.

.

El Sendero de los Puentes de Ucieda (Cantabria)

Lunes, 20 de Marzo de 2017
Antes del comienzo de primavera 'Ojolince y Sra.' visitamos El Bosque de Ucieda, dejando pendiente de recorrer la ruta de Rozas, más conocida como El Sendero de los Puentes.
Puente del regato de la Toba, donde da comienzo este recorrido
por el Monte río de los Vados Sur
      Pulmonaria longifolia - Pulmonaria de hoja larga
Como describimos en el recorrido de hace tan sólo tres semanas por El Bosque de Ucieda, (Monte río de los Vados Norte), esta importante reserva de bosque mixto atlántico es parte integrante del Parque Natural de Saja-Besaya, y está ubicada en la cabecera del río Bayones, uno de los principales afluentes del río Saja.

Atravesado el puente del regato de la Toba, tomamos la pista que asciende a la ermita del Moral 
Euphorbia hyberna - Lechetrezna    


En la anterior ocasión tomamos rumbo norte para ascender por la ladera de Hayacorva, hacia el alto del Toral.

Hoy, tenemos pensado recorrer la parte más meridional del bosque, la que se conoce como Monte río de los Vados Sur.

Nos hemos adentrado en coche (pasando el área recreativa de la casa del Monte) hasta el puente de las Rozas.

Una vez atravesado éste, dejamos el coche junto al río Bayones, pues es aquí donde da comienzo el Sendero de los puentes de Ucieda PR-S 111

Abedul junto a la pista hacia la ermita del Moral

La mañana está fresca a primera hora y comenzamos a caminar abrigados, por la pista que discurre entre dos afluentes del río Bayones.

Llevamos el regato de la Toba a nuestra izquierda y el arroyo de Canalejas a la derecha.

Oxalis acetosella - Aleluya  

Junto al regato crecen lechetreznas, ranúnculos, chirivitas, primaverasvioletas, dientes de león, hepática dorada, aleluyas y ya están dando la floración las primeras pulmonarias de hoja larga.
¡Qué bonito se está poniendo todo!

Casa Andrinoso en la braña del monte río de los Vados 
    Saxicola rubicola - Tarabilla europea ♂
ha comenzado el cortejo estos días 

La pista, serpenteando entre el bosque, nos hace salvar un desnivel de unos 250 mtrs. hasta alcanzar el entorno de casa Andrinoso.

Rebasamos esta braña con cabaña y enseguida, la pista que se dirige a la ermita del Moral, hace un giro muy pronunciado a la derecha.

Ahí es donde la abandonamos para tomar un desvío a mano izquierda por una senda poco marcada que nos introduce al bosque.

'eSrá' abandona la pista que conduce a la ermita del Moral y toma el desvío al bosque (sendero de los Puentes)    


Si os saltáis este desvío (no está señalizado) podéis tomar el sendero de los puentes un poco más adelante en la pista, donde existe un letrero con señalización que lo indica.


'Ojolince' en el interior del bosque; vista, oído y olfato atentos      
Aquí da comienzo la verdadera senda de los puentes que nos lleva a recorrer y reconocer este bosque atlántico en su plenitud.

Es muy interesante tomar el desvío indicado pues, es en este primer tramo donde se encuentran algunos ejemplares de haya y roble centenarios.


      'eSrá' y Haya
'Ojolince' y Roble      





















Troglodytes troglodytes - El pequeño Chochín lleno de vivacidad
Entre ellos, a esta hora de la mañana, se escucha la algarabía de petirrojos, carboneros, herrerillos, chochines, agateadores y trepadores.

Además de los sonoros picapinos, cantarines zorzales y gruñones arrendajos, también distinguimos la redondeada figura de un ratonero sobrevolando un claro del bosque.

Nuestra senda coincide en este tramo con el recorrido de 'los 10.000 del Soplao'    
Erythronium dens-canis - Detalle de la flor 'Diente de Perro'
Salimos del frondoso bosque, avanzando ahora por una senda muy despejada.

