.

.

Ascensión al pico Yordas o Burín

Sábado, 28 de Mayo de 2011
Mira que habíamos leído veces sobre este pico y su ascensión pero, por un motivo u otro, no le habíamos puesto fecha. ¡Al fin nos decidimos! De hoy no pasa que hagamos cumbre en el Yordas.
De nuevo, nuestro objetivo es una ruta del Parque Regional de Picos de Europa en León.
Liegos, entre la bruma mañanera
El sendero parte del pueblecito de Liegos situado en la cola del embalse de Riaño que se infiltra en el valle de Valdeburón, y a una altitud de 1.150 mts.                      Yordas desde Liegos
La ruta está señalizada como PR-LE 32, y sale del pueblo en dirección sur mediante una cómoda pista (accesible a vehículos, dependiendo de qué vehículo se trate) que, paralela al río, se adentra en el valle de San Pelayo.
Este camino une los pueblos leoneses de Liegos y Lois y nos permite, mediante un entretenido recorrido de una hora, la aproximación para la ascensión más cómoda al Burín o Borín, que es así como le llaman los habitantes de la zona norte, mientras que, el nombre de Yordas, es como se le conoce en la zona de Riaño.
Durante nuestra aproximación, poco a poco, va desapareciendo la bruma que cubría el embalse cuando llegábamos y, de este modo, empezamos a disfrutar de paisajes y pobladores.
Rosa canina (rosal silvestre)
Los más de 5 Kms. de pista que seguimos están adornados de bellezas como la rosa canina en plena floración, además de otras rosáceas, cistáceas, labiadas, compuestasorquidáceasranunculáceas..
También la avifauna hizo las delicias de ojolince y sra.: el escribano cerillo y el montesino, así como la curruca capirotada, el alcaudón con su prole, la tarabilla común y varios arrendajos que cruzaban velozmente para internarse en las inmediaciones del bosque.
Llegamos a un antiguo corralón de ganado, conocido como "Los Portales" y, poco después, deberemos abandonar la pista que traemos, desviándonos hacia la izquierda para, una vez cruzado el río, alcanzar la pradera de Sotos.
De la pradera de Sotos saldremos para internarnos en el bello bosque de Tendeña, mediante una puerta metálica, e iremos ascendiendo a la umbría de este magnífico hayedo, como otros que hemos visitado en esta región, pertenecientes a la Reserva Nacional de Caza  de la montaña de Riaño.
Hayedo de Tendeña     
Rupicapra rupicabra (joven)
Como venimos realizando nuestro paseo en silencio y sin otros acompañantes, tenemos la suerte de descubrir a sus habitantes más cautos. Bueno, unos más que otros... porque la curiosidad de los jóvenes es siempre sorprendente.
La ascensión por el bosque no nos resulta muy costosa ya que la temperatura es mucho más agradable que en la soleada pista.
Además, encontramos la fuente conocida como La Tejal, donde podemos hacer un alto y refrescarnos.
Farallón calizo que da paso a la majada de Bahulloso
Seguimos zigzagueando y, a nuestro paso, diferenciamos algunos ejemplares de tejo y roble que, en otro tiempo, fueron mucho más abundantes.
Tras unos dos kilómetros de ascensión, nos encontramos con una tablilla de madera que nos indica que debemos abandonar el marcado camino y coger una senda, a nuestra izquierda cruzando un arroyo, donde nos entretuvimos un rato con un agateador común que, por último, no dejó retrarse.
De nuevo en ascenso, alcanzamos un farallón de roca caliza, con cueva incluída, que pronto nos dará paso a la salida del bosque.
Nos encaminamos al collado de Bahulloso, por unas praderías rebosantes de vida. ¡¡ Hasta las piedras florecen con la Saxifraga canaliculata !!
Collado Bahulloso a 1.650 mts.   
En el ascenso al collado nos desgastamos más de lo necesario persiguiendo unas cuantas mariposas: ortiguera, blanca de majuelo, macaón, chupaleches, perlada castaña, erebias y numerosos hespéridos y licénidos que no diferenciamos.
También hicimos otras muchas de flora...como a este bello aciano de montaña.

