.

.

Picos de La Celada y Las Cruces desde el valle Estrecho

Sábado, 23 de Mayo de 2015
Se presenta el día prometedor. Buena temperatura y buena luz, nos van a permitir disfrutar del cresteo que tenemos pensado por la sierra que cierra, por el sur, el embalse de Ruesga (o de Cervera), enclavado en el valle Estrecho de la Montaña Palentina.
El entorno del río Rivera, a su paso por Ventanilla, no puede ser más bonito
Acabamos de visitar la panadería y el bar en Cervera de Pisuerga, y poco hemos tardado en llegar a Ventanilla, pequeña y antigua localidad situada en la misma cola del pantano de Ruesga.
    Lasiommata megera - Saltacercas
Niños, perros, mayores, las cigüeñas de la iglesia y sus tres cigüeñatos, golondrinas y aviones... además de un ratonero común y una lagartija roquera que se solea en las piedras del puente, nos hacen un buen recibimiento.

Solicitamos a un vecino las indicaciones para tomar el camino del cementerio y emprendemos la marcha.

'eSrá' atraviesa, por primera vez, el arroyo del Valle
Son cerca de las diez y media y el sol cobra protagonismo; estamos en manga corta desde primera hora.
Melitaea celadussa (Atthalia)     

En pocos minutos, llegamos al cementerio donde el camino se bifurca.

Un brusco giro a la izquierda nos llevaría al mirador de Ventanilla, donde hay unas mesas y una fuente, además de la imagen en piedra de la Virgen del Valle Estrecho.

Geum rivale - Cariofilada de agua
Nosotros continuamos por el camino paralelo al arroyo del Valle, que baja precisamente de las faldas de la sierra a la que nos dirigimos.

Avanzamos a la sombra de sauces, fresnos y chopos junto al cauce del arroyo; grandes rosales, espinos y brezos adornan ambos flancos del camino que llevamos bien alfombrado...
Estrellada Stellaria holostea, Ortiga fétida Lamium purpureum, Hierba de la piedra Arenaria grandiflora, Arenaria montana, Violeta de campo Viola arvensis y Viola alba, Consuelda media Ajuga reptans, Polígala azul Polygala serpyllifolia.

Pero, lo que más llama nuestra atención es la abundancia de Cariofilada de agua, bella rosácea que gusta de los bordes de arroyos y prados encharcadizos, pasando normalmente desapercibida.

Nuestro camino se convierte en un verde corredor
La variedad y abundancia de mariposas, hacen que nos detengamos una y otra vez..
    Pyrgus cf malvoides
Erebia triaria - Montañesa vacilante

















♂ de Panorpa meridionalis - Mosca escorpión
Escamas azules Glaucopsyche melanops, Atalia Melitaea celadussa, Saltacercas Lasiommata megera, Cejialba Callophrys rubi, Ortiguera Aglais urticae, Pyrgus cf malvoides, Montañesa vacilante Erebia triaria.

También un ejemplar macho de Mosca escorpión Panorpa meridionalis, de fácil reconocimiento por su extremo del abdomen con aparato copulador a modo de pinza, que recuerda a la cola del escorpión.
Nos sumergimos en el inmeso y frondoso hayedo
Vaccinium myrtillus - Arándano    
El camino nos introduce a lo más frondoso del hayedo que, salpicado de tejos, acebos, avellanos, robles y mostajos, cubre la ladera norte de esta sierra.

El rico y húmedo suelo está tapizado, casi por completo, de arandaneras que ya han dado comienzo su floración.

Scrophularia auriculata - Escrofularia acuática
Y además...

Escrofularia acuática Scrophularia auriculata, Llantén mediano Plantago media, Aguileña Aquilegia vulgaris, Consuelda menor Symphytum tuberosum, Lechetreznas de bosque Euphorbia amygdaloides, Euphorbia hyberna, Eléboro verde Helleborus viridis, Gamón Asphodelus albus, Torvisco macho Daphne laureola, Trigo vacuno Melamphyrum pratense, Helechos...


Un claro del bosque nos facilita la primera vista del pico de Los Pilones
El camino marca una amplia curva a la derecha en el paraje conocido como 'La Corva' y, a menos de dos horas de ascensión, alcanzamos la cuerda de esta sierra a 1.450 mts. de altitud.
Vista al norte a la salida del bosque. Sierra de Peña Labra y el pico Valdecebollas
Abajo se distinguen el embalse de Ruesga y el pueblo de Ventanilla 
Debemos abandonar el camino que llevamos pues parece que continúa hacia la peña Redonda. Rectificamos dirección y, fuera de toda senda, tomamos la cuerda hacia el sureste.
'eSrá' nos muestra el cordal que vamos a recorrer. Al fondo Pico de La Celada
Vistosa oruga de la nocturna Malacosoma castrensis

Vamos buscando el cresteo más cómodo, moviéndonos por un sutrato de piedra caliza salpicado de escobas y grandes arbustos de Brezo rubio Erica australis y Brezo blanco Erica arborea, además de HayasRobles de pequeño porte, Espinos y Acebos.

Superado el primer resale rocoso aparece un primer Collado, con algunos cercados de piedra

Da comienzo el encuentro con las herbáceas propias de pastos pedregosos, grietas, fisuras y crestones de montaña. 

Ranúnculo de prado Ranunculus gramineus, Aciano linguado Centaurea triumfetti, Benedicta o hierba de San Benito Geum urbanum, Albahaca agreste Acinos alpinus, Siempreniña Erinus alpinus, Alhelí triste Mathiola fructiculosa, Becerrilla pequeña Chaenorhinum origanifolium.
'eSrá' en la pradera-cima del Pico de los Pilones a 1.516 mts.   
Una amplia pradería nos da la bienvenida tras subir el múltiple cresteo del pico de los Pilones.

Descendemos de esta pequeña cota al collado de los Barros, alcanzado por la vegetación arbórea en su vertiente norte.

'Ojolince' se aproxima al collado de los Barros, vigilado por el pico de La Celada
Iberodorcadion albicans subsp. palentinum 
Docardio gris (Cerambícido)

Poco a poco, la suave loma herbácea por la que damos comienzo la ascensión al pico de La Celada, se va transformado en pedregal, brindándonos de nuevo la oportunidad de localizar especies.

Además de unas placenteras vistas...

    Zoom al Curavacas con su 'nube' particular
     Cresteo recorrido. Al fondo destaca peña Redonda
      Globularia repens - Siemprejunta
      'eSrá' en el pico de La Celada
 










     Papilio machaon - Macaón en La Celada






    Erinus alpinus - Siempreniña 
 
Primavera Primula elatiorArdivieja Heliathemum ledifoliumMosquitas doradas Linaria supinaSiemprejunta Globularia repensG. vulgaris.

  Hacia el sureste se extiene el amplio valle de Tosande, presidido por la peña Cantoral
Lycaena alciphron - Manto de púrpura

La cima del pico de la Celada está dando para mucho, pero hemos de bajar.

Nos espera el resto de la crestería, con el aliciente de nuevos visitantes aladaos, que se suman a los que ya llevamos observados esta mañana.

'Ojolince' y la crestería hacia el pico de las Cruces     
Neophron percnopterus - Alimoche     

Además de los carboneros, escribanos, currucas y trepadores del bosque, un milano negro, un cuervo y un alimoche se dejan ver por las alturas.

Algún que otro buitre leonado y una pareja de chovas piquirrojas, vienen a animarnos de vez en cuando.

  Podarcis muralis - Lagartija roquera
Más que agradable el encuentro con un cuco, que no deja que 'Ojolince' le retrate para la ocasión.

 Y una pareja de escarabajos peloteros muy afanados con su trabajo.

Además de las lagartijas roqueras que, por este terreno, se encuentran en su salsa.


'eSrá' a la bajada del pico de La Celada. Al fondo la onmipresente peña Redonda
Corta es la distancia que nos separa del pico Hoyovejas de 1.516 mts. de altitud, que ascendemos fácil y rápidamente.
Vista del cordal que nos queda por recorrer, desde la cumbre de Hoyovejas
Como ya nos sucediera con el pico de los Pilones, una sucesión de pequeñas crestas conforman el pico Hoyovejas y vamos entretenidos con la vida rupícola que aflora entre sus grietas.
      Ranunculus bulbosus
   Paronychia kapela subsp. serpyllifolia
 Sanguinaria o Plateada    






Muy abundante y bien florida la
Iberis carnosa. Además del Botón de oro Ranunculus bulbosus, Erysimum duriaei y la Clavelina Dianthus deltoides.
    Saxifraga canaliculata - Saxífraga acanalada

La Sanguinaria o plateada Paronychia kapela subsp. serpylliflora, y el endemismo de la Cordillera Cantábrica Saxífraga acanalada Saxifraga canaliculata de hojas viscosas, confieren vida a la roca.

Las siempreniñas y becerrillas no sólo ponen la nota de color, si no que contribuyen a la formación de suelo por la acción colonizadora de sus raíces.

'Ojolince' por la empedrada ladera que conduce al pico de los Novios
Un constante subir y bajar por este cresterío nos va a ir haciendo perder altura, hasta que llegamos a una cota previa a 'los Novios'.
Ojolince en la cota 'sin nombre' previa a 'Los Novios', a 1.461 mts.
Podarcis bocagei - Lagartija de bocage   
La ladera de esta cresta 'sin nombre' muere en un brusco cortado que nos obliga a bajar de él mediante una sencilla destrepada.

