.

.

Recorriendo la leonesa sierra de Pármede

Domingo, 22 de Septiembre de 2013
      'Ojolince y Sra.' en Retuerto; su iglesia en el alto La Llomba
Los benignos días de este mes de Septiembre nos permiten plantearnos rutas que esta temporada, en su etapa invernal, dejamos inconclusas... léase DESCUBRIENDO LA CORDILLERA DE PÁRMEDE.
Sierra de Pármede (C.Cantábrica) desde Pozúa (o Jián) dcha., hasta el Parme a la izda.
Salimos del ganadero pueblo de Retuerto (ubicado en la comarca de Valdeburón) por la pista que arranca junto a la fuente de la carretera y en suave pendiente, nos va introduciendo en el valle del río Pármede.
      'Ojolince' contempla la sinuosa silueta del Parme


¡¡Qué diferentes recordamos estas montañas!!...

...las mismas de las que pisábamos su manto blanco en el mes de Febrero.



Brintesia circe - Rey moro     

A esta temprana hora comienza el despertar de los lepidópteros y, aunque alguno está aún adormecido a la umbría por la baja temperatura...

...otros deambulan alegremente en las floridas brecinas que salpican de color fucsia este valle.



      Polyommatus dorylas - Niña turquesa

Rey moro, niña turquesaniña coridón, manto de oro y níspolas son algunos de los ejemplares que nos van apareciendo a lo largo de este, hoy transitado, sendero.

Dos cuadrillas de ganaderos suben en sus vehículos por la pista hacia 'Las Colladas', y de ahí a la campa donde tienen los rediles para reunir su ganado.

 'Ojolince' asciende por la pista, al fondo la bonita silueta del pico Pandián o Redondo
      Coenonympha pamphilus - Ninfa de Linneo o Níspera, en brecina
Al parecer, y según nos explican más tarde, hoy es día de reunión del ganado pues, se llevan a los 'jatos' para su venta en Asturias...

Levantando la vista, nos asombramos del inmenso hayedo que tapiza estas montañas.

A ambos lados mostajos, serbales, rosales, zarzamoras y espinos en fruto, comienzan a estar bien frecuentados.

Una generación de helechos de buen porte, el bosque y al fondo la inconfundible silueta
del pico Yordas o Burín
Erica vagans - Biércol     
Por el sendero que llevamos comienzan a aparecer las primeras quitameriendas Merendera montana.

Y quizá, los últimos acianos negros Centaurea nigra y cuernecillos Lotus corniculatus de la temporada.

Ericáceas como el biércol Erica vagans y algunas compuestas cuya floración se prolonga durante este mes, como hierba de halcón Hypochoeris glabra y vellosilla Hieracium pilosella.


Lycaena virgaureae - Manto de oro en Senecio jacobaea - Hierba de Santiago     

La aromática milerama Achillea millefolium  y una exhuberante población de hierba de Santiago Senecio jacobaea, hacen que tengamos entretenimiento fotográfico durante un buen rato.

Volvemos a levantar la vista para tomar orientación y ahí está nuestra cordillera...


El valle que dejamos a nuestra izquierda, con vistas al pico Parme
      Polyommatus coridon - Niña coridón (y vecinos)


Aún seguimos la cómoda pista durante un rato más, hasta las inmediaciones de la campa ganadera.

Y...

...cada vez es mayor la abundancia de mariposas e insectos en general.




Larva de Tyria jacobaeae - Polilla cinabrio en su planta nutricia, el senecio de Santiago

Durante un rato seguimos el curso de una de las escorrentías que, aún en estas fechas, bajan con aguas bien frescas por esta vertiente de la cordillera.

Y, además de insectos y plantas, gozamos con la presencia de otro poblador de estos valles...

Vulpes vulpes - Zorro o raposo, que seguramente sorprendimos bebiendo en el arroyuelo
Gentianella campestris - Genciana de campo     
Junto al curso de agua y en las zonas encharcadas, pastos y turberas, hay una pletórica vida vegetal...

Hepática blanca Parnassia palustris, Consuelda mayor Prunella grandiflora, Genciana de campo Gentianella campestris...

Flor de Hepática blanca, se distinguen los cinco nectarios con las glándulas productoras de néctar de color verde-amarillento
 







eSrá en el arranque de ascensión
por la falda de peña Calar, al fondo el pico Pozúa

Abandonamos la pista en busca del más cómodo trazado que nos permita remontar la falda de peña Calar que se alza a nuestra derecha.
Flor de Genciana de Campo, endemismo de Pirineos y Cordillera Cantábrica




Llegamos a la cuenca conocida como Hoyo Quemado donde nos encontramos de nuevo, con los ganaderos que se están dispersando en busca de sus reses.

 Geranium subargenteum - Geranio cantábrico
(endemismo de la Cordillera Cantábrica)

Progresamos por esta 'pindia' ladera, que también rezuma agua, sin seguir una senda definida.

Debemos ir mirando dónde ponemos el pié... Grasilla Pinguicula grandiflora, Atrapamoscas Drosera rotundifolia, Geranio y Brezo cantábricos Geranium subargenteum Daboecia cantabrica, y una buena población de Arándano Vaccinium myrtillus proliferan de forma asombrosa por estas fértiles laderas.

Ojolince en dirección al collado de las Pandiellas, al fondo el Pozúa
Alcanzado el collado de Pandiellas, únicamente nos restan los últimos 100 mts. de desnivel para hacer cumbre en el Pozúa, por segunda vez en este año.
eSrá en la cima del pico Pozúa o Jián a 1.911 mts. con el decorado de Picos de Europa a la espalda
En esta cumbre obtenemos imágenes del recuerdo... Ahí están los Picos de Europa, pico Gildar, peña Cebolleda, pico Corcadas, pico Pozalón, peña Niajo, pico Pierzo, las peñas Ten y Pileñes, el Tiatordos ...
Ojolince desciende del Pozúa tomando la cuerda del Pármede, al fondo destacan Ten y Pileñes
Además de los 'leonados' y cuervos habituales en paso por estos lares, se nos aproxima una pareja de águila real... ¡todo un lujo, contemplarla desde sus dominios!
Una hermosa vista del amplio valle de Becenes con el pico Pozalón y la peña Niajo
en el centro de la imagen
En descenso, pronto alcanzamos la Portilla de Becenes. Una collada entre los picos Pozúa y Becenes que sirve de nexo de unión entre los valles, a uno y otro lados de esta sierra.
eSrá se encarama a la crestería que surge tras la Portilla de Becenes,  
a su espalda el pico Becenes   
Ojolince en 'plena faena' del subi-baja de crestas que nos llevan al pico Becenes 

Tras pasar la Portilla se nos presenta la crestería que este invierno decidimos superar por su ladera norte y hoy, nos apetece recorrer para disfrutar de sus inigualables vistas...

Estos pasos no son complicados, aunque sí entretenidos y siempre, claro está, deben realizarse con la mayor atención.

eSrá a la bajada del Becenes, toma de nuevo, la senda de la cordillera de Pármede

¡¡Otra vez en ascenso para hacer cumbre en el pico Becenes a 1.877 mts. y, de nuevo para abajo que nos vamos al Parme!!

Es ahora cuando más llaman nuestra atención los picos de Mampodre, que se elevan poderosos frente a nosotros.

Arctostaphylos uva-ursi - Gayuba, con su característico fruto carnoso de color rojo vivo
La senda se abre paso entre conglomerados de piedra y un almohadillado manto de gayuba (también conocida como uva de oso) que, en estos momentos, está en plena fructificación.

Poco más de una hora nos lleva recorrer la crestería restante hasta hacer cumbre en el pico Parme.

Como ya nos sucediera en el Pozúa, y después en el Becenes, está ocupado por un enjambre de hormigas voladoras que hace imposible permanecer en él.

eSrá entre los bloques pétreos de camino a la cima del Parme a 1.917 mts.
Una paciente espera a que se despeje la cima del Parme de las pertinaces hormigas voladoras, hace que eSrá pueda llevarse para casa su foto de cumbre, que mejor no os mostramos.
      Vipera seoanei ssp. cantabrica - Víbora de Seoane
Eso sí, la idea que teníamos de tomar nuestro almuerzo en el vértice geodésico de este pico habrá que dejarla para mejor ocasión.

Descendemos un poco, en busca de un rincón confortable, y lejos de tanto visitante de seis patas y dos alas.

Lo que no quiere decir que no admitamos compañía y, de este modo, recibimos a la pareja de serranas Iberolacerta cyreni y una víbora de Seoane que se nos asemeja a la subespecie cantábrica.

A más de las tres y media levantamos campamento y nos ponemos de nuevo en marcha...
Desde el rincón del almuerzo, distinguimos al completo el cordal recorrido
La senda continúa por la crestería  y nos dirige hacia otras cimas que forman parte de esta sierra pero, tras superar el siguiente pico de 1.866 mts., buscamos el mejor trazado para el descenso.
Ojolince desciende de la cordillera del Pármede hacia los bosques de Mirva-Rabanal
Nuestro trazado nos lleva junto a una valla delimitadora y pronto alcanzamos la planicie del pico de Pármede a 1.714 mts., para continuar el descenso hacia el hayedo de Mirva-Rabanal.
      Colchicum autumnale - Cólquico
Estas lomas han sido deforestadas en varias ocasiones; incluso reconocemos restos de una reciente quema de la vegetación, que se encuentra en diferentes etapas de degradación.

Aún así, la hierba Sanjuanera Galium verum, reverdece sobre el sustrato pedregoso, junto con el geranio cantábrico Geranium subargenteum y el cardo cundidor Cirsium arvense.

Sobre el suelo más fresco, próximos a un arroyuelo que desciende como nosotros, aparecen los cólquicos Colchicum autumnale y, algo más... ¡¡levantamos un bando de perdiz pardilla!! que, seguramente descansaba entre retamas al fresco.

Hacemos una buena parada a la sombra de uno de los tres enormes robles que ''se salvaron de la quema''...

'Ojolince' y 'eSrá' a la sombra del roble; al fondo la silueta del Yordas o Burín
¡¡Qué bueno hace debajo del roblón!! ¡¡Y qué bien se respira!! ¡¡Y qué vistas tenemos!!
Camino que conduce a la caseta de vigilancia, donde nos unimos a la ruta Mirva-Rabanal

Pero debemos continuar bajando hacia el hayedo para sumergirnos en él, de vuelta a Retuerto.

El descenso al pueblo por el hayedo nos resulta familiar pues, ya hemos hecho más de una vez la ruta Mirva-Rabanal y es coincidente en una parte del trazado.

eSrá hace un descanso en el largo pilón que hay en las proximidades del pueblo
Nos tomamos la vuelta con tranquilidad...

Visitamos la caseta, reconocemos el senecio de Santiago, la roseta de la abundante saxifraga espatulada que ha perdido su flor; y helechos de las especies Dryopteris filix-mas, D. affinis, Pteridium aquilinum y Blechnum spicant, que viven en este hermoso bosque.

Poco a poco, este entretenido paseo por el hayedo nos devuelve a Retuerto.
Retuerto y la sierra de Pármede que hemos recorrido en el día de hoy
 PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
      El recorrido seguido está dibujado en linea verde


Distancia total -> 12 Kms.

Tipo de Trazado -> Circular

Desnivel acumulado -> 961 mts.

Dificultad -> Media

Tiempo total -> 8 horas 10'


DESCARGA DEL TRACK

VIDEO DE LA JORNADA


GRÁFICA DEL RECORRIDO

Cerramos la crónica con el zoom tomado en el Pozúa, al macizo occidental de 'Picos', donde destacan las figuras de Peña Santa y Torre Bermeja.
Un saludo a todos los lectores y seguidores.
Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

17 comentarios:

  1. Muy buena ruta, y que fotos ¡¡¡. Espero que el Curavacas tambien os haya salido agradable. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis.
      Lo del Curavacas ha sido un rutón, día montañero donde los haya!!... eso sí, ya decae la cuestión florofaunística hasta la primavera que viene.
      Si te apetece, puedes leerte la crónica de Javier Ureta que ya la ha subido a su blog... http://desdelasierradelademanda.blogspot.com.es/2013/10/190-curavacas-curruquilla-hoya-continua_10.html
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Guapa ruta, las fotos impresionantes. El Pozua sera una de las mejores atalayas para ver Picos de Europa

    un saludo, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo opinamos 'Ojolince y Sra.' Con o sin nieve, el Pozúa es una cumbre accesible con unas de las mejores vistas de Picos.
      Muchas gracias Manuel por tu visita y comentario.

      Eliminar
  3. Una gran cronica y unas excelentes imágenes.. Enhorabuena.. :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.
      Viniendo de ti... es todo un elogio!!

      Eliminar
  4. Como siempre, impecable el post. Buenas fotos y buena explicación del recorrido. Me gusta la foto del zorro.
    Seguir así, pareja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que te guste, Luisfer.
      El zorrillo, como es habitual en ellos, salió a escape y pudimos afotarle cuando se detuvo, guardando la distancia de seguridad, a satisfacer su curiosidad.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hace unos años estuvimos por la zona en temporada invernal, con nieve. Ahora recordando y viendo vuestras fotos podemos comparar el aspecto que ofrecen estos parajes en épocas diferentes. Las montañas son las mismas pero las sensaciones que se perciben son distintas. En invierno: Frío, naturaleza en letargo, belleza blanca… Se acaba el invierno y: Cambio de color, explosión de vida… Pienso que cualquier momento del año tiene su atractivo para “perderse” unas horas por la montaña y disfrutarla.
    Un saludo,
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribiendo esta crónica hemos hecho esa misma disertación del tema pues, en concreto, habíamos estado por la zona en Febrero con Kike y, como dices... ¡¡Cómo difiere la vivencia de una estación a otra!!
      Todo tiene su aquel aunque, hay que reconocer que, la montaña con nieve la disfrutáis más aquellos que domináis el medio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Os tenemos una pregunta “logística”, que nos tiene intrigados. ¿Cuántas lentes lleváis a cuestas en esta marchas largas de montaña? Se supone que tienes un macro para las fotos de la “niña turquesa” y otros insectos y plantas de cerca. Luego un gran ángulo para los paisajes y algo de zoom para el zorro de esta entrada y las aves de otras. ¿Cuánto pesa todos esto??
    Cheers
    Sam & Dave

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La óptica que acarreamos normalmente se compone de tres cámaras. Coolpix 4500 con la que comenzamos y aún seguimos empleando para macros; la Powershot S100 (de digiscoping) y la Nikon D90 que llevamos con dos objetivos, uno de ellos el 70-300. Eso, además de los prismáticos y el resto de útiles de montaña... pero...Qué supone eso ante la expectativa de disfrutar de un gran día de campo?
      Os devolvenos el saludo amigos Sam & Dave.

      Eliminar
    2. Pues ya sabiendo el peso que lleváis encima vuestras singladuras nos parecen aún más impresionantes!

      Eliminar
  7. No se te escapa ningún detalle "Ojo Lince" ¡¡
    Menuda colección de macros os llevasteis para casa ¡¡
    Una maravilla. Me encantan las fotos de las mariposas y las flores. En verdad...no parece estar a finales de verano...
    El zorrito y la víbora una pasada...
    Y el mirador que os ofrecen estas cumbres hacia los Picos de Europa es extraordinario.
    Vamos, que nos habéis puesto los dientes largos con esta publicación.
    Un saludo.
    Kike

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Kike... Hubiésemos podido echar el día completo en las praderías y majadas de esta bela sierra pero, como también nos pica la curiosidad de las alturas...
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Saludos de Lanchero.
    Como siempre, un placer seguiros en vuestro maravilloso recorrido por esta espectacular comarca leonesa.
    Atento siempre con tu cámara para captar esa imagen del zorro, que de por si ya es difícil que se produzca, así como las maravillosas gencianas de campo. Simplemente "colosal".
    Saludos de Lanchero y de Comando Senderista y permanezco atento a tu próxima aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que se nos escapa... Lanchero!!
      Es una verdadera gozada poder disfrutar de estas maravillas que pueblan nuestros valles, collados, praderías, escarpes y montañas.
      Ojalá podamos seguir atesorando resúmenes e imágenes de todo ello, durante mucho tiempo.
      Muchas gracias por tu visita que siempre es muy bienvenida.
      Saludos a ti a tu comando senderista.

      Eliminar