.

.

Pico Linares y el Juncianal desde la Abadía de Lebanza

Domingo, 28 de Abril de 2.019
Esta primavera hemos visitado la montaña Palentina menos de lo que nos gustaría.
'Ojolince y Sra.' en el pico Linares, con vista al cordal del Curavacas
    Emberiza cia - Escribano montesino,
¡el más montaraz!

Hoy, nos encaminamos a la Abadía de Lebanza en la comarca de La Pernía.

Nuestra intención es recorrer una de las zonas poco conocidas, pero no por ello de menor interés, de esta comarca.

Son más de las diez y media de la mañana cuando dejamos el vehículo a la sombra del arbolado de la Abadía y damos comienzo el paseo.

Spiralia sertorius - Sertorio,
de vuelo impulsivo y territorial
Suele posarse en el suelo y parece que salta
cuando echa a volar






Atravesado el recinto de la Abadía y el arroyo que a ella llega, tomamos la pista en dirección sur que se dirige al pueblo de Polentinos.


'Ojolince' por la embarrada pista a la salida de la Abadía de Lebanza
Phalacrocarpum oppositifolium
(Endemismo del NO peninsular)
Arenaria erinacea -Ericillo (Endemismo ibérico)

















      Iberodorcadion albicans - Insecto pipa de la familia de los cerambícidos (escarabajos longicornios)

Las lluvias de estos últimos días, aunque escasas, han limpiado el ambiente y la vegetación parece más exuberante.

Es tiempo de que coleópteros como este cerambícido, y otros insectos, se afanen en la búsqueda de su pareja.

Megasis rippertella - Polilla 'hocico'  

Recorridos 900 mts. abandonamos la pista de Polentinos, para seguir un camino que, en dirección suroeste, nos hará alcanzar un refugio bien arreglado.


La primavera se manifiesta en las suaves lomas de estas montañas.
Al fondo el pico Linares, con un pequeño nevero
  Centaurea triumfetti - Aciano linguado
Valeriana tuberosa - Nardo de monte

















'Ojolince' llegando al refugio
situado a 1.350 mts.
de altitud

      Ranunculus bulbosus - Hierba velluda
Ranunculus gramineus - Ranúnculo
de hoja de gramínea












Prímulas, Saxífragas, Ericillos, Acianos, Verónicas, Nardos de monte, Gageas, Ranúnculos... salpican las verdes praderías que guarda este chozo de montaña.
Timon lepidus - Lagarto ocelado, de recelosa mirada
El camino continúa hacia el oeste y nos hace atravesar el arroyo de la Vega en un par de ocasiones. En dirección sur, enseguida nos situamos junto a un abrevadero muy bien ubicado.
'eSrá' con una bonita vista de la sierra de Peñalabra
      Anisorhynchus sp. (cópula de curculiónidos)
Avanzamos por el camino que circunvala al pico del Águila, elevación de 1.483 mts. y llegamos a una bifuración.

Desestimamos la que sale a nuestra izquierda que conduce a las tenadas de Polentinos cuya visita dejamos para otra ocasión, encaminando nuestros pasos al refugio de Linares.

'eSrá' tiene a la vista el refugio y el pico Linares
Lygaeus simulans (Hemíptero) 
chinche de viva coloración
Llevamos recorridos casi cinco kilómetros cuando llegamos al refugio de Linares, bien acondicionado con mesa grande y chimenea, donde hacemos un breve descanso.

Fuente (sin agua) y refugio de Linares situado en la cuenca SE del pico, a 1.545 mts. de altitud



A la una del mediodía emprendemos la subida al pico.

Sus 1.688 mts. se alcanzan con comodidad por una pedregosa ladera salpicada de gageas y ranúnculos de hoja de gramínea.

Antaxius sp. - Grillo de montaña

El grillo de montaña ha salido de su guarida y se deja ver en esta ladera... siempre y cuando mantengamos una distancia y no se sienta intimidado.


¡Qué directa y rápida nos está resultando esta ascensión!
Cumbre en el pico Linares a 1.688 mts.
disfrutando de las sierras de Peñalabra y Cebollera 
    Gentiana verna - Pastorcilla

Muy satisfactoria nos parece esta cumbre.

Su modesta altitud nos permite disfrutar de grandes vistas de la Montaña Palentina.

Las sierras de Peñalabra y la Cebollera, sierras del Brezo, de la Peña, Carazo, Horca de Lores...

... además del amplio valle de Pineda y el macizo de Fuentes Carrionas.

'Ojolince' en la segunda cima del pico Linares, con vista a Lagunillas, Huelgas, Hospital, Curavacas y Peñaprieta...
Pulsatilla rubra - Flor del viento      
Sin perder metros, llegamos a un collado donde crece la Flor del Viento.

Este año, todas las que encontramos son de tallo corto, suponemos que la escasez de lluvias no les ha permitido un mayor desarrollo.

'Ojolince' llega a la pradería con charca, aprisco y restos de un chozo conocido como chozo de las Grajeras


      Oenanthe oenanthe - Collalba gris

Desde el collado, volvemos a ganar altura desembocando en una pradera con aprisco ganadero y charca estacional aún con agua.

Lugar elegido por la pareja de Collalba gris que, al parecer, tiene pensado pasar aquí la estación estival.

Restos del antiguo chozo de las Grajeras y tenada a 1.730 mts.    
      Iberdorcadion albicans - Insecto pipa,
de coloración negra

Un desbrozado abierto entre los brezos y escobas, nos facilita el paso desde la pradería en dirección noroeste.

Avanzamos por él, ganándole altura a esta tupida ladera.

'Ojolince' entre brezos y escobas se aproxima al vallado
Emberiza cia - Escribano montesino,
nos muestra su espalda, balizando el camino

Llegamos al vallado con postes de madera.

Junto al él caminamos hacia el oeste para alcanzar al mirador del paso del Gigante Sentado.

¡Y qué vistas!

'eSrá' en el mirador del paso del Gigante Sentado a 1.820 mts.
Unanimidad entre 'Ojolince y Sra.' ¡Aquí almorzamos!
VIDEO DESDE EL MIRADOR DEL PASO DEL GIGANTE SENTADO
Rupicapra pyrenaica parva - Rebeco cantábrico
Estamos a 1.820 mts. pero hay quién nos gana.

Descubrimos la atenta mirada de un rebeco, mientras damos cuenta de nuestro bocadillo.

El paso que da nombre a este mirador se encuentra en las crestas que domina el rebeco.

      Aglais io - Pavo real
Por él, también es factible acceder al hoyo de la Varguilla y descender por el valle del arroyo de la Abadía.

Pero tenemos pensado subir al Juncianal.

Para ello, retrocedemos unos metros y, seguimos los postes de madera hacia el NE, que nos llevan a su cumbre en pocos minutos.

'eSrá' en El Juncianal a 1.875 mts. Al fondo la peña Carazo
Boloria dia - Perlada violeta      
Además dominar el macizo de Fuentes Carrionas como en el pico Linares, podemos disfrutar de la mejor de las vistas de peña Carazo.

Desde aquí, planificamos la vuelta a la Abadía que no teníamos bien definida.

La ladera NE del Juncianal está excavada por el arroyo de la Abadía que tiene aquí su nacimiento.

    'Ojolince' se dirige a la cuenca que abre el arroyo de la Abadía
  Caltha palustris - Calta o verruguera

La baja vegetación nos facilita el avance sin complicaciones hacia la cuenca.

Esta garganta abierta por el arroyo, nos va permitir unirnos a la senda por la que se lleva a cabo la clásica ascensión a peña Carazo desde la Abadía de Lebanza. Leer AQUÍ

'Ojolince' desciende por la cuenca del arroyo hacia el amplio valle de la Abadía
      'eSrá' y la peña Carazo

Buscando los pasos con menor espesura llegamos al valle que nos va a llevar de vuelta a la Abadía de Lebanza.

Hemos subido a peña Carazo por aquí en un par de ocasiones y hoy, estamos encontrando mayor dificultad para localizar la senda más despejada de vegetación.


'Ojolince' hacia el fondo del valle, atraviesa un claro
      Pedicularis sylvatica - Gallarito

Superada la zona más alta y de mayor espesura, cruzamos el arroyo para continuar en descenso por su margen derecha.

Alcanzado el prado de las Cabras, se vuelve más sencilla la progresión y pronto nos encontramos en las cercanías del monte de la Pica.


'Ojolince' entrando en el robledal, monte de la Pica
'eSrá' y el Mostajo
sobre un antiguo roblón      
El arroyo de la Abadía crea un rico ecosistema en este tramo de monte.

Una buena población de roblones centenarios ha resistido al paso de los años.

Mostajos, abedules, arces, chopos, fresnos, majuelos, rosales, zarzas, brezos, escobas...

... dan excelente cobertura al crecimiento de anémona de bosquehipéricos, consueldas, senecios, centarureas, euforbias, gencianas, dedaleras, tomillos, milenramas..

Además lirios, mentas, acónitos, gallaritos y un sinfin de orquídeas Dactylorhiza maculata muestran su incipiente crecimiento junto al curso de agua.

      Regulus ignicapilla - Reyezuelo listado, una de las aves más diminutas de nuestra avifauna


Acompañados del bullicio de vida que reporta el agua en la montaña, llegamos a la Abadía de Lebanza y damos por bien aprovechada la primaveral jornada en La Pernía.



Cerrando el círculo, llegamos a la Abadía de Santa María de Lebanza
PLANO DEL RECORRIDO
DESCARGA DEL TRACK
Powered by Wikiloc
  'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

Ascensión al Morronegro y la sierra de la Maserona (Comarca de Babia)

Domingo, 12 de Mayo de 2.019
La montaña leonesa presenta un gran atractivo para 'Ojolince y Sra.', más aún en las primaverales fechas en que nos encontramos.
Dani, Javier, Nuria y 'Ojolince y Sra.' en el Morronegro - Foto DANI
El grupo por el valle de Valverde      

Como el lunes es festivo en Valladolid, nos acercamos a tierras babianas donde hemos quedado con Dani RUTINAS VARIASNuria y Javier Valladares.


    Dactylorhiza sambucina, en sus variantes púrpura y amarillo pálida




Vamos a disfrutar de un recorrido de grandes vistas, a instancia de Dani, buen conocedor de estas montañas.


Erysimum duriaei, endemismo de la Cordillera Cantábrica

Con puntualidad británica, a las diez estamos todos en Torrestío, pueblo leonés con tintes asturianos perteneciente a San Emiliano, del que también salimos en Marzo del año pasado para ir a la braña de la Mesa y el Chao.


Anguis fragilis - Lución, saurio ápodo de cuerpo escamoso y brillante

Atravesamos el pueblo y tomamos la pista que conduce al alto de la Farrapona.

Enseguida nos desviamos a coger el camino que, en dirección suroeste, nos adentra en bonito valle de Valverde que hoy, hace honor a su nombre.

Por el valle de Valverde,
haciendo amigos...
Ranunculus amplexicaulis - Ranúnculo de hoja abrazadora

Este fértil y rico valle, así como otros que hemos tenido oportunidad de conocer en tierras babianas, asombran en primavera por su exuberancia.

Hoy, salpicado de orquídeas, jacintos, albahacas, violetas, búgulas, ranúnculos... es un privilegio contemplarlo.

Este entorno fresco es también el ambiente en el que se desenvuelven algunos ofidios.

Uno de ellos, la víbora de Seonae, atraviesa el camino ante nuestra atenta mirada, que ve cómo se pierde su bonito diseño entre la vegetación.


     Vipera seoanei - Víbora de Seoane
      Viola arvensis - Violeta de campo

También nosotros continuamos valle arriba ahora por senda, atravesando el arranque de los valles de Sousas y de Cualmarce, cuyos arroyos bajan al encuentro del Valverde.

Nuestra senda se separa del arroyo y ganamos altura por las praderías de la falda del pico Vallera.

Gagea sp. Liliácea bulbosa de largas hojas filiformes y flores con forma de estrella
Al poco de pasar junto a una cabaña, encontramos un buen lugar para hacer un pequeño descanso que nos reponga del desnivel que ya llevamos salvado.

Estamos cerca de los 1.600 mts.

Atravesando el arroyo de Sousas en dirección a la cabaña a los pies del pico Vallera; al fondo peña Solarco
    Draba dedeana, endemismo del norte y centro peninsular

Como nos hemos separado mucho del cauce del arroyo, decidimos proseguir a media ladera. Ahora por la falda de peña Solarco.

Esta pedregosa ladera está llena de variados fósiles de hace millones de años.

'eSrá' en la falda de peña Solarco, camina por la prehistoria, entre fósiles..
Cada piedra en la que nos fijamos tiene grabada una huella de tiempos remotos. ¡Interesante disciplina, la paleontología!

Atravesada la enorme pedrera, estamos muy cerca de alcanzar el collado Queixeiro a 1.750 mts. de altitud.

Dani y 'Ojolince' llegando al collado Queixeiro. A la dcha. peña Congosto

      Pulsatilla rubra - Flor del viento
Viola cornuta - Violeta de espolón largo y puntiagudo, endemismo de pirineos y Cordillera Cantábrica 










El collado Queixeiro da paso a los valles babianos de Vegaredonda y Congosto y tiene excelentes vistas de babia alta.

Tomando dirección este, comenzamos la subida al pico Pielda, cota previa al Morronegro.

Nuria y Javier, al comienzo de la ascensión al pico Pielda; abajo queda el collado Queixeiro y la figura de peña Congosto
  Iberodorcadion heydenii, insecto pipa propio de la cornisa cántabra

La ascensión al pico Pielda se realiza por terreno sencillo entre pequeños arbustos de junípero y brecina.


Androsace villosa - Cantarillo villoso, primulácea que crece a pleno sol en crestones venteados y fisuras de roquedos de la alta montaña
Esto nos permite hacer un buen reconocimiento de la flora y localizar al elegante insecto pipa en su variedad endémica de la cornisa cántabra, Iberodorcadion heydenii.

Pronto nos vemos encaramados en la rocosa cumbre del pico Pielda a 1.965 mts. que conserva algunos restos de trincheras.

