.

.

El agateador de mi jardín

Laguna de Duero, 20 de Enero de 2013
Llevamos algunos días recibiendo la visita, en el entorno natural recreado en nuestro jardín, de un Agateador común.
Es un ave bastante confiada, que se deja ver con frecuencia en los pinares que rodean el pueblo donde vivimos y, siempre hemos disfrutado de su presencia ocasional en la picea que tenemos en el jardín de casa.
      Agateador común junto al pequeño comedero 'cáscara de nuez'
Eso sí, hasta la fecha, no había venido con tanta asiduidad y, cuando lo hacía, era por un breve espacio de tiempo... en lo que recorría el tronco y las ramas del árbol buscando insectos y larvas, para desaparecer después, con la misma facilidad que hacía su aparición.

El motivo que le ha llevado a visitarnos diáriamente, no ha sido otro que el hecho de haber colocado un pequeño comedero, consistente en media cáscara de nuez en el tronco de la picea, pensando eso sí, en otros pequeños páridos que, hasta la fecha no han hecho uso de él (que nosostros hayamos visto).
    El Petirrojo toma 'un bocado' junto al tronco de la picea        
Durante los primeros días, tras haber colocado el cuenquito de nuez, y siendo el primero en descubrir 'el pastel', hacía acto de presencia el territorial Petirrojo que siempre ha sido un buen vecino de nuestro jardín y nos alegra el patio con sus poses, tonalidades y cantos.
Pero, unos pocos días más tarde, nos llegó la sorpresa de ver cómo un pequeño y pardo-rayado agateador común se acercaba al comedero, siempre entrando por el enramado de la picea, y en dos o tres rápidas acometidas se engullía buena parte del triturado que preparamos para rellenar el cascarón.
      Del mismo lugar, obtiene su alimento 'en dura pelea' el agateador
Curioso ha sido contemplar, en más de una ocasión, las reyertas entre 'el peti' y 'el agateador' por tomar posesión del comedero en solitario y, además, conseguir expulsar al otro de su 'territorio particular' en esos primordiales momentos de la alimentación.

Muchas veces no necesitamos asomarnos a la ventana para saber que el agateador ha venido a comer pues, nos alerta con su débil pero repetido ¡tsip! para, en la medida de lo posible, evitar la presencia de su competidor.

Ciertamente no sabemos si este comportamiento observado en el agateador es muy habitual pues, es la primera vez que realizamos este ensayo de comedero.
        Agateador común - Certhia brachydactyla
Lo que os podemos asegurar es que, el alimento triturado que preparamos a base de nuez, maiz, cacahuete y castaña, ha causado sensación en esta pareja de enfrentados visitantes y que, nos han demostrado que tienen fuerza y ganas para rivalizar por ello.
    Short-toed treecreeper       
A ver si tenemos ocasión de grabarles una de sus reyertas para compartirlas en este espacio, pues son 'dignas de ver'.

Da la sensación de que se vigilan y, cuando uno hace acto de presencia junto a la picea con intención de colocarse en la pequeña cáscara de nuez, o junto a la comida que ponemos libremente en el tajo de una rama, el otro llega con todo su ímpetu a expulsarle como para tomar posesión y, al momento todo sucede a la inversa... ganado la partida más o menos al cincuenta por ciento.
El 'peti' hace valer sus facultades de fuerza y vivacidad, mientras el 'agateador' emplea como armas su escurridiza presencia entre el ramaje, jugando con el factor sorpresa.

Pardo manchado por encima, estriado de oscuro y de crema. La parte inferior y una larga ceja de un blanco plateado; pico largo, fino y algo arqueado.
Gracias a sus ganchudas uñas sube con facilidad por la corteza del árbol mediante cortos impulsos, apoyándose en su tersa cola que dispone de «agujas» fuertes y flexibles que le facilitan, junto con la larga uña del dedo posterior, un progreso rápido.
Su costumbre es la de trepar por el tronco de los árboles en espiral revisando, de este modo, toda su corteza, en busca de invertebrados. Cuando se aproxima al enramado de la copa, vuela hacia la parte baja, casi junto al suelo de otro árbol para comenzar una nueva ascensión.
Una vez bien conocidas las costumbres del asiduo visitante, os dejamos con un corto video de nuestro nuevo amigo en el jardín. VIDEO DEL AGATEADOR COMÚN.
Esperamos que os haya resultado entretenida la visita.
Un saludo de ojolince y sra.

13 comentarios:

  1. Qué bien habéis conseguido que baje este zascandil.. ja.. Qué bonito!!!.. Con lo inquietos que son que no paran.. Mira como se queda quietecito para ver que hay de desayuno.. Enhorabuena chicos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ana... Y es que al pequeñuelo se le gana por el estómago y, al parecer, para éste somos buenos cocineros.
      Gracias. Un saludillo.

      Eliminar
  2. Menudas fotazas de este pequeño. Imagino que os tendréis que esconder o algo similar para realizar las fotografias de los pajarillos.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de todo hay, Pablo.
      Tenemos comederos variados en la parcela y, en concreto, el entorno ambientado para este agateador está en la picea al ladito de casa con lo cual, no necesitamos hide pues, si queremos, podemos verle y afotarle sin salir de casa.
      Gracias y saludos, amigo.

      Eliminar
    2. Lo siento, pero Pablo no es mi nombre, je, je.

      Menuda suerte poder pajarear dentro de la parcela, e incluso dentro de casa, al calorcito en invierno.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Buenas fotos y bonito vídeo que agradecemos además de las detalladas explicaciones didácticas en este reportaje acerca del agateador y del petirrojo de vuestro jardín.
    Como compensación a vuestra buena labor de dar de comer a los pajarillos, éstos os obsequian posando para vuestra cámara y así poder ofrecérnoslo a los seguidores.

    Una cosa. El agateador del vídeo parece que no da cuenta de todo el alimento. Picotea unos momentos y luego se va. Es una táctica de autoprotección o quizá sea por estar saciado?
    Un saludo,
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voto más por lo primero que por lo segundo, Javier.
      Aunque, ya sabes, el reino animal tiene siempre su faceta sorprendente y, muchas son las ocasiones en las que creemos con seguridad en algo que después se demuestra que no es así.
      Este agateador es una ave pequeño de comportamiento inquieto, con lo cual deducimos que la razón que le lleva ir y venir al comedero numerosas veces, sin terminar con la comida que ponemos en él es más bien debido a su carácter, entre lo que, por supuesto, está incluído su afán de supervivencia y autoprotección frente a posibles depredadores... ya sabes, ¡siempre alerta!
      Muchas gracias por tu visita. Nos gusta que un gran apasionado de la montaña como tú, aprecie nuestra pequeña labor y afición pajaril.
      Un saludo, Javier.

      Eliminar
  4. Que gozada tenerlos tan cerca y poder observarlos. Precisamente hoy he visto a los dos, tanto al agateador común como al petirrojo. Enhorabuena por las fotos y el video. Estoy completamente seguro de que disfrutaréis de sus observaciones y si podéis contarnos algo de sus rivalidades se agradecerá enormemente. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jose.
      Aquí les tenemos 'de enfrentamiento diário'; otra cuestión será poder pillarles con algún video o instantánea que merezca la pena mostraros, pero no dudes que lo intentaremos.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Pues no es nada facil ver agateadores en comederos! muy buena y el comedero esta genial.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no debe de ser fácil por lo que estamos contrastando con vuestras opiniones pero, a éste le ha venido 'de perilla' y está aprovechándose este invierno, mientras escasea su alimento favorito.
      Un saludo amigo.

      Eliminar