.

.

Imágenes del Ansar común con collar N57

Martes, 30 de Diciembre de 2015
Para despedir el año, 'Ojolince y Sra.' le hemos hecho una visita al entorno lagunar de La Nava en Palencia.
La 'Giralda de Castilla' preside el entorno de la Laguna de La Nava    
En esta ocasión, mientras disfrutábamos de la presencia de los grandes bandos de gansos que tienen como refugio invernal estas lagunas, distinguimos un ejemplar anillado y con collar amarillo N57.
Revisando su historia en diversas fuentes, sabemos de él que fue anillado en Alemania en el año 2.008 y que ha sido visto, año tras año, en el espacio natural de La Nava.
Este año tampoco ha querido faltar a su cita y aquí le hemos inmortalizado, grabándole unas imágenes de su vida cotidiana.
Se recomienda ver en HD.
Aprovechamos para desearos una buena salida y mejor entrada en el año nuevo.
Esperamos veros pronto a todos, por este espacio virtual que es el vuestro.
Ojolince y Sra.

La Peña de los Paseantes y los bosques del valle Estrecho

Domingo, 1 de Noviembre de 2015
Avanzado el otoño, apetece dar un paseo por los bosques, valles, colladas y peñas del entorno de Cervera, dentro del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre.
El arroyo del Valle invita al paseo. Sigámosle curso arriba    
No se nos hace difícil madrugar en domingo cuando sale tan agradable como el de hoy, primero de Noviembre.
  Salvia pratensis - Salvia de los Prados

Tras la obligada parada en Cervera de Pisuerga, nos acercamos a uno de los tranquilos pueblos del valle Estrecho.

Milpiés,
paseándose por la barandilla del puente de Ventanilla
Ventanilla, que así se llama la localidad, está en la cola del embalse de Ruesga y rodeado de inmensas praderas; además, cuenta con un bonito puente para salvar las aguas del río Rivera.
    Cinclus cinclus - Mirlo acuático

Son varias las ocasiones en que nos hemos detenido en él y siempre nos hemos visto bien acompañados.

Hoy, no quería faltar a su cita, la pareja de Mirlo acuático que 'Ojolince' fotografía con gusto.

El sendero, junto al arroyo del Valle, no puede estar mejor flanqueado

Cruzando el río Rivera, tomamos la pista que sube hacia la iglesia de San Adrián camino del cementerio y, sin desviarnos, nos hace transitar curso arriba junto al arroyo del Valle.

El camino pronto comienza a serpentear para internarnos en un magnífico hayedo mediante una pindia subida.

El desnudo hayedo nos recibe... 
... y también sus habitantes.
Lycoperdon echinatum - Cuesco de lobo o Bejín erizado
Entre las hojas caídas de hayas y robles asoma un 'Cuesco de lobo'.
El globoso carpóforo de este hongo está completamente recubierto de espinas o púas unidas por un trazado piramidal, lo que le confiere ese aspecto de erizo.

El arroyo del Valle serpentea en su descenso por esta sierra
Cervus elaphus - Ciervos... ¡a la carrera!    

En lo más frondoso del bosque las especies arbóreas se diversifican.

Avellanos y Mostajos, junto con Robles, Acebos y algunos buenos ejemplares de Tejo dan como resultado un bosque mixto de gran interés.


      Taxus baccata - Tejo, un ejemplar señorial


Un Trepador azul desciende al suelo para escudriñar entre la hojarasca e intentar dar con algún preciado fruto que llevarse al pico.

Sitta europaea - Trepador azul    


Poco a poco, el bosque se vuelve menos denso y comienzan a predominar los robles que aún conservan sus secas hojas en las ramas.
Quercus pyrenaica - Roble melojo o rebollo
El sendero sigue en ascenso y gira a nuestra derecha para situarnos sobre la cuerda de esta sierra a 1.450 mts. de altitud.
'eSrá sobre uno de los castros de la majada de la Corva    
El bosque ha quedado bajo nuestros pies y dominamos una amplia panorámica a uno y otro lados.

Nos aproximamos a la majada de la Corva donde las vistas de la sierra de Peña Labra son excepcionales.


Magníficos los bosques del valle estrecho; abajo Ventanilla y el embalse de Ruesga y al fondo la sierra de Peña Labra
A nuestra espalda, hacia el sur. El valle de Tosande y la sierra de la Peña
Rodeando la peña que tenemos por delante, llegamos al collado de la Corva.
Podríamos seguir todo recto en dirección sur por la pista-cortafuegos, pero nos resulta más apetecible perder unos metros y bajar a conocer el valle contiguo.
'Ojolince' llega al pilón que hay en la cabecera del valle del arroyo Valdecadero
Desde aquí, la ascensión a la peña de los Paseantes resulta más atractiva e interesante.