Este trazado es coincidente con la ruta de 'los 10.000 del Soplao' que se lleva a cabo anualmente.

Pensamos, que a esto es debido el mantenimiento tan abierto de este tramo.

'eSrá' junto al puente que salva una de las vaguadas del regato de la Toba
Poco más adelante nos encontramos con el poste indicativo de Árboles Singulares.
'Ojolince' llega al desvío señalizado del árbol singular
Escasos 200 mts. nos separan de uno de los robles más emblemáticos de la Comunidad de Cantabria.
Se trata de un roble carballo o cagiga (Quercus robur) que se encuentra en buen estado de conservación aunque le falta una de sus formidables ramas.
Impresionante el tronco tumbado de unos 10 mts., del que surgen gruesas y verticales ramas de entre 18 a 20 m de altura, creando así un espectacular conjunto natural.
Roble tumbado de Bujilices ¡Formidable!
Está señalizado en la misma localización como árbol singular catalogado con el nº 30 y con una reseña que dice por favor, no pisarme. ¿Lógico no?
'Ojolince y Sra.' proseguimos ruta...
Desvío al poblado 'Las Rozas'      
Volvemos al sendero de los puentes para proseguir nuestro camino hasta encontrarnos con el desvío señalizado al poblado de las Rozas.

Tomamos este sendero pues queremos visitar los restos del antiguo poblado, hoy en total abandono.

Grandes robles presiden el paraje y cabaña del Jou de la Collá
      Romulea sp.
En dirección norte desde que tomáramos este desvío, y dejando atrás un bosquete de avellanos, llegamos a un claro abierto en el bosque como zona de pastos y sesteadero para el ganado, conocido como el Jou de la Collá.

Esta pradería, hoy descuidada por la falta de uso, está llena de helechos, tojos, zarzas, espinos...

Y salpicada de Gamones, Narcisos, Romuleas, Estrelladas...

El camino prosigue hacia el norte y nos adentra de nuevo al bosque para, seguidamente, encontrar una nueva braña.

La braña abierta en el robledal, antaño de gran aprovechamiento      
Stellaria holostea - Estrellada      
'El nombre de 'Rozas' deriva de la práctica habitual en la montaña cántabra de roturar áreas boscosas para dedicar al cultivo de cereal o al pastoreo de ganado, en épocas de mayor necesidad'.

Atravesada esta braña, llegamos al poblado de Las Rozas, abandonado tras la consolidación de los núcleos de población del fondo del valle.

Poblado abandonado de Las Rozas
      Pararge aegeria - Mariposa de los Muros (cópula)

En inmensa tranquilidad nos sentamos a comer contemplando este lugar, antaño fuente de recursos y de vida.

Delante de nuestros ojos, casi indiferencias, macho y hembra de mariposa de los Muros realizan la cópula.

Viven en zonas umbrías junto a caminos y claros de bosque, de ahí que este lugar sea un buen rincón para ellas.

Terminado el almuerzo, desandamos lo andado hasta el desvío, retomando así el sendero de los puentes con rumbo este.

Algunos claros abiertos en el bosque transforman vegetación y paisaje      
Anemone nemorosa - Anémona de los Bosques    

AcebosAvellanosEspinos y todo un cortejo de arbustos y helechos crecen a la sombra de los grandes árboles, y al amparo del frescor y la humedad que les proporcionan las numerosas vaguadas y torrenteras que vamos recorriendo.

'eSrá' atraviesa otro de los numerosos puentes de esta senda
Antes de alcanzar la pista que desciende desde el cordal entre Brañazarza y el alto del Toral, encontramos otro árbol singular.
Haya singular Nº 20 Fagus sylvatica
      Lathraea clandestina - Hierba de sotierra
Se trata de un haya de 35 mts. de altura y perímetro de 3,85 mts., catalogado como nº20.
¡Qué pequeños nos sentimos a su lado!