Hay que prestar la debida atención a la piedra caliza que se fractura y desprende con facilidad.

Chaenorhinum origanifolium - Becerrilla pequeña
Salvado este desnivel de 100 mts. nos encontramos en una collada previa al collado de los Novios, un bonito lugar para el almuerzo del día.
¡A las tres y media de la tarde, lo tenemos bien ganado!
 Una nerviosa lagartija de bocage nos acompaña durante el descanso.

Tras el almuerzo, nos dirigimos hacia la otra cota importante del día, el pico de Las Cruces.

Atrás van quedando la cresta y collada previas a 'los Novios'   
Aún debemos seguir cresteando. Subimos y bajamos 'Los Novios', hasta llegar al collado del mismo nombre a 1.364 mts.
'Ojolince' ha puesto rumbo al pico de las Cruces    

De éste seguimos avanzando en dirección sureste hasta alcanzar la cuerda que une el pico del Roblillo con el de Las Cruces.

Ganada esta cuerda, ¡por fin! enfilamos la subida al pico de Las Cruces.

'eSrá' en un bonito resalte de la subida a las Cruces, con buena vista panorámica

    'Ojolince y Sra.' en el Pico de Las Cruces a 1.565 mts.

Unos pocos minutos de sencilla ascensión nos separan de la cima.

Una vez en ella, miramos en dirección este y distinguimos el collado del Brezal y el sendero que nos llevaría al Almonga (1.519 mts.), pico emblemático de Cervera del Pisuerga.

Panorámica hacia el collado del Brezal y el pico Almonga   
 Decidimos dejar la visita al Almonga para otra ocasión. Aún tenemos una buena 'tirada' de vuelta. 
Al norte tenemos el embalse de Ruesga, donde debemos dirigirnos
 'Ojolince' desciende en busca del hayedo   

Descendemos del pico Las Cruces por su ladera norte (opuesta a la de ascensión).

Pero, enseguida rectificamos dirección sur, para faldearle bajando al valle en busca del hayedo que tupe su ladera.

Un buen tramo inmersos en lo más profundo del hayedo

No resulta nada cómodo bajar resbalando constantemente entre la hojarasca del hayedo, pero el ambiente de este paraje no puede ser más bonito.

A la salida del hayedo nos vemos sorprendidos por la presencia de una cierva, que huye a la carrera.

Cervus elaphus - Ciervo ♀    

Nos encontramos con los restos de la mina de Landillero, una explotación de cobre abandonada.

Éste es el punto donde nos unimos al camino de las Calicatas que nos conducirá, sin pérdida, por el valle del hayedo hasta el embalse de Ruesga.




'Ojolince' junto a los restos de la mina de Landillero    

Saponaria ocymoides - Jabonera







Paralelo al camino de las Calicatas, baja otro de los múltiples arroyos que riegan estas prósperas laderas y mueren en el mismo embalse.
    Granja-explotación con pilón de buen tamaño
El camino vuelve a estar plenamente florido.

Baleo montesino Linaria spartea, Viborera Echium vulgare, Búgula Ajuga pyramidalisJabonera roja Saponaria ocymoides... por citar algunas.

Y bien ambientado.

Lanius collurio - Alcaudón dorsirrojo   


Un alegre Alcaudón dorsirrojo se encuentra perchado en su rosal favorito.

'Ojolince' se aproxima intentando no molestarle, pues parece que es su territorio de caza.

Un corto tramo nos separa del área recreativa del embalse.

El camino de las Calicatas termina en el mismo área recreativa del embalse, junto al pueblo de Ruesga
      Choto descansando junto al embalse
Pocas personas nos encontramos en ella pero, eso sí, un buen grupo de vacas con sus terneros pacen y descansan en estas verdes praderas.

'Ojolince y Sra.' no nos entretenemos más.

Debemos recorrer los más de cinco kilómetros que aún nos separan del pueblo de Ventanilla, por la senda GR-1 que bordea el embalse.

Embalse de Cervera o de Ruesga
 Otra vista del embalse de Ruesga     

La senda es muy agradable y merecería una mayor dedicación.

Algunos tramos discurren muy próximos al agua, mientras que otros nos introducen en impresionantes galerías de arbolado.

Linum narbonense - Lino azul
La vegetación es muy cambiante.
Boloria dia - Perlada violeta





Linos, euphorbias, jacintos de bosque, eléboros, arándanos...