Sin prisa, vamos remontando la soleada ladera más oriental de esta peña, donde la vida se preserva en otoño.

Podarcis muralis - Lagartija roquera
Entre pequeñas matas de Albahaca agreste Acinos alpinus y Arzolla de roca Jurinea humilis, Vellosillas Hieracium pilosella y ClavelinasSalvia de los prados Salvia pratensis y bonitas Cincoenramas Potentilla reptans aún en flor, se despereza una 'roquera'.

Esto es síntoma del buen día con el que nos vemos agasajados.

    Eresus kollari - Moteada saltadora ♂
Alguna Chicharra de montaña, un macho de Moteada saltadora y hasta una Avispa a la que parecía quedarle pocas fuerzas, podemos observar durante este entretenido trayecto que nos lleva al collado de la peña de los Paseantes al que hubiéramos llegado en pocos minutos por la pista-cortafuegos.

La peña de los Paseantes desde el collado que lleva su nombre. Al fondo a su izquierda, asoma el 'Curavacas'
Eso sí, vengamos por un lado u otro, las vistas no nos las quita nadie.
Ahí tenemos a la elegante Peña Redonda, dueña y señora de estos lares
Y un poco más a la derecha...
'Ojolince' asomado al valle del Monte, con vista a las grandes cumbres de la Palentina
Desde el collado rodeamos la peña de los Paseantes por su izquierda y en un plis-plas estamos arriba.
'Ojolince y Sra.' en la Peña de los Paseantes a 1.643 mts.
No se trata de una gran elevación, pero es indiscutible que goza de un privilegiado emplazamiento.

Es el mejor balcón sobre el valle Estrecho desde Santa Lucía hasta el embalse de Ruesga, y desde él podemos obtener una de las mejores vistas de las sierras de Peña LabraPeña Sagra y los cordales de Fuentes Carrionas con sus emblemáticas cumbres.

    'Ojolince' toma el sendero en dirección al collado Burrián
Una vez dado el mejor de los repasos a esta orografía, bajamos al collado Burrián para desplegar la intendencia que ya es hora de comer.

En la cima de la peña de los Paseantes corría el aire pero en el collado, estamos resguardados y podemos almorzar cómodamente mientras seguimos disfrutando del panorama.

El valle del Monte nos espera ahí abajo. Al fondo, el Curavacas    
No es la primera ocasión que almorzamos en este collado, pero sí procedentes de Ventanilla, a donde pensamos regresar pasando por San Martín de los Herreros.
    Escasea la luz bajando por el hayedo
Emprendemos la marcha bajando por el hayedo que alcanza las inmediaciones del collado Burrián.

Este hayedo, desnudo de hoja, nos brinda un almohadillado camino en el que, de vez en cuando, asoma un ejemplar de curioso sombrerillo.

A ver quién nos ayuda a ponerle nombre...
Y, entretenidos como vamos, mirando bien donde poner el pie no vaya a haber un profundo agujero bajo las hojas...

...la bajada nos da una tregua y conseguimos enfocar el horizonte.

¡¡La vista nos deja perplejos!!

El otoño no puede estar mejor representado que en este 'valle del Monte'
El paseo se convierte en una auténtica delicia, y nos conduce a la majada de Brañosera.
Las aguas del arroyo del Monte crean un agradable entorno en la majada de Brañosera
Algunos acebos con sus frutos carmesí, adornan nuestro sendero


El sendero discurre junto al arroyo del Monte que baja ahora más tranquilo camino de San Martín de los Herreros, donde cederá sus aguas al río Rivera.


Amanita muscaria - Falsa oronja, 'Matamoscas'

Además de las setas bajo las hojas del hayedo, toca ahora distinguir las que crecen en la linde del camino.

Algunos Champiñones Agaricus campestris, Parasoles Macrolepiota procera y Falsas oronjas Amanita muscaria, somos capaces de diferenciar.

También las que crecen en el excremento vacuno como el Paneolo anillado Paneolus semiovatus.

¡Todo un mundo, interesante y complejo el reino Fungi!

Al arroyo del Monte se le une ahora el arroyo Porciles que baja de las faldas de peña Urtejas. En este lugar hay otra majada con una bien conservada cabaña.

Cabaña-refugio del Monte    
Clematis vitalba - Hierba de los Mendigos (frutos)   

Dejamos atrás la majada y continuamos sendero por la margen derecha del arroyo.

Poco más adelante se encuentra la antigua mina, con dos buenos vigilantes que la guardan.

Antigua mina abandonada...
    ...y zoom a los dos vigilantes

Desde aquí, pocos metros nos faltan para entrar en San Martín de los Herreros.

Tras atravesar el río Rivera por su ancho puente, recorremos la travesía principal del pueblo y salimos de éste por la carretera a Ventanilla P-210.

Cruzamos el ancho puente sobre el río Rivera para entrar en San Martín de los HerrerosRecorridos unos 700 mts. de carretera, tomamos la derivación a nuestra derecha cruzando un pequeño puentecillo sobre el río Rivera.
Motacilla alba - Lavandera blanca o Aguzanieves  

El trazado que tomamos forma parte del Sendero Histórico GR-1 que recorre la península de este a oeste, por el norte.

'Ojolince y Sra.' vamos a emplear el tramo que une San Martín de los Herreros con Ventanilla, para así volver a nuestro punto de partida.

Algunos tramos del GR-1 se convierten en auténticas praderías aprovechadas por el ganado y otros moradores
      Pyrrhocorax pyrrhocorax - Chova piquirroja
Estas praderías proporcionan alimento a una buena cabaña ganadera con la que nos vamos topando, durante todo el trayecto.

Una pareja de Chova piquirroja ha encontrado en ellas el lugar idóneo para buscar su alimento, los invertebrados, que a veces obtienen escudriñando los excrementos vacunos.

'Ojolince' avanza, junto al río Rivera, en dirección a Ventanilla
El camino nos aproxima al río Rivera y vamos junto a él durante un tramo en el que vemos salir de su cauce una hermosa Garza real junto a un Ratonero, ambos moradores de este bonito lugar.
El ganado vive en armonía con el entorno ¡Maravilloso lugar!
Y así, relajados y muy contentos de haber decidido venir a estas tierras palentinas a disfrutar del otoño, cerramos el círculo llegando a Ventanilla.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea roja
DISTANCIA TOTAL -> 15 Kms.        ASCENSIÓN ACUMULADA -> 974 mts.
TIPO DE TRAZADO -> Circular        DIFICULTAD -> Media - Baja
TIEMPO TOTAL -> 6 h. 30'        DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Un placer recibir vuestra visita. Hasta pronto.
'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

La Pinareja y el Oso por la umbría de la Mujer Muerta

Sábado, 10 de Octubre de 2.015
Las ocasiones que nos han llevado a recorrer la elevación conocida como Mujer Muerta dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama han sido partiendo de la vertiente madrileña.
La silueta de la Mujer Muerta se distingue con claridad desde la vertiente segoviana
Ganas le tenemos al reconocimiento de su cara norte, conocida como umbría de la Mujer Muerta; hoy es el día que hemos elegido para ello.
      Carduelis spinus - Lúgano
Como hiciéramos el invierno pasado para ascender la Vereda nevada al puerto de Pasapán, nos acercamos al segoviano pueblecito de La Losa.

En la salida del Km.82 de la N-603 abandonamos la nacional y tomamos la pista que conduce al edificio abandonado 'El Panorámico'.
Jasione laevis - Botón azul




El GR-88 nos introduce al pinar de rectilíneo pino silvestre



Crocus serotinus - Azafrán de otoño o tardío
Junto al Panorámico hay un letrero que informa de la declaración en 2.013 de estas extensiones como Parque Nacional y de los recorridos que se pueden realizar.

El pasado Enero aquí dejamos el coche, pues la inmensa nevada lo cubría todo y no nos permitió avanzar por la pista. LA CRÓNICA DE ENERO AL PASAPÁN

Hoy sí lo hacemos, recorriendo un par de kilómetros para aparcar en el punto de encuentro del GR-88 con la Cañada Real Soriana.

A las diez de la mañana, con poca luz y un viento que aunque no es frío si es molesto, emprendemos la marcha por el GR-88 que, en dirección sureste, nos interna en el pinar de pino silvestre de las faldas de la Mujer Muerta.

Abandonado el GR-88, la pista nos va elevando sin dificultad hasta la misma umbría de la Mujer Muerta
      Zoom a la cabeza y cuello de la Mujer Muerta
Pero... ¿Por dónde se ataca esto?
El camino por el pinar es atractivo, tiene vida.

Las suaves temperaturas y lluvias de los últimos días han hecho reverdecer, e incluso florecer, algunas especies.

Mosquitas azules Linaria elegans, Hierba de Santiago Senecio jacobaea, Azafrán tardío Crocus serotinus, Botón azul Jasione laevis y algún Gordolobo.