Desde el collado de Bahulloso ya se tiene una buena panorámica del embalse de Riaño. Aquí hicimos un alto para afrontar la parte final de ascensión al pico, con fuerzas.
Todo el recorrido está bien señalizado, con hitos y marcas de pequeño recorrido.
No tiene pérdida ...Y tras unos 45' entre sedum, siemprevivas y siemprejuntas...
Cumbre del Yordas o Burín a 1964 mts.     
La cumbre ofrece un amplio reportaje de vistas que no podemos dejar de contemplar y plasmar con todo detalle, aunque el día se estaba tornando algo oscuro por la llegada de bastante nubosidad. ¡Una pena, ahora que habíamos alcanzado nuestro objetivo!
Embalse de Riaño, Riaño pueblo y al fondo el Espigüete     
Peñas Pintas (Güelde y Salamón) , toda una belleza...
Hacia el norte, Liegos y la pista por la que hemos venido...al fondo Peña Ten
Ojolince y Sra. se disponen a dejar su tarjeta de cumbres. Pero ¡O infortunio! ¡¡¡Si no hemos traído con qué escribir!!! Bueno, es igual, que nos disculpe el que la recoja.
Nosotros encontramos la de otra pareja de montañeros pisapraos y sra. a los que mandamos nuestro afectuoso saludo.

Ahora toca revisión de ruta:
PERFIL DEL RECORRIDO
Distancia total -> 18,50 Kms.
Desnivel -> 829 mts.
Tipo de Trazado -> Circular y lineal
Dificultad -> Media
Tiempo total -> 8 horas 20'
PLANO Y TRACK DE LA RUTA
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Pues, sintiéndolo mucho, habrá que bajar, que aún nos queda la mitad del camino por andar.
Antes de comenzar el descenso hicimos una última foto a los picos de Europa engullidos en las nubes y al pueblo de Burón entre los dos valles: Mirva y Rabanal que recorrimos hace unas pocas semanas.
Realizamos el descenso por la falda sur del Yordas. Bajada de vértigo, pues la verticalidad es imponente. Se descienden 400 mts. en menos de 1 Km. No es recomendable con humedad, aunque tampoco demasiado seco, pues es fácil derrapar.
Embalse de Riaño desde la majada Yordas
Alcanzamos, de este modo, el collado Burín desde donde todavía las vistas del embalse de Riaño son excelentes, deslumbrándonos (entre la, cada vez más creciente, nubosidad) con sus aguas verdeazuladas.
 Después del pronunciado y pedregoso descenso la vista del pico nos devuelve esta imagen.
¡PARA! que necesito un descanso para digerir la bajada...y aprovechando nos detuvimos a comer.
Cara norte del Yordas

En el descanso nos vistaron numerosos amigos de los que cabe destacar la presencia del colirrojo tizón, collaba gris y otra vez tuvimos suerte con el roquero rojo... en esta ocasión... con una mancha leucística en la espalda.
Es lo que tiene almorzar al pie de los roquedos.
Además, contemplamos el magestuoso vuelo de un águila real, aunque no fue por mucho tiempo.
Monticola saxatilis con mancha blanca leucística

Después del reparador almuerzo, proseguimos el descenso por una senda bien marcada que nos condujo, de nuevo, al hayedo y de él a la pista de esta mañana que viene del pueblo.
Otra vez la abundancia de flora, entretiene nuestra caminata: papaveráceas, papillonáceas, cistáceas, cariofiláceas, labiadas, escrofulariáceas, boragináceas, compuestas, gramíneas...
¿Quién da más? Nos llevamos trabajo para mucho tiempo.

Hasta otra amigo Yordas o Burín.
Un saludo a todos los lectores desde Pucela.
Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

7 comentarios:

  1. Bonita montaña. Veo que al final no pudisteis resistir la tentación. Preciosas fotos, en mi opinión prefiero un día medio nublado ya que las nubes le dan otro toque al paisaje, pero eso si, que no llueva. No se si pudisteis ver las cabras.

    Saludos
    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Creo que no se puede decir mas de esta estupenda ruta por los aledaños de Riaño.Tanto la flora y fauna como la descripcion del entorno lo has clavado.
    En su dia, tambien disfrutamos de estos espectaculares parajes.
    Como siempre un saludazo desde la Bitacora de Lanchero y permanezco a la escucha.

    ResponderEliminar
  3. Que bien te curras las entradas. Si este verano vas por la montaña Palentina, no dejes de avisarme, ya tengo mono de hacer cima. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Magnífica descripción de esta ruta, no falta detalle tanto del paisaje como de la flora y fauna (algo a lo que nos tenéis acostumbrados), las vistas desde la cumbre son fantásticas.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar