.

.

La Tejeda de Tosande, nevada

Sábado, 28 de Enero de 2.018
Estos días, la nieve está haciendo acto de presencia en la mitad septentrional de la península, y nos vamos a ver cómo se encuentra uno de nuestros rincones preferidos de la Montaña Palentina.
'Ojolince y Sra.' en el balcón-mirador de la Tejeda de Tosande
Sobre las diez de la mañana llegamos a Cervera de Pisuerga para, media hora más tarde, situarnos en el aparcamiento habilitado a unos cinco kilómetros de Cervera, en la carretera dirección Guardo.
La pista en dirección NO nos adentra en el valle, una vez salvada la vía Bilbao-León
'Ojolince' atraviesa el paso que da acceso al valle de Tosande

Ha amanecido un día frío pero bien soleado.

Al irnos introduciendo en la umbría del valle notamos los -4ºC que conservan bien helados charcos y remansos de agua.

'eSrá' en el sendero que nos sumerge en el bosque, junto al arroyo de Tosande
Daphne laureola - Torbisco macho, de floración invernal,
conocido en Europa como protector contra brujas y maleficios
Avanzando por este sendero, nos vienen gratos recuerdos de las numerosas veces que lo hemos recorrido, en las diferentes estaciones, p.e.

SIERRA DE LA PEÑA Y VALLE DE TOSANDE

Ahora está bien señalizado y acondicionado, y se ha convertido en una de las rutas más visitadas del Parque Natural de Fuentes Carrionas - Fuente El Cobre.

Comienza a asomar la Peña Cantoral, por detrás de las primeras lomas calizas tapizadas de encinas, quejigos, rebollos, acebos, espinos, rosales...
      En el puente, tomamos el sendero que sube por el hayedo al mirador
Recorridos los tres primeros kilómetros de este sendero llegamos a una bifurcación.

La ruta nos invita a seguir en la misma dirección, para llegar a la pradería del valle.

Sitta europaea - Trepador azul
Únicamente su canto y nuestras pisadas rompen la monotonía del silencioso hayedo
Sin embargo, 'Ojolince y Sra.' nos desviamos a la izquierda y atravesamos el puente para introducirnos en el hayedo.

Normalmente éste es el camino de vuelta tras visitar la tejeda pero, a 'Ojolince y Sra.' nos gusta subir por él a primera hora, cuando todo está en calma en el inmenso hayedo. Bueno, todo no..


'eSrá' observa, en silencio, a alguno de los habitantes del hayedo
Los rayos de sol consiguen atravesar el desnudo hayedo y desperezar a los más pequeños. Carboneros, herrerillos, agateadores y trepadores se dejan oir durante la ascensión por la senda que zigzaguea en el hayedo.
'eSrá' se encuentra un solitario Tejo entre las verticales y altivas hayas
Un tramo más de subida disfrutando de algunos acebos que salpican el hayedo, y la senda toma dirección este, abriéndonos un balcón de impresionantes vistas.
El valle de Tosande cerrado por las peñas calizas del Roblillo, Las Cruces...,
hacia donde asciende el bosque, poderoso
Estamos a unos 1.400 mts. de altitud y la nieve está dura, y eso que ya es más de mediodía.
Unos minutos después llegamos al Balcón-Mirador de Tosande (foto portada), desde donde se obtienen excelentes panorámicas.
Un zoom a la sierra de Peñalabra, que aparece bien vistosa detrás del collado de los Novios 
Zoom al Curavacas, que destaca de blanco tras el pico de La Celada
Zoom a las praderías del valle de Tosande, cerrado por las crestas calizas
y sus magníficos bosques
      'Ojolince' dirige sus pasos al interior de la umbrosa tejeda

Abandonamos el privilegiado balcón para avanzar por la senda en dirección NO, e introducimos en La Tejeda de Tosande.

Situada en la falda norte de las peñas Cantoral y Oracada, es una de las más destacadas concentraciones de tejos de la península.

Nos encontramos con ejemplares de buen tamaño... 
      ...y retorcidas formas
Estos tejos se encuentran protegidos en el interior de un importante hayedo, por lo que pasan bien desapercibidos durante los meses en que el hayedo está tupido de hoja.
'eSrá' junto al tronco de uno de los impresionantes tejos de Tosande
El número de ejemplares está inventariado y son 743 pies los que componen esta Tejeda. Siendo la gran mayoría ejemplares muy longevos y de dimensiones poco habituales.
Algunos ejemplares superan 15 mts. de alto y 145 cms. de diámetro
El sendero que discurre a través de la Tejeda está acondicionado con pasarelas de madera, algo elevadas sobre el suelo, con el fin de preservar raíces y nuevos brotes, ante la cada vez más creciente afluencia de visitantes.
'eSrá' camina sobre la pasarela, dejando atrás la Tejeda de Tosande
Esta senda desemboca en una vaguada con buena pendiente que desciende al valle.
'eSrá', inmersa en el hayedo, descendiendo la vaguada
En ella, encontramos bonitos rincones que forman una parte importante de la vida en el hayedo
Gyps fulvus - Buitre leonado        
A través de este formidable hayedo, el trazado de la senda nos devuelve al valle de Tosande.

En la amplia pradería del valle, estos días de nieve y frío no hay ganado.

Eso sí, el vuelo del Buitre leonado está garantizado.

Vamos llegando a la amplia pradera del valle
'Ojolince y Sra.' en la pradera del valle de Tosande,
entorno privilegiado de paisaje, fauna y flora
      Insecto sin identificar

Vamos a descansar junto al pilón, donde hemos almorzado otras veces.

A pesar de estar bien soleado, no ha conseguido deshelarse, ni siquiera a las dos de la tarde.


El abrevadero del valle, lugar predilecto para el almuerzo de 'Ojolince y Sra.' 
Luz sobre lámina de agua helada      
Jugando con la potente radiación solar que incide sobre la superficie helada del pilón, la cámara de 'Ojolince' consigue captar imágenes cuando menos curiosas...

Nos tenemos que despedir de este valle.
Y con algo de pena, como siempre nos sucede, damos la espalda a la pradera tomando el sendero de regreso.

'Ojolince' junto al arroyo, se despide del valle de Tosande
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
      El recorrido seguido está dibujado en linea azul
DISTANCIA TOTAL -> 10 Kms.                       ASCENSIÓN ACUMULADA -> 424 mts.
TIPO DE TRAZADO -> Parcialmente circular                        DURACIÓN -> 5 h. 20'
DIFICULTAD -> Fácil                                        DESCARGA DEL TRACK
La ruta para visitar la Tejeda de Tosande es un recorrido asequible y bien señalizado. Esto, unido a la belleza del entorno, hace que sea una de las más frecuentadas de la Montaña Palentina. Si vamos a realizarla debemos tener en cuenta la presión que sufre y hacer que nuestra visita no ponga en peligro la conservación de esta joya natural, el valle de Tosande y su tejeda.
      Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

Lúganos al sol del invierno

Laguna de Duero, 25 de Enero de 2.018
Estamos en lo más crudo del invierno y un grupo familiar de Lúganos ha venido a pasar unos días junto a 'Ojolince y Sra.'
Un macho de Lúgano nos muestra su bonito plumaje
      Una hembra se acicala en las ramitas del sauce

Hacía bastantes años que no les veíamos en nuestro pueblo, ya que no siempre es habitual su paso o permanencia en la tierra de pinares.

Hace unos diez días que llegó el grupo que consta de 24 individuos entre machos y hembras, organizados en dos pequeños bandos.

Jilguero lúganos soleándose en el laurel
Buscan el alimento en el suelo y también en los árboles   

Estos días de últimos de Enero y primeros de Febrero son los más fríos en lo que va de invierno y, estos pequeños fringílidos, ocupan su tiempo en mantener su plumaje en óptimas condiciones y, por supuesto, en alimentarse.

El contrastado plumaje del macho destaca entre las ramas de la Picea
El lúgano es el único fringílido con habilidad semejante a los páridos
Con su pico fino y puntiagudo entresaca bien las semillas de las piñas, siendo capaz de colgarse de ramas y estróbilos casi con la misma habilidad de los páridos.

A 'Ojolince y Sra.' nos gusta observar su comportamiento.

El macho luce píleo negro y carrillos amarillo vivo, con dorso y escapulares verde amarillento rayadas de negro. ¡Bello conjunto!
Una miradita a 'Ojolince y Sra.' que son de confianza    
Normalmente el grupo está reunido aunque, en ocasiones, se divide en dos que suponemos son grupos familiares.