Y alguna sorpresa en forma de lepidóptero que pasa a engrosar la galería de mariposas de 'Ojolince y Sra.'
Cola del embalse y pueblo de Ventanilla (al fondo el Curavacas)
A más de las ocho de la tarde llegamos a Ventanilla y damos por terminada nuestra completa excursión.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El recorrido seguido está dibujado en linea roja
DISTANCIA TOTAL -> 17,5 Kms.                        ASCENSIÓN ACUMULADA -> 1.068 mts.
TIPO DE TRAZADO -> Circular                        DIFICULTAD -> Media
TIEMPO TOTAL -> 9 h. 30'                       DESCARGA DEL TRACK
GRÁFICA DEL RECORRIDO
Como siempre, un placer compartir la experiencia. Hasta pronto.
Ojolince y Sra.
**SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

18 comentarios:

  1. Muy bonita entrada con la entomología como fiel aliada. Buena colección de mariposas la que os llevasteis en el cuaderno de campo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No lo sabes tú bien, Javier!
      Hemos hecho una buena criba para la redacción de esta crónica. La primavera en estas montañas es un auténtico 'lujo' de especies.
      Un abrazo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  2. Otra ruta más. Qué ambiente más primaveral había. Estaba todo precioso. Supongo que disfrutaríais mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Dani.. pillamos la explosión primaveral lo que, además de hacer que disfrutásemos como niños, elevó a 9 horas y media una ruta que bien hubiera podido realizarse en 6 ó 7 h.
      Un abrazo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  3. La ruta preciosa, como todas las que hacéis. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo nos gusta a 'Ojolince y Sra.' que te pasees habitualmente por nuestro blog.
      Muchas gracias, Teresa.

      Eliminar
  4. He leído la entrada y no me he podido conformar con una sola vez. Merece la pena darle más de una vuelta pues habéis sacado mucho jugo a este paseo primaveral por las montañas próximas al embalse de Ruesga. Cómo lo habéis disfrutado captando la amplia colección de especies y qué bien lo transmitís.
    La colección de mariposas me parece extraordinaria. Hay que tener mucha paciencia para fotografiar estos ejemplares pues a la mínima se escapan de foco.
    El recorrido muy atractivo y los paisajes también me encantan.
    Un abrazo,
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos resultó, como dices, un recorrido atractivo a la par que prolífico en observaciones y avistamientos.
      Muchas gracias Javier, nos alegra saber de tu letra, que hemos podido transmitir un buen resumen de esta vivencia que dió para mucho!!
      Estos días de altas temperaturas, se nos vienen a la mente estos y otros momentos pasados, de agradable frescor por cumbres y collados... ahora tenemos la suerte de estar recordando nuestro conjunto recorrido XXL por los cordales de Cardaño. ¡¡Un auténtico placer!!
      Un abrazo y buen verano.
      'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  5. ¡¡Qué maravilla!!

    De auténtico lujo, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos la gran suerte de saber valorar y disfrutar nuestro patrimonio natural.
      Ahí está.. sólo hay que ir a descubirlo.
      Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  6. Este fenomenal paseo me lo guardo, para algún día libre. Un saludo, pareja.

    ResponderEliminar
  7. Vaya ruta mas buena que os habéis hecho, que ganas tengo yo de poder dar una vuelta para sacar a las mariposas de esas cimas. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo tienes bien cerca Luis.
      ¡Cualquier escapadilla a la zona se verá gratamente recompensada!
      Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  8. Un día muy bien aprovechado. Me ha gustado mucho el comentario del comienzo de la ruta. De ese mundo rural auténtico, que forma parte de esos parajes naturales, tan importante como ellos. En cuanto a los paisajes, espectaculares, se ve todo con un verde natural. Afortunadamente la sequía no ha entrado en estos valles. La variedad y abundancia de mariposas, los arándanos y otras variedades de herbáceas, dicen mucho. Por cierto, se ve poca gente por la zona.
    Un reportaje muy interesante y variado, con el que entras en la montaña palentina a través de las imágenes y las palabras...
    Enhorabuena por el reportaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A 'Ojolince y Sra.' además de andar por el monte, también nos gusta tomar contacto con las gentes que viven en los pueblos y que conocen, como nadie, el medio natural. Normalmente damos con algún paisano que, además de darnos indicaciones, también habla con gusto de su pueblo y el entorno natural donde vive. Es muy agradable comprobar cómo hay bastantes personas que viven felices en su pueblo, en sintonía con la naturaleza y, además, les gusta referírselo a los foráneos que, por desgracia, somo pocos.
      No nos encontramos a NADIE en todo el recorrido por el cresteo y, cuando íbamos de vuelta a Ventanilla, recorriendo el perímetro del embalse, únicamente a una pareja que había salido en bicicleta. ¡Qué pena! ¡Con las maravillas que guarda la montaña Palentina!
      Nos alegra mucho que te haya resultado satisfactoria la forma en que resumimos nuestra vivencia.
      Muchas gracias y un saludo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  9. Como siempre una excepcional entrada con fotos y texto espléndidos. Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jose.
      Sabes que 'Ojolince y Sra.' siempre valoramos mucho tu comentario.
      Un saludo desde Pucela.

      Eliminar