.

.

8º Aniversario de 'Ojolince y Sra.' con nuestro fiel pájaro Moscón

Abril 2018
Pues sí, amigos.
El blog de 'Ojolince y Sra.' acaba de cumplir sus ocho años.
Y, para conmemorar el octavo aniversario, nos gusta la idea de hacerlo con uno de nuestros fieles amigos alados.
      El pájaro Moscón
Todos los años, por estas fechas, el diminuto pájaro Moscón regresa al territorio de 'Ojolince y Sra.'
      Remiz pendulinus ♂, bien perchado
    Asomando en la boca del nido
Esta pequeña ave (y alguna otra) fue de las primeras en atraer nuestra atención allá por el año 2010, cuando comenzábamos la andadura del Blog.

Por ello le recordamos, y hoy queremos conmemorar con él nuestra onomástica.

Trabaja sin descanso tejiendo por dentro y por fuera

Su lastimero canto hace que le busquemos en las inmediaciones de arboledas fluviales donde, en el mes de Marzo, da comienzo su laboriosa tarea de construcción.

Mientras construye, reclama y reclama a la espera de una buena compañera que admire su obra.

Perchado junto al nido, aún por concluir, reclamando a una dama 
En el extremo de una rama de sauce o chopo de ribera, y a base de fibras vegetales teje, cual buen artesano, un globoso nido recubriéndolo de la pelusa que sueltan los amentos de los árboles.
Empleándose a fondo en la construcción
Buen tejedor, el pájaro Moscón
Antes de concluir su obra, emite su canto nupcial desde alguna rama próxima al nido, a la espera de que una hembra muestre interés por ella y le ayude a concluirla.
Reclamando a una compañera, a quién le ofrece su obra inconclusa
A ver si en estos días podemos volver al lugar y comprobar si una hembra ha encontrado atractivo a este macho y su obra, ayudándolo a elaborar el túnel que cerrará la boca de acceso al nido.
Si es así, os lo mostraremos.
'Ojolince y Sra.'

Raquetada a la Peña del Águila desde Celada de Roblecedo (Montaña Palentina)

Jueves, 22 de Marzo de 2.018
Han sido copiosas las nevadas de esta pasada semana en el norte peninsular y además, ha nevado en cotas bajas. ¡Buen momento para raquetear por la montaña!
'Ojolince y Sra.' de camino a la Peña del Águila (detrás), la Verdiana al fondo
  La carretera a Celada de Roblecedo ha sido abierta por la quitanieves
y los caballos apuran restos de sal
Al fondo la sierra Cebollera

Aprovechando tal circunstancia 'Ojolince y Sra.' nos dirigimos a la sierra de la Cebollera en el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre.

Turdus viscivorus - Zorzal charlo, en las anegadas praderías a ambos lados de la carretera
Después de nuestra habitual parada en Cervera de Pisuerga tomamos la CL 627, que abandonamos tras llegar al embalse de Requejada y atravesar Vañes, en dirección a Celada de Roblecedo.

Desde Vañes, tenemos la nieve a pie de carretera, mostrándonos un magnífico panorama.

Celada de Roblecedo en el valle de Castillería, deslumbrante a nuestra llegada
Aparcamos a la entrada del pueblo.
Celada de Roblecedo está a unos 1.180 mts. de altitud y sus nevadas calles están completamente congeladas. Aún estamos a 0ºC.

Salimos con las raquetas puestas para alcanzar la parte alta del pueblo, por la calle de la iglesia.


La iglesia de Santa Eulalia y la pareja de Cigüeñas que ya ha ocupado su nido
Tomamos la pista que sale en dirección noreste desde el caño-abrevadero que hay a las afueras del pueblo.
'eSrá' sonriente junto al caño-abrevadero de gélidas aguas 
'Ojolince' avanza sobre la congelada nieve de una de las cunetas de la pista
La nieve que hay sobre el camino está congelada.

Preferimos dar nuestros pasos sobre las acumulaciones de nieve que están ocultando las cunetas.

Gonia cf picea
(familia. Tachinidae),
sus larvas parasitan las orugas de mariposas nocturnas

Más tarde, durante el regreso comprobaríamos como, bajo la cuneta izquierda, discurre el agua que sale incansable de la caseta de captación del pueblo, junto a la que pasamos.


Por delante tenemos una hermosa vista de parte de la Sierra Cebollera, no pisada hasta el momento por 'Ojolince y Sra.'
Atrás va quedando Celada de Roblecedo y la blanca silueta de la sierra de la Peña
Atravesamos la portilla abierta y hundida en la nieve
Habremos recorrido unos dos kilómetros desde que salimos de Celada y mejor no nos preguntamos  el tiempo invertido en llegar a este cercado.

¡Se nos había olvidado lo entretenido que es raquetear!

Anthus campestris - Bisbita campestre
Atravesada la portilla, la pista se pierde y debemos echar mano de nuestro sentido de la orientación.

Hemos alcanzado los 1.300 mts. de altitud y disfrutamos de la inmensa vista del valle confluencia de los arroyos del Villar y de la Concufre, tapizados de magníficos robledales.

El valle de la Concufre y al fondo la sierra de la Peña y la montaña Palentina
      Ante la gemela silueta de las dos cumbres de la peña del Sol vamos ganando altura con tranquilidad
    Confusa señalización, la de la perdiz pardilla

Descubrimos que, no hace mucho, el zorro y el tejón han pasado por aquí.

También ellas, las perdices pardillas, han dejado una señalética de huellas que 'Ojolince y Sra.' no acabamos de interpretar.