También obtienen su alimento en el suelo, pues comienzan a reverdecer las crucíferas más tempranas y picotean sus tiernos brotes.

Una hembra, con comida en el pico, en las ramas aún sin hojas del sauce

Pueden pasarse la mañana entera del suelo al árbol y viceversa, cuando son molestados por áquel a quién 'Ojolince y Sra.' llamamos 'El Vigilante de la Parcela' y que ya os hemos presentado en otras ocasiones.

Si aún no le conoces, pincha el enlace de:
PAJARICOS DEL JARDÍN DE 'OJOLINCE Y SRA.'

Cerramos la crónica con unas imágenes de aquellos que comienzan a dejarse ver estos días por nuestro pueblo.
      Fringilla coelebs - Pinzón vulgar
        Emberiza cia - Escribano montesino
        Lophophanes cristatus - Herrerillo capuchino
Y nuestro querido Picus viridis - Pito real, en esta ocasión la hembra
Hasta pronto, amigos.
'Ojolince y Sra.'

Pico Torozo desde el puerto del Pico (Sierra de Gredos)

Sábado, 11 de Noviembre de 2017
Hace tiempo que no ponemos rumbo a la Sierra de Gredos, y este macizo tiene mucho que ofrecer.
En esta ocasión, nos decidimos por el sector oriental y su destacada cumbre: el pico Torozo.
El Torozo, pedregosa cumbre del macizo oriental de Gredos
El PR-AV 37 da comienzo en el puerto del Pico, a 1.391 mts.

Llegamos al puerto del Pico antes de las diez de la mañana y nos encontramos con bastante movimiento.

El puerto es amplio. No hay problema para dejar nuestro vehículo en el parking que hay junto al Restaurante.

La senda del Torozo es conocida y frecuentada por muchos montañeros
Después de leer el cartel informativo que está al inicio de la ruta, comenzamos a caminar dejando el Restaurante a nuestra derecha y rebasando una barrera.

La Senda del Torozo está balizada en su mayor parte, pues se corresponde con el PR-AV 37.

Lavandula stoechas - Lavanda o Cantueso, muy oloroso aun estando seco
Además de las balizas de madera, nos encontramos algunas lajas verticales de hasta metro y medio de altura, de ahí que también se conozca a esta ruta como La Senda de los Menhires.

Un par de montañeros nos adelantan con paso ágil. Van pertrechados con cuerdas, arneses y demás para ascender El Torozo por su ladera meridional, un cortado vertical de 'aupa'.

Ganada altura, tenemos una buena vista del puerto del Pico, despuntando ya otras cumbres de Gredos
En veinte minutos
nos situamos en el Refugio de la Majada del tío Manteca,
a 1.520 mts. de altitud


Nuestra senda es algo más tranquila, pues nos lleva por la ladera septentrional del Torozo, entre escobas, genistas, piornos, lavandas, tomillos y otras aromáticas que ambientan el camino, aún estando secas.

Hacia el norte, clara la visión del valle que conduce al puerto de Menga
      La trocha continúa por la vertiente norte del Torozo
Llegamos al Refugio de la Majada del tío Manteca con fuente de piedra de la que cae un hilo de agua, y nos encontramos una bifurcación a mano derecha.

Es la que habrán tomado los montañeros que nos precedían, pues lleva a la vertiente sur del Torozo.

Al norte distinguimos las sierras de La Paramera y La Serrota
Continuamos por la trocha principal que serpentea, haciéndonos ganar altura poco a poco.
A nuestra izquierda, un pinar de repoblación de Pino silvestre tapiza la ladera, hasta donde se pierde la vista.
'eSrá' en la Fuente de Las Belesas, a la izda. del camino y con buen caño de agua
Fuente del arroyo de la Olla, poco alimentada     

La empedrada trocha se va suavizando hasta transformarse en una senda que discurre paralela al arroyo de la Olla.

Este curso de agua debe de fluir subterráneo, pues no vemos ni un atisbo del arroyo.

El cauce del arroyo de la Olla y 'eSrá'
'Ojolince' llega la pradera de los Cervunales    
Progresamos junto a la cuenca de la Olla, cada vez más amplia, hasta alcanzar los Cervunales.