La Clandestina o Hierba de sotierra, comienza ahora su floración.
El resto del año vive enterrada (de forma 'clandestina') y sólo aflora a la superficie en estos bosques húmedos y umbrosos en primavera, cuando nos muestra sus bonitas flores.

Aún nos falta por atravesar alguna pasarela y empedrado sobre los numerosos arroyuelos que devuelven sus aguas a la cuenca del río Bayones.

'Ojolince' en un tramo empedrado que salva el arroyo, próximo a la vuelta de la Cotera    
      Llegamos al puente sobre el río Bayones

Poco nos falta por recorrer cuando, en la vuelta de la Cotera, nos unimos a la pista principal que viene de Hayacorva. PR-S 112

En pocos minutos, esta pista nos devuelve al hondo del valle recorrido por el río Bayones.


'Ojolince' al comienzo del sendero adaptado para invidentes del río Bayones
Panel táctil para invidentes.
Relieve de Pico picapinos      


Como tenemos muy reciente este tramo de vuelta a la casa del Monte que discurre por la margen derecha del río, decidimos recorrer el sendero adaptado para invidentes del río Bayones, por su margen izquierda.


Panel táctil para invidentes.
Relieve de huellas de Oso pardo


Protegido por una barandilla de madera, este sendero adaptado, nos guía por el interior del bosque ilustrándonos, a través de diez paneles táctiles con dibujos en relieve y texto braille, sobre la fauna y flora de este espacio natural.


Cae la tarde mientras 'Ojolince y Sra.' avanzamos por el sendero adaptado de Ucieda    
Y así, tras casi ocho horas de paseo, cerramos el círculo llegando al puente de las Rozas donde está nuestro vehículo a la espera.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO 
El recorrido seguido está dibujado en linea azul
DISTANCIA TOTAL -> 16,5 Kms.                 TIPO DE TRAZADO -> Circular
ASCENSIÓN ACUMULADA -> 883 mts.                              DIFICULTAD -> Baja
TIEMPO TOTAL -> 7 h. 45'             DESCARGA DEL TRACK
GRAFICA DEL RECORRIDO
         Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

La braña de la Mesa y el Chao (Babia, Teverga y Somiedo)

Domingo, 19 de Marzo de 2017
Este domingo nos toca ruta circular por la montaña Astur-Leonesa.
El pueblo de Torrestío resguardado por la montaña Babiana,
Morronegro, Solarco, Calabazosa, Cualmarce, Redonda 
      Primula veris - Bellorita
Partimos muy temprano a tierras leonesas pues hemos quedado en Torrestío a las diez de la mañana para compartir ruta y experiencia montañera.

Torrestío es un bonito pueblo enclavado en la parte alta del valle de San Emiliano a 1.350 mts. de altitud, cuyo topónimo obedece a una antigua instalación defensiva utilizada durante el verano.

'Ojolince y Sra.' nos damos un paseo por el pueblo pues merece la pena conocer su iglesia s. XVII, sus lavaderos  e interesante colección de hórreos y construcciones tradicionales.

Con permiso de sus dueños, dejamos los vehículos en el aparcamiento del Restaurante La Farrapona y nos ponemos en marcha Foto DANI    
En un rato, nos reunimos con Raúl, Tere, Noe y Dani www.rutinasvarias.com en el aparcamiento del Restaurante.

A propuesta de Dani, vamos a conocer cómo esta parte de la montaña babiana se introduce en Asturias, a través de sus concejos de Teverga y Somiedo.

Comarca y Concejos que disfrutan de importantes figuras de protección debido a su elevado valor natural y paisajístico.
      Torrestío conserva una espléndida colección de hórreos al estilo asturiano
¡Peligro gallinas!      
Atravesado el pueblo por su calle principal, a la altura de la señal de 'Peligro Gallinas' tomamos la calle que sale a la derecha.
     Glandora prostrata - Carrasquilla azul


Esta pista, en dirección norte, nos lleva a la parte alta del pueblo desde donde se obtienen unas vistas excelentes de su enclave (fotos superiores).