'Ojolince' asciende por la loma empedrada de difícil raqueteo
Girando al este, vamos ganando altura para superar el alto de Matacorva; cota que nos va a permitir cambiar de valle..

.. y de panorámicas.

'eSrá', las peñas del Sol, la peña Cebollera (resalte oscuro) y La Verdiana, al fondo
      ¡Cómo cuesta salir!

Avanzando entre rocas y helada vegetación, más de una vez nos sentamos en la nieve.

Ya nos falta poco para alcanzar la cresta de esta modesta cota.

Hacia la cima, vemos cómo van apareciendo a nuestra espalda los Picos de Europa 
Pyrrhocorax graculus - Chova piquigualda      
Oímos unos característicos sonidos..

Emitiendo su variado y estridente repertorio, un grupillo de ocho Chovas piquigualdas hace su aparición.

Son las dueñas y señoras de estos cielos.

  El despliegue de 'la Piquigualda'

Ellas y las altas cumbres que nos rodean y que podemos captar con el zoom.

GALERÍA DE PANORÁMICAS

Hacemos un descanso en esta cota de 1.463 mts. para reponer fuerzas y contemplar el magnífico entorno.

Las peñas del Sol y La Verdiana, bien nevadas.
A la derecha la peña del Águila, nos espera
  Ptilocephala cf plumifera
Polilla de la familia Psychidae
El sol ha cobrado fuerza pues ya es más de la una.  Y tenemos una bonita vaguada por delante para alcanzar la peña del Águila.

Salpicada de roblones, vamos recorriéndola buscando la manera de hundirnos lo menos posible

¡¡A buen seguro aquí hay dos metros de nieve!!

'eSrá' junto a uno de los roblones de la vaguada

'Ojolince' sale de la vaguada en dirección a peña del Águila  
El entretenido recorrido entre robles, escobas y brezos nos sitúa en la base de la peña del Águila.

Saliendo de esta vaguada, la acumulación de nieve es cada vez menor.

Cuando nos encontramos al pie de la peña, nos quitarnos las raquetas.

    'Ojolince' se aproxima  a la base de peña del Águila  

Esta vertiente está casi limpia de nieve con mucha piedra suelta y el último tramo compuesto de afiladas formaciones de caliza.

Al fin, alcanzamos la cresta de la peña del Águila, un balcón de hermosas vistas a la sierra Cebollera y la vega del río Castillería.

'eSrá' en la peña del Águila a 1.580 mts. Hacia el norte despunta La Verdiana
Al Noroeste, la vista de la montaña Palentia y 'Picos' nos deja sin calificativos
Narcissus asturiensis - Narciso
endémico de la Península ibérica
Son las dos y media y queremos encontrar un lugar algo más cómodo que los riscos de esta peña, para comer.

El recorrido aéreo por sus puntiagudas formaciones no es para 'Ojolince y Sra.' y descendemos unos metros en dirección sur, por su descompuesta ladera oeste.

'Ojolince' desciende por la ladera oeste de la peña del Águila
Vamos dejando atrás las bonitas formaciones rocosas que conforman la peña del Águila
Mirando a La Verdiana (izda.), la peña Tejedo (centro) y el Valdecebollas (dcha.)
      Rupicapra pyrenaica parva - Rebeco      

¡Al fin encontramos buen sitio para el almuerzo!

Con vista a la fértil vega del río Castillería, rodeado de escarpadas formaciones como las de la peña del Águila y alomadas cumbres como peña Tejedo o Valdecebollas..

Y en compañía de chovas y rebecos...


'Ojolince y Sra.' con vista a la valleja de Bartolano (vega del río Castillería)
'Ojolince' a punto de abandonar el resalte donde hemos almorzado.
La peña del Águila emerge al fondo
Son las cuatro cuando nos ponemos en marcha para el regreso a Celada.

Vamos a ir descendiendo en dirección NO, en busca de la vaguada de los roblones que atravesamos hace tan sólo tres horas.

Pocos pasos llevamos dados cuando nos vemos en la necesidad de calzarnos las raquetas.

¡Esta empinada ladera está bien cargada de nieve!
Eso sí, nos ofrece unas vistas magníficas del bosque y la montaña Palentina
Nos encontramos el primero de los grandes roblones. Estamos llegando a la vaguada.
'eSrá' y el roblón seco de la vaguada; al fondo la peña del Águila
Sobre las huellas dejadas se avanza mejor    
Como sucediera esta mañana, cuesta bastante avanzar, y más aún a esta hora en la que el sol ha hecho mella en la nieve.

Localizadas las huellas que abrimos por la mañana, nos unimos a ellas para subir y bajar, con mayor comodidad, el alto de Matacorva.

'Ojolince' ladera abajo, con vista a la peña del Sol
'eSrá' y La Verdiana ¡Todo son panorámicas en esta ruta!
Valle del arroyo de la Concufre hacia Celada de Roblecedo. Al fondo la sierra de la Peña 
Desde aquí el descenso a Celada es más sencillo y podemos ir recreándonos con el panorama de estos valles y bosques, de los que 'Ojolince y Sra.' no disponemos a diario, aunque bien quisiéramos.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea azul
DISTANCIA TOTAL -> 6 Kms.                  TIEMPO TOTAL -> 6 h. 16'
TIPO DE TRAZADO -> Parcialmente circular                DIFICULTAD -> Media-baja
ASCENSIÓN ACUMULADA -> 372 mts.             DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
'Ojolince y Sra.'
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**