'Ojolince' contempla las ascensión que nos espera por 'la Pedrona';
por delante y en el centro destaca 'el Peñotillo'

No llevamos recorridos dos kilómetros cuando debemos abandonar el GR, tomando un sendero a nuestra izquierda que nos hace atravesar el arroyo de la Pedrona y enfilar la subida a la Pinareja por su falda norte conocida como 'la Pedrona'.

El canchal que conforma la cara norte de la Mujer Muerta es de considerables dimensiones
A la salida del pinar nos encontramos a unos 1.900 mts. y nos sumimos en este 'mar de piedra' denominado 'la Pedrona'.
La vegetación en esta enorme canchalera queda reducida al Piorno serrano Cytisus oromediterraneus y a algunas manchas de Enebro rastrero Juniperus communis ssp. alpina que es mejor esquivar.
La meseta se desdibuja allá abajo, entre la luz tamizada por las nubes
Poco a poco vamos remontando la pedrera, siguiendo más bien nuestra intuición que los escasos y desordenados hitos que podemos localizar.
Hacia el este, nos anima un azulado claro
que ilumina 'el Peñotillo'  

Ni la vereda que hemos seguido por el pinar, ni esta pedrera están siendo hoy muy frecuentadas.

Únicamente nos hemos encontrado a un chaval con una enorme y vacía cesta, buscando Boletus.

Hacia el oeste rostro y cuello de la Mujer Muerta
¡A ver si encontramos el collado de acceso! 

Llevamos más de una hora de ascensión y decidimos hacer un alto para reponer fuerzas y consultar el plano...

...a ver dónde se encuentra el collado que mejor nos permita acceder a la cuerda de la Mujer Muerta.


'Ojolince' desafía a la gravedad en el tramo más vertical de la umbría de la Mujer Muerta
Nuevamente en marcha, nos enfrentamos al tramo más vertical de la Pedrona, justo bajo la cabeza de la Mujer Muerta.

Unos pocos minutos más de ascensión nos conducen, sobre inestables bloques graníticos, a una canal herbosa que da acceso a un collado al oeste de La Pinareja.


'Ojolince', muy sonriente, con la Meseta a sus pies
Alcanzado el collado, ya tenemos al ladito a la Pinareja    
A la salida del collado, miramos a nuestra izquierda y...

... ¡¡ahí esta!!

La Pinareja, con algún que otro montañero que ya ha hollado su cima desde la vertiente madrileña, suponemos.

'Ojolince y Sra.' en la Pinareja a 2.197 mts.
Tenemos el recuerdo de que el gran hito que hay en su cumbre era mucho mayor, la última vez que subimos.

Y así es ¡MIRAD!:
MUJER MUERTA 2013

Las ventiscas y nevadas de estos dos últimos años le han pasado factura!!


Ojolince se dirige hacia 'el Oso' atravesando los dedos de la Mujer Muerta
El viento, a esta altitud, se ha incrementado pero parece que el día se mantiene sin llover.
Decidimos continuar con el plan de ruta previsto y nos dirigimos a 'El Oso', por el tramo conocido como 'los dedos de la Mujer Muerta'.
Interesantes las observaciones durante este trayecto    

No faltan a su cita especies como...
Alchemilla saxatilisSaxifraga pentadactylis que aún tapizan de verde el pedregal.

Gentiana lutea seca y carente de sus vistosas flores.

  Hieracium pilosella - Vellosilla
Senecio pyrenaicus ssp. carpetanus (endemismo del Sistema Central).

Linaria de roca Linaria saxatilis y numerosas Vellosillas Hieracium pilosella, que salpican con sus gualdas flores nuestra travesía entre los crestones que forman los dedos de la Mujer Muerta.

'eSrá' con la cabeza y dedos de la Mujer Muerta    
Superado ese entretenido tramo, son pocos los metros que nos separan de la cumbre en peña El Oso.
    'Ojolince y Sra.' en la Peña del Oso a 2.196 mts.
No nos detenemos más que el tiempo suficiente para tomar algunas instantáneas de todo lo que nos rodea.

Estamos en el vientre de la Mujer Muerta, y ahora toca descender por sus piernas para llegar a los pies.

El perfil de la Mujer Muerta se va suavizando durante el descenso de peña El Oso    
'eSrá y cía' en el collado previo al pico Pasapán    
Como en las anteriores ocasiones que hemos recorrido esta travesía por las piernas de la Mujer Muerta, la tranquilidad del camino nos permite ir contemplando el paisaje y disfrutando de algunos encuentros e interesantes avistamientos.

Eresus kollari - Moteada saltadora ♂
¡Un macho de araña moteada saltadora y cómo cambia el ambiente en el campo!

Vive en un tubo bajo tierra, alimentándose de insectos y miriápodos y sale, durante la estación otoñal, con intención de encontrar una hembra.
Menos vistosa que el macho, la hembra es completamente negra y, si surge el encuentro, ambos vivirán y se alimentarán en el mismo tubo.

Aegypius monachus - Buitre negro
Si, por el contrario, en vez de mirar al suelo lo hacemos al cielo, tenemos la fortuna de avistar tres buitres negros.

El buitre leonado ha sido fiel compañero en lo que llevamos de recorrido por la crestería junto con una pareja de chovas piquirrojas y otra de cuervos; sin embargo, es ahora cuando se produce la aparición de los negros.

'Ojolince' en el último tramo de ascensión al pico Pasapán
Un corto aunque empinado tramo de terreno mixto nos permite alcanzar los pies de la Mujer Muerta.

Ya estamos en último dos mil de este cordal... el pico Pasapán.

'eSrá.' en el pico Pasapán a 2.005 mts. con peña El Oso a su espalda
Ojolince desciende el Pasapán con vista al valle del río Moros y pésima luz  
El descenso del Pasapán nos dirige inicialmente hacia la falda sur de estas elevaciones.

De este modo, vamos disfrutando del valle del río Moros que se abre en una profunda cuenca bajo nuestros pies, bien nutrido de pino silvestre.

Steropleurus stalii - Chicharra de los piornales de montaña
Por él retornamos en la larga ruta antes mencionada MUJER MUERTA 2013 , a nuestro punto de partida en tierras madrileñas.

En esta ocasión, vamos a volver a la vertiente segoviana por la que hemos venido y nuestros pasos nos llevan al puerto de Pasapán.

Ojolince llega al puerto de Pasapán a 1.846 mts. divisoria de ambas vertientes de esta alineación montañosa
Atlantarctia cf tigrina - Gitana atigrada
(oruga de mariposa nocturna)    
Como el viento sigue siendo bastante molesto en altura, decidimos bajar unos metros por la vereda que parte a nuestra derecha y buscar un buen agrego para comer.

Esta ancha pista es uno de los recorridos señalizados en el Parque Nacional, para acceder a la cuerda de la Mujer Muerta.

'eSrá' desciende por la vereda del puerto de Pasapán

    Paneolus semiovatus - Paneolo anillado
sobre excremento vacuno


El trazado, de innumerables zetas, pertenece al GR-88 que esta mañana temprano 'Ojolince y Sra.' abandonásemos para ascender La Pedrona.

Pronto nos encontramos llegando al bonito mirador de Milanillos, así llamado por mostrar una amplia perspectiva del valle que conforma el río Milanillos en su descenso por estas boscosas laderas de la Mujer Muerta.

A resguardo del viento y recibiendo con satisfacción los primeros rayos de sol, nos sentamos a comer.

Valle del río Milanillos desde el mirador. La meseta Castellana hasta donde se pierde la vista.
Lycaena phlaeas en Senecio jacobaea    
El sol tiene fuerza a esta hora y consigue despertar la actividad de un ejemplar de Manto bicolor que hace las delicias de 'Ojolince y Sra.'

¡¡Cuánto tiempo hacía que no veíamos una!!

A más de las cuatro, retomamos el camino con parón obligado en la fuente y chozo de Pastores que en Enero viéramos completamente congelados bajo buen manto de nieve.

El arroyo que baja por la falda de peña El Oso al encuentro del río Milanillos, crea este paraje que invita a subir por él
Junto al chozo de Pastores hay un manantial y podemos comprobar la vida que alberga.
Crocus serotinus - Azafrán tardío (variedad blanca)
Dedaleras Digitalis purpurea, Espinas de Calvero Centaurea ornata, Hierba de Santiago Senecio jacobaea, Azafrán tardío Crocus serotinus, Hepática blanca Parnassia palustris y Lenteja de agua Lemna minor, todas se reúnen en este entorno donde las aguas mantienen la humedad y facilitan algunos reductos de suelo encharcadizo.

Continuamos el descenso por el GR-88 que nos introduce a la semioscuridad del rectilíneo pinar.

Animados por la escucha y observación de algunos páridos y fringílidos llegamos a cerrar el círculo emprendido esta mañana.
     'Ojolince y Sra.' junto a la Mujer Muerta de Guadarrama
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea roja
DISTANCIA TOTAL -> 17,60 Kms.            DESNIVEL ACUMULADO -> 1.201 mts.
TIPO DE TRAZADO -> Circular            DIFICULTAD -> Media

TIEMPO TOTAL -> 7 h. 50'            DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Os agradecemos la visita, quedando emplazados para la siguiente.
'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**