.

.

Al Collado de Rumaceo desde Pto. Palombera

Sábado, 5 de Febrero de 2011

Como estamos en tiempo de disfrutar de la nieve, de nuevo ojolince y sra. se disponen a ello en otra excursión montañera, esta vez en tierras campurrianas, es decir, pertenecientes a Alto Campoo.

Después del consabido aprovisionamiento en Reinosa, a las 9:30 horas habíamos alcanzado el puerto de la Palombera donde daba comienzo nuestra ruta y de buenas maneras, con la observación de un zorro mañanero que subía (sin quitarnos ojo) por una ladera totalmente nevada, como si tal cosa.
Una vez bien equipados, y hecha la foto de rigor, salimos buscando la dirección que creíamos más correcta, ya que la nieve era abundante y el camino no había sido abierto más que por un par de raquetas que no sabíamos hacia dónde se dirigían.

El sendero que tomamos pronto abandona la planicie del puerto de la Palombera, para comenzar a empinarse y ascender de forma constante, paralelo a un bosque de pinos silvestres Pinus sylvestris de repoblación y restos de un robledal con Quercus robur y Quercus pyrenaica, que habría conformado el bosque autóctono en otro tiempo.
La vegetación que conseguía descubirse de la buenas nevadas de días pasados está formada principalmente por brezales húmedos atlánticos, también secos y oromediterráneos, predominando las especies del género Erica; también abundante presencia de aulaga y alguna otra Genista, además de escasos restos de acebos Ilex aquifolium.

Cabe destacar la extensa distribución de la población de retama negra o escoba Cytisus scoparius bastante desarrollada que nos acompañó durante toda la ascensión; en ocasiones, y junto al curso de manantiales o arroyos de deshielo era suplantada por la retama espinosa o tojo Ulex europaeus, del que algún que otro arañazo nos llevamos como recuerdo.


Avanzamos por el ancho camino que asciende por la cuenca de Soto y pronto empezamos a disfrutar de las vistas de los picos pertenecientes a la sierra del Cordel.
Ojolince con el cueto Ropero y el cueto Ligüardi, al fondo.

Alcanzamos un cruce de caminos con señalización de un PR S-86

Se trata del recorrido circular que viene del pueblo de Soto y pertenece a la red de senderos de la Hermandad de Campoo de Suso.

Este sendero retorna al mismo pueblo pasando por la cuenca de Proaño.

Nosotros seguimos la indicación hacia ésta última, y ganando un poco más de altura, comenzamos a disfrutar de las vistas de nuestro objetivo del día: el collado de Rumaceo, flanqueado a su izquierda por los cuetos Ropero y Ligüardi.
Fatigados por la dura ascensión y la espesa capa de nieve que presenta, hacemos un descanso en la braña que nos encontramos con cabaña incluída, que aquí le llaman cabaña de Laguíos.
Reponemos fuerzas y aprovechamos a retratar el paisaje, que bien lo merece.

Recuperados, volvemos a nuestro camino y, por unos instantes, contemplamos el recorrido que llevamos; al fondo de la colección de suaves lomas nevadas debe de estar nuestro coche, pero la vista no alcanza a distinguirlo.
<Ojolince ¿dónde has dejado los prismáticos?>

Vista adelante y nuevo cruce de caminos; nuestro collado no tiene pérdida.
Sólo nos separa de él algún que otro kilómetro de una dura, nevada y fatigosa subida.
Mientras avanzamos por la cuenca de Proaño, realizamos paradas que nos ayudan a recuperar resuello y nos permiten hacer panorámicas como ésta del Embalse del Ebro en la lejanía.
Valle de la Hermandad de Campoo de Suso
Es la una de la tarde y la nieve comienza a estar demasiado blanda. Pero, <¿qué hacen nuestras raquetas en el coche? >
No importa, por ahí ya asoman los picos de Europa, estamos llegando al collado.
Macizo oriental de Picos de Europa
Ojolince se aproxima a la valla delimitadora de la sierra del Cordel y al fondo se divisan los picos Cordel (izqda.) e Iján (dcha.), dos moles que superan los dos mil metros de altura, con su cara norte bien aprovisionada de nieve.
A nuestra derecha se alza el imponente cueto de la Concilla 1.922 mts., bien cubierto (hicimos cumbre en Enero, encontrando únicamente nieve en la cornisa de paso al buzón) y tras él asoma el cónico cueto de los Escajos.
También se distingue con claridad el paso en forma de "u" que da acceso al bonito pueblo de Puente Pumar (la "villa" del valle de Polaciones) por el Collado de Hitón o de Peña Jincá, a la izquierda de la Concilla.