Dani y 'eSrá' en el pico Pielda con vista a peña Solarco y tras ella el cordal de la Calabazosa
      Morronegro desde el collado Pielda

Toca ahora afrontar la imponente subida al Morronegro.

Bajamos del Pielda a su collado y aún nos parece más impresionante.

'Ojolince' durante la ascensión al Morronegro tiene el cordal del Montihuero a su espalda
'eSrá' ladera arriba ¡Ya falta menos!    
Mediante trazos de senda y siguiendo algunos hitos, la subida se hace bastante llevadera.

En esta rocosa ladera oeste crecen especies muy resistentes.

Teesdaliopsis conferta, crucífera propia de sitios expuestos y duras condiciones ambientales

Eso sí, el desnivel a salvar es considerable y, en más de una ocasión, nos detenemos para echar las manos, aprovechando esos momentos para contemplar el panorama.

Algo más de media hora nos lleva alcanzar los 2.151 mts. del pico Morronegro.

En la cumbre norte del Morronegro,
'eSrá.' tiene las mejores vistas
Corre un poquito de brisa y la temperatura es algo más fresca aquí arriba.

Es buen momento para el merecido almuerzo.

¡Vistas y compañía de altura! ¡Sólo hay que ver la foto de portada!

En descenso hacia la cumbre sur de 2.138 mts.
En la cumbre sur del Morronegro. Nuria, 'Ojolince', Javier y Dani  

Algo más tarde de las tres emprendemos camino hacia la cumbre sur.

Vamos a volver a Torrestío recorriendo algunas de las cotas que forman la sierra de la Maserona.

Dani desciende Morronegro con telón de fondo de 'Las Ubiñas'
    Iberodorcadion seoanei,
insecto pipa de coloración negro mate
De nuevo se cruza en nuestra senda un insecto pipa Iberodorcadion seoanei y nos detenemos a observarlo.

Presenta su forma de pipa y sin embargo, su color es negro mate, a excepción del arranque de las antenas, tarsos y uñas de un rojizo muy oscuro. Además presenta un aspecto rugoso punteado.

'Ojolince' avanza hacia La Loma, pico de doble cumbre
La Loma conserva un buen nevero en su vertical pared NE  

Por terreno cómodo nos encaramamos a La Loma, cota nada desdeñable de 2.062 mts.

El nevero que conserva en su pared NE nos impide ver su abrupta verticalidad.

Javier y 'Ojolince' comienzan a bajar de La Loma

Menos mal para salvar el importante desnivel decidimos descender por la ladera norte, asequible aunque muy pindia.

Un acercamiento del grupo en el descenso de La Loma, con el magnífico fondo del macizo de La Ubiña (Foto DANI)
Y llegamos al collado de la Gayuba      

¡Por fin llegamos al collado!

Tapizado de Gayuba o Uva de Oso Arctostaphylos uva-ursi, quien le confiere ese color verde vivo, este collado nos permite el acercamiento a la siguiente cota: El Arca.

Pico El Arca o Sierros Negros de 2.002 mts.
      Dani nos retrata en El Arca, con Morronegro y La Loma

Una corta trepada nos encarama a una cima muy especial.

El macizo de La Ubiña está al alcance de la mano y la imagen del cordal recorrido tampoco nos deja indiferentes.

Macizo de La Ubiña
¡Impresionante!
Descendemos de tan buena atalaya para recorrer una cresta rocosa que discurre en dirección norte, aún por encima de los 1.900 mts.
Dani y 'Ojolince' entretenidos en los resaltes de la formación pétrea
La cresta desemboca en una cota alomada de 1.942 mts.
Dani y 'Ojolince', bajando hacia la cota alomada con el pico Vallera de fondo
      Pindio el descenso hacia el valle de Valverde

Una vez en ella, en dirección NE distinguimos a corta distancia la peña Admón, de 1.954 mts.

Llevamos buena andadura y hay consenso para desestimar la visita a esta peña.

Enfilamos la bajada buscando los claros de vegetación.


El grupo se estira en la prolongada bajada al valle
Nuria atraviesa de un salto el arroyo de Valverde    
Al fin llegamos al valle de Valverde donde el arroyo nos pone el último reto del día.

Salvado su curso, con un buen salto (o dos), nos unimos al camino de la mañana que conduce a Torrestío.

Geum rivale - Cariofilada de agua, bonita rosácea que crece junto a los cursos de agua

Ha sido una jornada completa y variada.

De esas que hacen que 'Ojolince y Sra.' nos enganchemos aún más a compartir las aficiones con los amigos en la naturaleza.

¡Bien por este equipo!
A ver para cuándo preparamos la siguiente..

PLANO DEL RECORRIDO
DESCARGA DEL TRACK
Powered by Wikiloc
Foto DANI. ¡No podemos elegir mejor cierre!
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**