superior    
A todo ello se suma el ambiente de alta montaña que propicia la niebla que viene del norte.
El Peñalabra se esconde constantemente entre la niebla      
Reagrupados, recorremos lo que nos queda de cordal, disfrutando de lo lindo.
Luisfer, 'eSrá', Javier, Verónica y Luis, el grupo casi al completo      
Unos instantes para coronar Peñalabra      

Son cerca de las cinco de la tarde y ahora sí ...

¡Ahí está el vértice del Peñalabra!

Cumbre en Peñalabra a 2.029 mts., en un instante de clareo


¡¡'Ojolince y Sra.' estrenamos pico e intentamos apurar los escasos momentos de visibilidad para hacernos idea de en qué soberbia atalaya estamos encaramados!!

Los valles de 'La Pernía' de verde intenso. A la izda. Peña Abismo y a dcha. el pueblo de Piedrasluengas. Al fondo el Curavacas.
Hacia el norte las sierra de Peña Sagra y los Picos de Europa se resisten a ser fotografiados.
Así pues comenzamos el descenso hacia los valles de la Pernía.
Bajando hacia 'La Pernía', el Valdecebollas omnipresente    
Globularia vulgaris - Globularia mayor      

Desandada la cresta de Peñalabra, el descenso por su falda sur va raudo.

Nos detenemos en un arroyuelo para refrescarnos y recargar cantimploras.

Malacasoma castrensis, vistosa oruga de mariposa nocturna de prados de montaña
Flora e insectos vuelven a ser protagonistas.

Calta Caltha palustris, Vulneraria Anthyllis vulnearia, Nomeolvides Myosotis alpestris, Lecherina Euphorbia peplus, Polígala azul Polygala serpyllifolia, Pastorcilla Gentiana verna y Globularia mayor Globularia vulgaris, son la más reconocibles.


Verde vaguada presidida por peña Abismo

      El Peñalabra, que ya hemos dejado atrás, parece que se ha despejado
      Linum narbonense - Lino azul o de Narbona

Seguimos nuestro avance de una vaguada a otra, evitando importantes manchas de brezo y escoba.

El descenso por una pequeña cresta nos permite desembocar en el valle de Redondos sin complicación.

El grupo desciende por un hombro pedregoso al valle de Redondos
El arroyo de la Varga riega estas amplias praderas ocupadas por el ganado y que ahora nos sirven para avanzar cómodamente hacia el pueblo, llevando a nuestra izquierda el cordal recorrido durante la mañana.
A nuestra izquierda, Tres Mares y Cuchillón ¡qué lejanos nos parecen ahora!
El camino de vuelta a Santa María de Rendondo nos depara una última sorpresa.
        'El Ribero Pintado'
Pasamos junto al Ribero Pintado, un afloramiento geológico de curiosa estratificación y llamativos colores, fruto de la orogónesis de la Montaña Palentina.
Alternancia de estratos de arenisca y lutita  
Sus colores son debidos a la alternancia de estratos de arenisca y lutita. Los tonos rojizos por la oxidación de los minerales de hierro y los negros y grises por la materia orgánica.

Sobre él crece otro endemismo ibérico, la Boca de Dragón pálida Antirrhinum braun-blanquetii
(una pena que la escasa luz no nos permita una buena fotografía).


RIBERO PINTADO EN IMÁGENES
Una pista de tres kilómetros nos devuelve al aparcamiento de Santa María, después de once horas y media de una intensa y bien saboreada jornada de montaña.
Ni una queja, ni una protesta.. ¡todos estamos más que satisfechos de esta experiencia!
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea roja    
DISTANCIA TOTAL -> 23,5 Kms.                          TIPO DE TRAZADO -> Circular
ASCENSIÓN ACUMULADA -> 1.449 mts.        TIEMPO TOTAL -> 11 h. 26'
DIFICULTAD -> Media-alta (por su duración)               DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Javier y Luisfer hace fechas que contaron la experiencia en sus respectivos blogs (enlace al comienzo de esta crónica). Luis Herrero lo cuenta en NATURALEZA DE LA VALDAVIA 
Os animamos a que les hagáis una visita, os gustarán.
¡Buen verano a todos amig@s y seguid@res!
Ojolince y Sra.      
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**