El macizo oriental de los Picos de Europa y el resto de las bellas cumbres que nos rodean, nos sirven de entretenimiento mientras hacemos el almuerzo de esta mañana.
Ojolince y sra. con el pico Cordel 2.061 mts., al fondo
Al menos hemos encontrado un huequillo seco para el descanso. Así almorzamos tranquilamente y consultamos el mapa de ruta.
El itinerario seguido se ha dibujado en línea roja
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO

Distancia total -> 15,5 Kms. (ida y vuelta)
Desnivel -> 460 mts.
Tipo de trazado -> lineal
Dificultad -> Fácil
Media (con nieve abundante)
Tiempo total -> 8 horas
(con varias paradas)

Una vez recogido todo el despliegue de la intendencia, nos calzamos sendas mochilas y ale..."pá" abajo, pero con cuidado; ¡¡parece que la nieve ahora si que está blanda!!
Además de nuestras huellas y las de algún que otro raquetero, también vimos y fotografíamos las que pertenecen a otra fauna... a saber...
Cabaña de Llaguíos
Ni idea de a quién pueden pertenecen, si alguien se atreve a identificarlas le brindamos el testigo.

De nuevo, la cabaña donde hicimos la parada de subida.
Hace buena temperatura y andan por aquí mirlos y zorzales. ¿¿Será que algún montañero o ganadero ha dejado restos de comida apetecibles??

Seguimos descendiendo. Pero, ¡¡Cómo echamos en falta nuestras raquetas!!
Alguno se tiene que ayudar, de vez en cuando, de un bastón más grueso que los de costumbre...
Pero, ojolince y sra. son duros y, aunque con un poco de temblequera de piernas, vamos llegando a la planicie del Puerto de la Palombera, ahora más frecuentada que esta mañana, con familias que vienen a disfrutar un poco de la nieve.
Atrás dejamos las estribaciones de la sierra del Cordel, que presenta muchas y variadas opciones de recorridos por sendas y caminos.

Aquí terminamos esta crónica de un agradable día de montaña en tierras campurrianas.

Esperamos que hayáis disfrutado de su lectura.
Saludos desde Pucela.

Ojolince y sra.

Y recordad...
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por el blog! Es muy interesante. Respecto a las huellas, si que son " raras " sobretodo el dibujo de las almohadillas!! pero no me atrevo a decirte de que pueden ser!! un saludo.

    www.signatusycalidus.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Otra ruta muy guapa para una mañana de domingo. Estas son de la rutas que a mi me gusta hacer en invierno y con nieve, disfrutando del paisaje y sin arriesgar demasiado, que uno es amante pero no profesional de la montaña. Por cierto, esa cabaña está abierta o cerrada?, cómo está por dentro?.

    Saludos
    Miguel

    ResponderEliminar
  3. Miguel, pues la cabaña dice más por fuera que por dentro, ya que carece de puerta y la chimenea se ha hundido y ha llenado de piedras la estancia. Una pena que estas construcciones tan bien hechas no se cuiden y mantengan en buenas condiciones para uso y disfrute de todos.
    Lo de las huellas está complicado ¿verdad?
    Gracias y un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por colgar esta ruta ya que la utilice hace un par de semanas para conocer esta zona e ir hasta el Collado Rumaceo con las raquetas de nieve.

    Un saludo.

    ResponderEliminar