.

.

Sotillo de Sanabria a Ribadelago visitando cascada, laguna y Lago

Sábado, 2 de Julio de 2011 
Decididamente nos gustan "las circulares" y para hoy hemos elegido Sanabria, Parque Natural situado en el noroeste de la provincia de Zamora y conformado por las Sierras Segundera y Cabrera, de exhuberante vegetación y gran valor paisajístico. Hoy nos hemos propuesto una ruta "completita" saliendo del encantandor pueblecito de Sotillo de Sanabria, de amables paisanos (siempre nos saludan e indican el comienzo de la ruta) tomando el camino que se dirige al puente sobre el río Truchas donde los vecinos tienen un acondicionado y fresco merendero.
 Cruzando el río, la senda ahora empedrada, se dirige hacia la derecha en ascenso paulatino a través del bosque de Valmalo, rico en especies forestales: robles, abedules, acebos, castaños y avellanos nos darán buena sombra durante todo el recorrido hasta la conocida Cascada de Sotillo.
Reconocemos algunas de las especies herbáceas que se nos presentan como la desgarbada campanilla silvestre Campanula rapunculus, la dedalera Digitalis purpurea muy abundante, las escrofulariáceas: "pajaritos" Linaria triornithophora, y "trigo vacuno" Melampyrum pratense y la elegante azucena silvestre Lilium martagon.
Campanula rapunculus                                                                                             Melampyrum pratense
Linaria triornithophora

  












Se trata ésta de una de las rutas señalizadas más emblemáticas y a la vez más visitadas del Parque, por su accesibilidad, de la que cabe destacar la belleza paisajística que se puede plasmar en tomas fotográficas de gran belleza, a lo largo de la mayor parte del recorrido.
 Bosque de Valmalo  
Durante un buen rato ascendemos siguiendo el curso del río Truchas pero, casi sin darnos cuenta, realizamos un giro a nuestra izquierda que nos traslada al valle del arroyo Pingón, origen de las cascadas.

En el sotobosque podemos escuchar (que no ver) a todo un repertorio de pequeñas aves: herrerillos, garrapinos, pinzones, carboneros, trepador azul, pico picapinos, ...
Tras una hora de empinado sendero nos encontramos una señalización que nos hará elegir entre Cascada y Laguna. Tenemos pensado visitar ambas, dirigiéndonos en primer lugar a la Cascada y después, retornando sobre nuestros pasos, coger el desvío hacia la Laguna.
Sra.ojolince y Cascadas de Sotillo
Avanzamos pues, en dirección a la Cascada y, si prestamos atención, comenzaremos a escuchar enseguida el murmullo que produce el salto de agua.

Tras un breve descenso entre grandes bloques de roca alcanzaremos, sin mayores problemas que algún resbalón por la humedad de las piedras, la Cascada de Sotillo; imponente salto de agua de aproximadamente 20 metros de caída que, según la época del año se puede contemplar con mayor o menor expendor pero, eso sí, que nunca defrauda a los visitantes.

Hasta aquí la ruta es accesible a cualquier persona (niños incluídos) con ganas de darse un buen paseo campero y disfrutar de un entorno natural sin igual.
Tras dedicarle unos minutos a la observación y fotografiado desde el mirador enclavado en la roca, retornamos al anterior desvío para comenzar la subida a la Laguna.
Pteridium aquilinum, abundante el helecho común de buen porte
Arranca la senda de subida a mano derecha del letrero de madera, zigzagueando la falda de la montaña y remontando la misma, hasta situarnos en la cabecera de la cascada, desde donde alcanzaremos una gran roca con vistas excelentes del valle de Sotillo y a gran parte de las serranías del Parque Natural.

Nosotros hemos de continuar ascendiendo, a la sombra del frondoso robledal de roble melojo o rebollo Quercus pyrenaica y, según la época del año, podremos disfrutar de numerosas torrenteras que propician pequeños y caprichosos saltos de agua conformando uno de los paisajes más bellos de Sanabria.
Gracias a esta abundancia de agua, la vegetación que atravesamos es exhuberante y, en casi cualquier rincón y propiciado por la elevada humedad, puedes encontrar helechos de los géneros Pteridum y Osmunda con grandes frondas de más de un metro de longitud.
Veratrum album, "Vedegambre"

Además de éstos nos sorprendieron otras especies como el escaso Vedegambre también conocido como ballestera blanca, que únicamente se da en las orillas de arroyos y suelos muy frescos y ricos en materia orgánica.

También descubrimos muchos ejemplares de la Dactylorhiza maculata, orquídea que últimamente nos acompaña en muchas rutas. Así como de milenrrama, acónitos, trifolium, árnicas, salvias, orobanches...

Tenemos que prestarle atención a la senda porque con tanta vegetación y el escaso tránsito de visitantes por esta zona, se desdibuja y es fácil perderla en algunos puntos.

