.

.

Peñacorada desde Cistierna

Sábado, 23 de Septiembre de 2017
Al fin concluye el parón montañero del verano y nos vamos a Cistierna a subir Peñacorada, montaña emblemática para los vecinos de esta localidad que descansa a los pies del macizo.
'Ojolince y Sra.' en la cima de Peñacorada a 1.835 mts.
Crocus serotinus - Azafrán tardío o de otoño,
de filamentos amarillos      

A la cumbre de Peñacorada puede llegarse desde varios pueblos. Como ésta va a ser nuestra primera ascensión, decidimos hacerlo desde el propio Cistierna.

Aparcamos en la parte alta del pueblo, en el centro Geriátrico, donde a las 10 de la mañana reina una paz absoluta.

'Ojolince' en el inicio de la senda donde se encuentra el primer poste de madera
      Ganamos altura muy poco a poco por la pista del pinar
La ruta está balizada y en los postes consta la leyenda: Perimetral Peñacorada Nº4, al tratarse de una clásica ascensión.

El camino nos introduce en un pinar de repoblación de Pino silvestre donde, a esta hora, el rocío de la mañana ha generado un fresco y húmedo ambiente, que agradecemos.

Macrolepiota procera - Parasol      
Al discurrir por la vertiente noroeste del macizo, nos vamos encontrando pequeñas escorrentías y algún que otro manantial que hacen de este bosque un oasis de vida, después de un verano tan seco como el que hemos padecido.

Poco a poco, ganamos altura y los silvestres comienzan a estar mezclados con algunas hayas.

'eSrá' descansa en el asiento que le ofrece una de las primeras hayas del recorrido
La pista avanza en dirección este y pronto llegamos a una captación de agua donde hay un pilón de buenas dimensiones.
En 'El Travesal' disfrutamos de la vista hacia los valles de Sabero y la montaña central leonesa
      Crocus serotinus - racimo de Azafrán de otoño
En este punto abandonamos la pista, tomando el sendero que sale a mano derecha entre espinos, fresnos, sauces, hayas y serbales, bien alimentados por las aguas del arroyo Redimora.

A los 3,5 kms. de recorrido llegamos a collado de los Ratones  donde se abre ante nosotros un magnífico panorama de cumbres de la Montaña Palentina.

'eSrá' en el collado de los Ratones a 1.440 mts., con el Espigüete y el Curavacas al fondo
Anthyllis vulneraria ssp. alpestris
Vulneraria de flor amarilla    
Este collado separa el valle del arroyo Redimora por el que hemos subido, de la vertiente del pueblo de Fuentes de Peñacorada que ahora alcanzamos a ver.

Damos comienzo una 'pindia' subida por la ladera norte del macizo donde crecen, a uno y otro lados de nuestra senda, fuertes pimpollos de silvestre y algunas hayas.

'Ojolince' asciende desde el collado de los Ratones la pindia ladera norte, de inmensas vistas
Pocos minutos nos lleva alcanzar la cresta del macizo donde el arbolado da paso al roquedo y la rala vegetación.
El pueblo de Fuentes de Peñacorada asentado en la ladera sur de los picos Moro y Cerroso 
      Al fondo despunta Peñacorada
En dirección este, avanzamos por la cresta y podemos ver, a cierta distancia, cómo asoma nuestro objetivo, el punto más elevado de este macizo.

Salvado un pequeño collado llegamos a una gran vaguada que recibe por nombre campos de la Laguna.

Los campos de la Laguna, de buenas dimensiones, de dónde parece emerger Peñacorada
Saxicola rubetra - Tarabilla norteña,
con su distintiva ceja blanca
Salpicados del bonito Azafrán de otoño, se hace atractivo el paso por estos campos de la Laguna, que se encuentran ya a 1.650 mts. de altitud.

Bisbitas y Lavanderas, Acentores comunes y Tarabillas norteñas campan  a sus anchas por este territorio.

'Ojolince' se aproxima a Peñacorada por la ladera sur de sus estribaciones
      Lysandra coridon - Niña coridón (izda.)
Zygaena fausta - Gitana (dcha.)

Una vez atravesados los campos de la Laguna, avanzamos por la ladera sur de las estribaciones de la gran elevación.

La soleada ladera tiene actividad de lepidópteros en las escasas flores que encontramos a nuestro paso.

Hipparchia semele - Sátiro común      

Al fin, llegamos a la base de la Peña que se encuentra a 1.700 mts de altitud y es donde arranca una senda que nos ayudará a salvar el desnivel que nos queda.

'eSrá' al comienzo de la subida a Peñacorada.
El panorama ¡promete!
  'Ojolince' se aproxima a la primera elevación de Peñacorada

Paso a paso, vamos ganando terreno a la cresta.

Y pronto nos vemos encaramados en la primera elevación.


'Ojolince' a pocos metros de coronar Peñacorada    

Bordeándola por la cara norte, la senda, algo más aérea, nos eleva a la cima, sin mayores dificultades.

'eSrá' en la cumbre de Peñacorada a 1.835 mts. con vértice geodésico y 2 buzones.

Hacia el norte los Mampodres, las Pintas, el Yordas... ¡hasta Torre Santa alcanzamos a ver!
    Timarcha tenebricosa - Coleóptero de nariz sangrante

No estamos solos en la cima de Peñacorada.... hormigas, coleópteros, zapateros, abejas y abejorros, moscas...

Un batallón de insectos aprovecha las horas centrales del día con febril actividad.

Cephenemyia stimulator - Mosca de las narices del corzo

La Mosca de las narices del Corzo, de alas transparentes y llamativa banda transversal negra del tórax, es una especie frecuente en Centro-Europa pero de la que, hasta hace relativamente poco, no existían citas en la península.


Al noreste el alto Cea y al este el Espigüete y el Curavacas nos saludan de nuevo
La larva necesita del Corzo como hospedador específico, provocando en los animales parasitados problemas respiratorios y dificultades para alimentarse.

'Ojolince' en descenso con vista al oeste: Susarón, montes de San Isidro, Correcillas o Polvoreda y, allá al fondo, Peña Ubiña.
      Lampides boeticus - Canela estriada

Durante el almuerzo y el cresteo de bajada seguimos en compañía.

Una pareja de Chova piquirroja  nos deleita con sus acrobáticos vuelos y sonoros reclamos.
Además, varios son los Buitres leonados que están cicleando en las inmediaciones de nuestro cordal.

Tampoco está nada mal la vista de Peñacorada que dejamos a nuestra espalda
Bordeamos las estribaciones de Peñacorada, ahora por su ladera norte, caminando sobre el paraje denominado 'los Cuatro Vientos'.
En los Cuatro Vientos 'Ojolince' fotografía el valle de Fuentes de Peñacorada
y su bosque que 'trepa' ladera arriba
Así, llegamos al punto de unión con la ruta de subida, en la vaguada de campos de la Laguna.
    'Esrá' en la vaguada de campos de la Laguna, rodeada de azafranes

Sobre el papel, habíamos valorado la opción de variar el camino de regreso a Cistierna si, como es el caso, llegábamos con tiempo suficiente a esta vaguada.

Crocus serotinus - Azafrán de otoño,
variedad de tépalos blancos

Son las cuatro y consideramos que aún tenemos tarde de sobra para explorar un nuevo camino de retorno.

Ponemos rumbo suroeste y vamos descendiendo por una quebrada bastante despejada de vegetación.

Esta quebrada ha sido abierta por el arroyo del Molino, que baja hacia el valle creando una profundo barranco.

'Ojolince' camina en dirección SO, junto al lecho del cauce abierto

En pocos minutos hemos descendido casi 100 mts. y debemos abandonar dicha garganta para cambiar de valle.

Tenemos ante nosotros la ladera este de peña Mayor y no lo dudamos.. ascendemos a su cumbre de vistas excelentes.

'eSrá' en la cima de Peña Mayor de 1.704 mts. (no tenemos la certeza de que éste sea su nombre) con vista a Peñacorada    
'Ojolince' estudia la mejor forma de llegar al collado Lero,
que ya se ve al otro lado de esta garganta
Al bajar de peña Mayor, continuamos descendiendo, ahora en dirección oeste, para atravesar una nueva garganta.

Al otro lado de ésta se encuentra el collado Lero al que nos dirigimos.

Salvada la garganta, encontramos una senda para alcanzar el collado Lero
Hipparchia semele - Sátiro común      
El collado Lero se encuentra a 1.454 mts. de altura.

Es la vía de paso al valle del arroyo de Arrón, por el que podemos descender hacia Cistierna.

Desde el collado Lero tenemos un descenso muy entretenido por el valle del arroyo Arrón
      Zygaena fausta - Zigena o Gitana
Boloria dia - Perlada violeta
sobre Senecio jacobaea
















El camino, aunque no muy definido, nos lleva entre robles, quejigos, encinas, acebosespinos, rosales.. Nos alegra descubrir además de las Merenderas, alguna Hierba de Santiago en buena floración y con inquilinos.
Un roble de notables dimensiones y copa espectacular ¡Qué belleza!
Abrevadero seco del arroyo Arrón      


Un poco más abajo, a unos 1.300 mts. de altitud, llegamos a un abrevadero.




Lysandra coridon 
Niña coridón

En lo que llevamos recorrido por esta vertiente, no hemos visto ni un atisbo de agua.

El pilón y el caño de este abrevadero están completamente secos.

Aún así, los grandes árboles de este valle no defraudan y nos muestran su poderío y belleza.

Abandonamos el valle de Arrón tomando un camino que, en dirección oeste, nos lleva por la falda sur de las cumbres de Canales.

Quercus fagineaQuejigo,
de amplia copa y con buena densidad de hoja
Sciurus vulgaris - Ardilla común,
en uno de los Pinus sylvestris      
A los 1.200 mts. de altitud nos encontramos con el pinar de Silvestres y la larga pista que discurre sinuosa y, sin pérdida, hasta Cistierna.

PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO

DISTANCIA TOTAL -> 14,50 mts.
TIPO DE TRAZADO -> Circular
TIEMPO TOTAL -> 8 h. 17'
ASCENSIÓN ACUMULADA -> 999 mts.
DIFICULTAD -> Media




El recorrido seguido está dibujado en linea azul
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Nos ha gustado mucho nuestra visita al macizo de Peñacorada y no será ésta la única ocasión en que le visitemos.
      'Ojolince y Sra.' llegamos a Cistierna
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

Al Collado Jermoso desde Cordiñanes

Lunes, 14 de Agosto de 2017
Vamos de ruta al Macizo Central de Picos de Europa.
Vista de Collado Jermoso con su refugio 'Diego Mella', desde Las Colladinas
      Linaria alpina,
de flores purpúreas con incipientes lóbulos anaranjados

¡Macizo Central de Picos!
Esto son 'palabras mayores' para 'Ojolince y Sra.'
Sin embargo, con la compañía que llevamos, quedamos liberados de toda preocupación.

A propuesta de Luisfer CAMINANDO. BLOG DE LUISFER nos reunimos un grupo de amigos, montañeros y apasionados de la naturaleza.

Javi, Yoli y Luisfer vienen de Barruelo de Santullán, Álvaro de Aguilar de Campoo, Verónica de Cervera de Pisuerga y Luis de Villaeles de Valdavia NATURALEZA DE LA VALDAVIA.

Álvaro, Yoli, Javi, Luisfer, Verónica, Luis y 'Ojolince' al comienzo de la senda que parte de Cordiñanes
      Tomamos la senda conocida como la Rienda de Asotín
En Boca de Huérgano hacemos la parada de rigor para intercambiar saludos tomando un café y, minutos después, salimos hacia el puerto de Pandetrave.

Para realizar la travesía que Luisfer ha planeado debemos dejar un vehículo en el puerto, tras lo cual, bajamos hacia Cordiñanes donde comenzamos ruta.

Impresionante vista del Macizo Occidental, desde la Rienda de Asotín
Antirrhinum braum-blanquetii
Boca de Dragón pálida


Antes de las diez de la mañana, tomamos el PR PNPE-16 que, en su tramo inicial partiendo de Cordiñanes, se conoce como la Rienda de Asotín.



La Rienda de Asotín es un tajo abierto en la montaña, no apto para quién sufra de vértigo 
El grupo ganando altura por la Rienda      


La estrecha senda, abierta a media altura de una pared vertical de roca, está asegurada con una maroma que nos facilita la ascensión y da confianza en algunos pasos delicados.

Uno de los bonitos enclaves de esta ascensión. Un balcón de vistas excelentes
Nos internamos en el hayedo de Asotín      


Rodeando la peña del Porrocho la rienda nos introduce en el hayedo de Asotín.


Polyommatus coridon - Niña Coridón ♀, en el Parque Nacional vuela la subespecie 'asturiensis'

Es un hayedo coqueto, y con la escasa luz de esta temprana hora, como de cuento.

Eso sí...

No faltan los primeros habitantes del bosque, que ya han dado comienzo a su actividad.

Tampoco faltan las vistas durante la subida por el hayedo.


Torre Bermeja y Torre Santa de Castilla, imponentes con la luz de la mañana
Da gusto caminar por el hayedo, de almohadillado piso y fresca temperatura
      Linum viscosum - Lino viscoso

Seguimos ganando altura bajo la buena sombra del hayedo, localizando especies tan vistosas como el Lino viscoso.

Poco a poco, el hayedo va clareando.


El grupo,
a la salida del hayedo de Asotín
Boloria dia - Perlada violeta,
poco frecuente en el Parque      

Y, la empinada senda, nos eleva a las inmediaciones de la vega de Asotín.



El tramo final para llegar a la Vega de Asotín nos devuelve esta estampa del macizo occidental de Picos
Casi dos horas después de salir de Cordiñanes, alcanzamos la amplia y herbosa
vega de Asotín y sus 1.400 mts. de altitud.
      Carlina acaulis - Carlina, Cardo ajonjero

El grupo se toma un respiro y un tentempié en la vega de Asotín.

Además, le dedicamos unos minutos a la fotografía de paisaje, de grupo y macro.

Hipparchia hermione
(antes 'alcyone')
Banda acodada

Pereza nos da abandonar la Vega donde se está tan agusto.

Ahora debemos poner rumbo norte y enfilar la dura subida que se presenta a nuestra izquierda, hacia el collado Solano.

El grupo se estira durante la subida a collado Solano
      Podarcis muralis -Lagartija roquera

El desnivel a salvar para alcanzar el collado es de doscientos metros.

Esto, unido a que la temperatura va en aumento, nos garantiza un buen desgaste.

Nos reagrupamos en el collado Solano, a disfrutar de las vistas y recuperar resuello
Luis a 1.600 mts. y las vistas desde collado Solano, con Peña Santa de Castilla al fondo
Las observaciones de lepidópteros a esta altitud están resultando de lo más interesante.
    Erebia pronoe - Montañesa dentada
Erebia cassioides ssp.buronica
Montañesa concéntrica  






Zygaena filipendulae
Gitana de seis puntos




Zygaena contaminei - Gitana restingida a la zona centro,
vertiente cantábrica y pirineos   







Dejamos atrás collado Solano avanzando, en dirección este, por la traviesa de Congosto
El tramo de la Traviesa es de los que crea afición para los amigos de la ornitología.
Acentores alpinos, Gorriones alpinos y hasta un Treparriscos, se acercan al grupo para darnos la bienvenida a la alta montaña. ¡Qué lujo!
Tichodroma muraria - TreparriscosEl Treparriscos es una pequeña ave que vive en las cimas calcáreas, moviéndose con facilidad por paredes rocosas.
Es insectívora pues captura todo tipo de invertebrados en huecos, fisuras y repisas que cuentan con algo de vegetación.
      Prunella collaris - Acentor alpino, bien simpático
La traviesa de Congosto nos lleva bordeando la torre donde se asienta el refugio de Collado Jermoso.

Escasos metros de bajada nos llevan al arranque de la canal que nos alzará a Collado Jermoso, después de salvar 400 mts. de desnivel.

El grupo perdiendo altura para buscar la canal del Jermoso
Polyommatus coridon - Niña coridón,
una de las más de cien especies de licénidos europeos    

Dando un importante giro a nuestra izquierda comenzamos a afrontar la subida por el Argayo Congosto.

Una riega desciende por esta canal y la vida se mueve en torno a ella.

El grupo zigzaguea ascendiendo la abrupta canal hacia Jermoso
Campanula arvatica ssp. arvatica
Campanilla de Picos, endémica de la C.Cantábrica
Saxifraga aizoides - Saxífraga amarilla
en rocas rezumantes y fisuras de 1.000 a 2.000 mts.
















Javi, 'en faena'
En algún momento hemos de echar las manos. Hay que atravesar la riega con precaución.
¡¡Otro 'Treparriscos'!!      














Unos minutos más y ya casi estamos arriba...
      Silene acaulis - Silene 'musgo'

La vegetación a esta altitud se adapta como puede, tapizando las rocas que le sirven de sustento.

Por fin, vemos asomar el tejado del refugio y, como siempre, está bien solicitado.