'Ojolince', Raúl, Tere, Noe y Dani esperando a que los mastines, guardianes de la finca, nos permitan el paso
Ganados unos metros, se nos presenta la primera bifurcación del camino que tomamos a mano izquierda.

Vamos así en busca del valle del arroyo Matamala, al que llegaremos tras superar el paso colindante a una finca ganadera bien guardada por dos mastines.

En el valle de Matamala, respaldados por la sierra de la Maserona que preside el Morronegro, hoy más bien 'blanco'
      El valle de Matamala y al fondo, pico El Águila
Tenemos por delante un trayecto junto al arroyo, escuchando los trinos de la mañana.

Tarabillas, escribanos, mirlos acentores amenizan el camino que pronto, toma una bifurcación a la derecha para seguir una pista entre altas escobas.

La pista entre escobas se despeja y culmina en este primer nevero    
Superada la primera mancha de escobas, un nevero nos sitúa en la collada del Refuexo.
El grupo en la collada de Refuexo con vista al puntiagudo pico Ferreirúa
Tere y Noe ¡abriéndose paso!      
¡Nos están encantando estas vistas pero estamos seguros de que el premio está más arriba!

Toca ahora salvar un buen tramo de escobas entre las que hemos de abrirnos paso, pues no hay traza de senda.

El grupo avanza más cómodamente entre el brezo rubio de menor envergadura

Poco a poco, la vegetación se va haciendo más manejable.

Escobas, carquesas y brezo rubio, que ya ha comenzado su floración, han disminuido su tamaño.

Vamos llegando a la cima del pico El Águila, con facilidad    
Unos pasos más y la recompensa no se hace esperar...
El Ferreirúa, de esbelta y apuntada figura, tiene su mejor vista desde el Pico El Águila      
Foto de cumbre en el pico El Águila a 1.822 mts.    

Este primer descanso está resultando muy agradable.

El Águila no puede ofrecer mejores panorámicas y hace buena temperatura en su cumbre.


      Iberolacerta monticola - Lagartija serrana

Tanto es así que una 'Serrana' ha decidido salir a solearse.

Dejamos a la 'Serrana' a la puerta de su guarida y nos ponemos en marcha pues tenemos un bonito cordal por recorrer.

Con vista a la braña de las Navariegas, vamos a ir siguiendo el cordal hasta el pico Las Piedras (dcha.)      
A nuestra izquierda Los Corros, Los Bígaros y el Muñón,
afiladas cumbres de la sierra de los Bígaros    

A la bajada del Águila atravesamos el collado de las Navariegas para afrontar la subida al alto del mismo nombre.

La nieve se ha retirado hace poco de estas praderías de altura que atravesamos.

    Cerastium ramosissimum - Oreja de Ratón
Narcissus asturiensis y Narcissus bulbocodium tenemos que ir esquivando para realizar la travesía, pues colladas y praderías están repletas de ellos.

Entre las rocas silíceas de estas montañas comienzan a despuntar las primeras cariofiláceas como la bonita Cerastium ramosissimum.

Tere y 'Ojolince y Sra.' posando con la sierra de los Bígaros de fondo
Una vista del cordal recorrido por detrás del que asoma el Macizo de la Ubiña
Escalonadamente... vamos llegando al pico Las Piedras  


En suave ascenso hasta el Carbacedín de 1.892 mts. y un pequeño empujón para alcanzar las piedras que forman la cumbre del pico de Las Piedras.

El grupo en el pico de Las Piedras a 1.927 mts. de altitud

Como en toda ruta primaveral que se precie, la localización de especies de flora es un reto y un placer para 'Ojolince y Sra.'