Alcanzamos un pintoresco puente sobre el arroyo Pingón construído con troncos de abedul que, en otro tiempo suponemos, fueron abundantes en la zona.
Este es un bonito lugar para desprenderse de las mochilas y recrearse con el entorno, su paisaje y su flora. Además de aprovechar para tomarnos el almuerzo...
Puente sobre el arroyo Pingón, donde fotografíamos el "Vedegambre"
Cruzamos el puente sobre el Pingón y, otra vez en ascenso, se nos ofrece un cambio de vegetación donde los robles son substituídos por retamas de diferentes especies, brezos y el enebro rastrero. La vegetación herbácea varía en consonancia, apareciendo las cistáceas con predominio del jaguarzo blanco Halimium alyssoides, también el arándano Vaccinium myrtillus y una buena población de violetas representadas por la Viola bubanii con su destacado espolón.
Se abre ante nuestros ojos una enorme pradería donde el arroyo dibuja suaves meandros a su paso.
La senda sigue discurriendo paralela al arroyo Pingón y es aquí donde se le une el cristalino Cabriteño.
Estos ricos pastos son los que sirven de alimento a las "alistanas-sanabresas" de las que se obtiene el afamado chuletón de Sanabria.
Viola bubanii                             
Hoy no nos hemos encontrado ninguna por estas praderías pero, por el contrario, nos han salido asustados una pareja de andarrios chico, una abubilla y algunos vencejos que disfrutaban enormemente con sus acrobacias de vuelo.
Resta ya poco trecho para alcanzar la Laguna de Sotillo.
A 1.600 mts. de altitud se presenta ante nuestros ojos la enorme laguna de 130.000 metros cuadrados, lo que le confiere el apelativo de mayor laguna de todo el parque natural.
Laguna de Sotillo a 1.600 mts. de altitud
La laguna se encuentra equidistante entre los pueblos de Sotillo y Ribadelago, por lo que nosotros decidimos realizar el recorrido completo e ir a conocer los parajes que, en descenso, nos llevan a Ribadelago.
Ojolince en la fuente de los Gallegos
Nos encontramos ahora con una señalización de gran recorrido, el GR- 84 que nos llevará sin pérdida al pueblo de Ribadelago nuevo donde pensamos comer. El trayecto se hace cómodamente aunque a estas horas el sol hace mella, pero nos permite disfrutar de viejas amistades:  dorada manchas blancas, medioluto ibérica, erebias, pandoras, antiopes y hasta una Zygaena osterodensis.
El sendero nos devuelve buenas vistas sobre el Lago de Sanabria y su entorno; las sierras Segundera, Cabrera baja y los cañones de los ríos Segundera, Cárdena y Tera.
En el descenso a Ribadelago se puede visitar la Laguna de los Carros.
Las montañas de Sanabria son el límite entre el clima atlántico y el clima mediterráneo. Las laderas orientadas al 'norte' y al 'oeste' son de predominio atlántico, mientras que las de exposición 'sur' y 'este' tienen características mucho más mediterráneas. Esta circunstancia propicia la diversidad botánica que estamos observando y recopilando.
Lago de Sanabria desde una de sus playas
Hacia las cuatro de la tarde llegamos a Ribadelago Nuevo ¡¡menos mal que habíamos tomado más de un energético por el camino!! Decidimos bajar hasta el Lago para comer. Sin llegar a la zona más saturada de turistas, encontramos una pequeña playita donde sacamos nuestras viandas y uhmmm. ¡¡qué delicioso sabe todo en el campo!! O será el hambre que tenemos...
El lago de Sanabria tiene una superficie total de 318 hectáreas y mide aprox. 3,8 kms. de largo por 1,3 de ancho. Se trata del lago natural más grande de España de origen glaciar y puede alcanzar profundidades de más de 50 metros.
Recuperados, nos ponemos en marcha para volver a Sotillo por el camino tradicional entre pueblos que nace a pocos metros de la playita donde hemos comido.
De nuevo nos introducimos en un robledal "de cuento" con buenos ejemplares de acebos, avellanosserbales.
 El camino comienza siendo "tradicional" con un cómodo empedrado que, a medida que avanzamos desaparece, engullido entre la vegetación.
Senda a media ladera del pico Bubela, en dirección a Sotillo
Pronto salimos a un cruce con una pista de uso ganadero que tomaremos hacia nuestra derecha (atención que la señalización está perdida). Esta pista discurre en dirección al pico Bubela y los llanos de Bubela pero nosotros, poco después, nos separaremos de ella, girando a la izquierda (ahí todavía está en pié la señal) para recorrer la falda del pico Bubela y así, en descenso, bajar de vuelta a Sotillo.

GRÁFICA DEL RECORRIDO
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
El itinerario seguido se ha dibujado en línea roja
Distancia Total -> 19 Kilómetros
Desnivel -> 609 mts.
Tipo de Trazado -> Circular
Dificultad -> Media por su duración
Tiempo total -> 9 horas 48 minutos

Llegamos a Sotillo de Sanabria cuando los vecinos salían de misa, y  nos saludaban orgullosos de que visitásemos su pueblo y alrededores.
La verdad que es una tierra merecedora de reconocimiento por la amabilidad de sus gentes y los encantos de sus parajes.
Orobanche sp.
Aquí dejamos nuestro relato por hoy, deseando que hayáis pasado un buen rato con su lectura.
Para descargar el TRACK de la ruta pinchad el enlace.
Arnica montana spp. atlantica 
 
Un saludo desde Pucela.

Y hasta pronto.
 
Ojolince y sra.
 


** SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO **

3 comentarios:

  1. Saludos de nuevo desde la Bitacora de Lanchero.
    Hermosa la ruta que nos propones por este gran espacio natural que es Sanabria.
    Ya recorri este camino, hace muchisimos años y solamente hasta la cascada, de la cual no tengo ningun reportaje grafico, asi que tomo nota para un dia no muy lejano salir con la familia o con los compañeros de curre para recorrerla.
    Un saludo muy grande y que paseis un buen verano.
    Permanezco a la escucha.Adios.

    ResponderEliminar
  2. Hace unos dias hicimos la ruta de la cascada de Sotillo.Realmente espectacular.La cascada estaba enorme a causa de las lluvias.Nos fue muy util vuestro blog. No se si la conoceis pero os recomiendo que hagais la ruta de los monjes que va desde Ribadelago viejo a San Martin de Castañeda, es muy bonita.La tengo publicada enmi blog www.rinconesdeviaje.blogspot.com

    ResponderEliminar