En Collado Jermoso, el refugio 'Diego Mella' y su apreciada mesa a 2.064 mts.
Prunella collaris - Acentor alpino (anillado)     
En Collado Jermoso hay tiempo para todo...
Disfrutar de las vistas, charlar con amigos y conocidos, tomar una cervecita, observar fauna y flora, hacer unas fotos...

Grupo completo en Collado Jermoso con vista al Llambrión.
Foto cortesía de Lucía y Jesús (Montañeros Vallisoletanos) a quién saludamos allí y ahora
Lucía, Jesús y 'Ojolince y Sra.' nos encontramos en Collado Jermoso 
      Pyrrhocorax graculus - Chova piquigualda

El tiempo pasa volando y ya son las tres de la tarde.

Después de comer cómodamente en una de las mejores mesas del mundo...
... emprendemos marcha hacia las Colladinas.

De camino a las Colladinas, la vista del collado y del refugio se muestran bien diferentes
      Crepis pygmaea - Achicoria enana
Pyrgus serratulae - Ajedrezada verdosa      









La senda hacia las Colladinas es muy pedregosa y está salpicada de bellas Achicorias enanas de hojas con pubescencia grisácea, que crecen bien entre las piedras y a pleno sol.
Hacia las Colladinas vamos dejando 'Jermoso' allá
Montifringilla nivalis - Gorrión alpino
el rey de la alta montaña    
Además de bien marcada, la senda sigue siendo ascendente...
¡está visto! hoy toca subir y subir.

Sopla viento y las nubes han cubierto por completo el cielo, así se camina mejor.

Bien marcada la senda en el paraje de las Colladinas
      Hacia la vega de Liodres

Alcanzada la máxima cota de las Colladinas nos despedimos de 'Jermoso' pues ya no volveremos a verlo en el día de hoy.

Toca ahora bajar por la pedregosa senda que nos llevará a la vega de Liodres.

Rupicapra pyrenaica parva - Rebeco (madre con su cría)    
Una mirada atrás para admirar la estilizada Torre de las Minas de Carbón
      Pasamos junto al Llagu bajero
En el sedo de la Padiorna vemos la vega de Liodres, ahí abajo    











Salvado el sedo de la Padiorna descendemos a la vega de Liodres.

En la vega de Liodres, Luis nos entretiene volando su dron      
Geranium subargenteum - Geranio de gleras y pastos pedregosos
endémico de la Cordillera Cantábrica
Atravesamos la vega en dirección sur, hacia Tiro Pedabejo.

Poco después de dejar una boca mina a nuestra derecha, pasadas las cinco de la tarde, alcanzamos la pradería donde se ubica el casetón de Liodres.

El casetón de Liodres a 1.868 mts., buen lugar para el descanso en plena naturaleza.
Al fondo, la subida al collado de Pedabejo
Rupicapra pyrenaica parva
Un Rebeco a la carrera...
      El grupo en 'faena', subiendo al collado de Pedabejo

Desde que salimos de Jermoso, llevamos más de dos horas de recorrido y decidimos que éste un buen lugar para descansar y reponer las ya bastante mermadas fuerzas.

Alcanzado el collado de Pedabejo, de nuevo nos encontramos a 2.000 mts. de altura      
Nos queda la subida al collado de Pedabejo para lo que aún tenemos que salvar un desnivel de otros 200 mts.

Desde aquí, ya todo es bajada hasta llegar al puerto de Pandetrave.

La canal de Pedabejo es un paso abierto entre las grandes torres de este macizo
      Prunella modularis - Acentor común

Vamos descendiendo con precaución por la canal de Pedabejo.

La piedra suelta, el desnivel y el cansancio acumulado hace que pongamos los cinco sentidos.




Aconitum vulparia - Matalobos
    Sempervivum vicentei - Siempreviva


















Y llegamos al pilón de Pedabejo...
La escasa luz que nos queda hace que nos entretengamos muy poco en la bajada y menos aún en los casi 6 kms. de pista del pilón a Pandetrave.
El ambiente está volviendo inestable y la tormenta amenaza allá de donde venimos.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea azul
DISTANCIA TOTAL -> 20 Kms. aprox.                  TIEMPO TOTAL -> 11 h.
TIPO DE TRAZADO -> Lineal (Travesía)                DIFICULTAD -> Alta
DESCARGA DEL TRACK (Datos GPS Luisfer)
Una gran jornada por 'Picos' que 'Ojolince y Sra.' no olvidaremos.
Muchas gracias por ello, amigos.
'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS DIFICULTADES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**