Noccaea carulescens, identificada por Luis Carlón Ruiz, a quién agradecemos su atención y adoctrinamiento

Esta crucífera perenne, aparece ligada a suelos profundos que conservan la humedad incluso bien entrado el verano.

Las dos localizaciones donde la encontramos tenían en sus proximidades una pequeña laguna o encharcamiento temporal.

 'Ojolince' baja del pico Las Piedras sobre un tapiz de Narcisos
Loma abajo, el pico Las Piedras es una auténtica pradera de Narcisos.

No nos separamos mucho de la cuerda hasta que encontramos un buen paso entre la mancha de escobas que tupe la ladera que, en pronunciado descenso, nos acerca a la braña de la Mesa.

La braña de la Mesa se asienta junto al cauce del arroyo de Arroxu      
Un buen número de cabañas conforman la braña de la Mesa   
Atravesamos la braña de la Mesa curioseando sus firmes construcciones de piedra, entre las que destacan algunas, más grandes, con techumbre de teitos (escoba negra).

Además de encontrarse junto al arroyo, tiene dos fuentes que hoy, echan buen caño de agua.

Cruzamos el Arroxu para emprender la 'pindia' subida al Chao

Es un buen lugar para hacer un descanso y reponer fuerzas para el ascenso al lago.

Hecho esto, buscamos la mejor manera de cruzar el abrupto cauce del Arroxu y así emprender la subida al Chao por esta 'pindia' ladera.


Atravesamos algunos neveros sobre los que hay que abrir huella

Esta ascensión no ofrece mayor dificultad que el desnivel de unos 200 mts., a superar en un corto tramo de poco más de medio kilómetro.

Vamos siguiendo algunos trazos de senda que zigzaguea sobre la ladera y así no resulta tan dura la subida.

La braña de la Mesa ha quedado allá abajo
Dani y Noe en el último tramo de la ascensión al Chao, con vista a las cumbres Somedanas
(El Michu, peña Negra..)
Y ¡por fin! llegamos al enclave donde se asienta el Chao, al amparo de la sierra de los Bígaros
El Chao a 1.800 mts. Un remanso de paz.
Salvo algún sonido procedente de las Chovas piquigualdas que viven en estas altas cumbres, nada ni nadie perturba nuestra tranquilidad.
    El refugio del Chao en la misma falda del Muñón
Damos por bien elegido el alpino entorno para comer y, tras el disfrute de ambos, partimos en dirección sur donde, una vez alcanzada la loma del lago, llegamos al refugio del Chao.

Desde aquí y ya en descenso avanzamos sobre la nieve que cubre las faldas de la sierra de los Bígaros.

En descenso hacia el puerto de la Mesa
Hacia el puerto de la Mesa, con el macizo de la Ubiña al fondo
'Ojolince' se acerca a probar el agua de la fuente de los llanos del Muñón
¡Debe de estar bien fresca! ¿no?
Estas laderas, a una y otra vertiente de la sierra de los Bígaros están salpicadas de manantiales.

Poco antes de llegar al puerto, encontramos esta fuente de la que surge un caño impresionante.

El puerto de la Mesa, límite entre Asturias y León      
Y llegamos al puerto de la Mesa.

Atravesamos el pequeño vallado de postes de madera y así, en un instante, cambiamos de Comunidad Autónoma.

El grupo progresa bajo la sombra de los Bígaros para tomar el valle de las Partidas.

En el valle de las Partidas camino de Torrestío
Cinco kilómetros se prolonga este valle que nos devuelve a Torrestío disfrutando de su espectacular belleza.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
        El recorrido seguido está dibujado en linea roja
DISTANCIA TOTAL -> 17,50 Kms.              TIPO DE TRAZADO -> Circular
ASCENSIÓN ACUMULADA -> 952 mts.                             DIFICULTAD -> Media
TIEMPO TOTAL -> 8 h. 14'             DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Os recomendamos la lectura de esta ruta en el blog de Dani www.rutinasvarias.com 
¡No puede estar mejor!
     'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**