Una vez atravesada la cuenca seca, giramos a nuestra derecha.

Ya tenemos a la vista el Refugio de los Cervunales.

'eSrá' en el refugio de los Cervunales, en recinto vallado, con fuente y mesas
      En el collado del Risco alcanzamos los 1.935 mts. de altitud
Transitando por una camino carretero en dirección sur, llegamos en pocos minutos al collado del Risco.

Ya hemos alcanzado los 1.935 mts. de altura, y las vistas hacia la meseta sur son magníficas: el Barranco de las Cinco Villas es el cortado vertical que se descuelga del Torozo.

El Barranco de las Cinco Villas desde la cresta final de subida al Torozo
Las 'montesas' se desplazan con comodidad
por las verticales paredes del barranco    
En el collado del Risco nuestra senda gira hacia el oeste para hacer el cresteo final al Torozo.

La progresión hacia la cumbre se nos hace muy llevadera pues las vistas a la meseta son impresionantes.

En este cortado distinguimos un grupo de Cabra montés a la carrera.

'Ojolince' sobre el pedregoso cresteo hacia la cumbre del Torozo
Panorámica hacia el norte en las inmediaciones de la cumbre, entre grandes piedras
    Curioso y bondadoso bebedero natural

La cima no se hace esperar y nos muestra la baliza que señala nuestra llegada.

No nos ha llevado más de tres horas la subida al Torozo, y eso que le hemos dedicado nuestro tiempo a la observación y a la fotografía.

'Ojolince' en el último tramo hacia la cumbre del Torozo      
'Ojolince y Sra.' en El Torozo a 2.021mts.      
En la cima, vértice geodésico, buzón y cruz de hierro.

¡¡Nos encontramos en un oteadero impresionante!!

Avistamos una interminable lista de nombrados picos, mientras damos buena cuenta de nuestro bocadillo.

Corvux corax - Cuervo
Muchas de las cumbres del macizo central de Gredos se distinguen a la perfección: Almazor, Galana, Cuchillar, Cabeza Nevada..

Y, si dirigimos nuestra mirada a Guadarrama, somos capaces de distinguir Peñalara, Siete Picos, La Maliciosa..

Iberolacerta cyreni ssp. cyreni - Lagartija carpetana
En días soleados como el de hoy, aun bien entrado el otoño, es posible contar con la compañía de la lagartija carpetana Iberolacerta cyreni cyreni, en la alta montaña.

Se trata del endemismo del Sistema Central que, en la sierra de Gredos tiene como pobladora de los roquedos a esta subespecie.

Linaria saxatilis - Linaria amarilla, propia de roquedos silíceos (determinada por Enrique Luengo)

Almorzamos con vista al Barranco llamado de las cinco Villas disfrutando de parte esta comarca del valle del Tiétar, salpicada por cinco bonitos pueblos.

Capra pyrenaica ssp. victoriae
 Cabra montés ♂
Al pie del Torozo, Villarejo del Valle; junto a la calzada romana Cuevas del Valle; en torno a su castillo, Mombeltrán; en la parte más meridional Santa Cruz del Valle y por último San Esteban del Valle, en la vertiente más oriental.

Emprendemos la bajada del Torozo por su ladera oeste.

'eSrá' y uno de los grandes hitos de la ladera oeste del Torozo
La senda para el descenso, entre pedregales y piornos, también está hitada.
La bajada hacia el puerto del Pico se nos hace muy corta
Erodium carvifolium
endémico de las montañas NO peninsular

Perdemos altura raudos y desembocamos en la trocha principal por la que ascendimos esta mañana y mediante la que retornamos al puerto del Pico.

Aunque breve, este recorrido por el macizo oriental de Gredos ha resultado muy atractivo.
Nos quedamos con sus curiosas formaciones e impresionantes vistas.

PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea azul      
DISTANCIA TOTAL -> 8,30 kms.      TIPO DE TRAZADO -> Parcialmente circular
TIEMPO TOTAL -> 5 h. 22'      ASCENSIÓN ACUMULADA -> 625 mts.
DIFICULTAD -> Baja      DESCARGA DEL TRACK
GRAFICA DEL RECORRIDO
Aprovechamos esta crónica para desearos un venturoso año 2.018 a todos los amigos y seguidores.
Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**