.

.

El Cordal de la Sierra de la Peña y el valle de Tosande. 2ª Parte

Sábado, 12 de Julio de 2014
Antes de inciar nuestro periodo vacacional, dejamos relatada en el blog la primera parte de la ruta por cumbres y valles de Tosande en tierras Palentinas, que puedes leer AQUÍ.
'eSrá' en la Silla pequeña, con el cordal de cumbres recorrido a su espalda
      Globularia repens - Siemprejunta


Como nos suele suceder en las crónicas de periodo estival, ésta última estaba resultado algo extensa, por lo que decidimos dejarla inconclusa para retomar el relato a la vuelta de vacaciones.

Aglais urticae pareja de Ortigueras, sobre Ericillo


Así pues, 'Ojolince y Sra.' a casi las dos de la tarde, aún estamos encaramados en la Silla pequeña de la sierra de la Peña, buscando la mejor forma de alcanzar el collado de Tosande que nos lleve de vuelta al valle.


'Ojolince' durante el descenso de la Silla Pequeña. Al fondo el collado entre Burrianes y la omnipresente Peña Redonda a la izquierda
       Campanula hispanica - Campanilla de Cantil

Por la crestería seguimos encontrando especies propias de cantiles y roquedos como la Campanilla de Cantil Campanula hispanica, la Siemprejunta Globularia repens, el Ericillo Arenaria erinacea, el Alfiler de Roca Erodium glandulosum; además de la Siempreviva y el Ajo Allium palentinum.



'Ojolince' prosigue por la crestería hacia el alto de Burrián, que ya está 'a tiro de piedra'
Paeonia broteroi - Peonía o Rosa albardera     
Acompañados de numerosos lepidópteros, es ahora la Ortiguera, la mariposa de mayor abundancia.

Poco a poco, nos vamos aproximando al alto de Burrián y, sin hacer cumbre, comenzamos el descenso por su ladera este, pues pensamos que ésta es la mejor forma de alcanzar el collado de Tosande.

Un único ejemplar de Peonía ó Rosa albardera pone la nota de color a esta ladera...
      Cervus elaphus - Ciervo ♀
...junto a ésta, salta a la carrera una solitaria hembra de ciervo..
¡Qué susto nos llevamos por ambas partes!

Tras tomarle unas instantáneas, proseguimos el descenso por un terreno algo incómodo, entre grandes y agrietadas rocas y un almohadillado de juníperos, que no nos deja ver bien dónde pisamos.

Al fin, allí distinguimos el collado de Tosande, tras él asoma el Curavacas
Aún tenemos un tramo de descenso para después, buscando la media ladera del alto de Burrián, ganar fácilmente el collado de Tosande situado a 1.545 mts.
Anthus pratensis - Bisbita pratense     
Hacemos un buen descanso para almorzar y...

¡Qué mejor manera que acompañados de esta cantarina Bisbita pratense que nos distrae, desde su piedra cantadero, con sus miradas a uno y otro lados, mientras canta!


Vista del valle de Tosande durante el descenso del alto de Burrián; al fondo destaca el pico Almonga
Collado de Tosande y alto de Burrián, desde la ladera opuesta

En el transcurso de la jornada las nubes han ido incrementado su presencia.

Esto, nos ha impedido obtener buenas vistas de las principales cumbres de la montaña Palentina, como es lo habitual, desde el collado de Tosande.

Saponaria ocymoides - Jabonera de roca
Repuestos de la jornada mañanera, a las tres y media nos ponemos en marcha, avanzando por la ladera contraria a aquella por la que llegamos al collado.

En dirección este y siempre de referente el pico de los Pilones, vamos trazando el camino que nos llevará a la cabecera del valle de Tosande

Ojolince durante el trayecto de bajada hacia el valle
Una cierva curiosa se detiene a observar a 'Ojolince y Sra.'   
El arroyo de Tosande nace en las inmediaciones del collado y discurre en dirección este, hasta que se abre hacia el sur propiciando la formación del valle de Tosande.

'Ojolince y Sra.' seguimos la misma dirección del arroyo por una orografía algo más abrupta situada más al norte del curso del arroyo y, nos unimos a él, en el paraje conocido como Hoyo Serna.

Hoyo Serna, en la cabecera del valle de Tosande, junto a la base del pico de los Pilones
      Parnassius apollo - Apolo
Este lugar, como ya nos sucediera por la mañana en la pedregosa ladera de ascensión a la peña Cantoral, resulta un excelente habitat para la mariposa Apolo.

Ejemplares de diferentes tamaños y contrastadas tonalidades hacen acto de presencia para deleite de 'Ojolince y Sra.' que tenemos entretenimiento para rato.

    A la izquierda, ejemplar con contrastadas y grandes machas negras
Vemos dos ejemplares como el de la fotografía de la izquierda, que presentan un mayor número de machas negras y de mayor grosor pero, aunque estamos un buen rato tras ellos, no conseguirmos una sola fotografía de buena calidad.
 Estrecha canal por la que discurre el arroyo de Tosande, la mayor parte del tiempo,
sin aflorar a la superficie
Prunella grandiflora - Consuelda mayor, variedad alba

Seguimos con el reconocimiento de herbáceas, todavía 'montanas', pues aún estamos a cierta altitud, pero ya más propias de claros forestales y frescas laderas pedregosas.

Cardo azul Eryngium bourgatii, Angelitos Teucrium pyrenaicum, Jabonera de roca Saponaria ocymoides, Clavelina deshilachada Dianthus hyssopifolius, Consuelda mayor Prunella grandiflora en sus variedades azul y blanca;
además de algunas crasuláceas como la Uva de gato Sedum album y la Siempreviva menor Sedum forsterianum.


    Boloria selene - Perlada castaña

  Carcharodus lavatherae - Piquitos clara   
El recuento de mariposas también sigue en aumento con ejemplares de Blanca verdinerviada Pieris napi, Perlada castaña Boloria selene, Piquitos clara Carcharodus lavatherae, Niña hocecillas Plebejus argus, Atalia Melitaea celadussa.

Poco a poco vamos alcanzando las abiertas praderías de Las Roblizas.

Desde Las Roblizas, le echamos una mirada a la redondeada peña Cantoral, allá al fondo
 Ahora toca avanzar entre las 'bienguardadas' ganaderías del valle de Tosande
Neophron percnopterus - Alimoche     
Tras conversar y hacer entrar en razón a los mastines que guardan el ganado, llegamos a la Campa del Alimoche.

Pradería así llamada por 'Ojolince y Sra.' por haber visto esta primavera, en dos ocasiones allí mismo, una pareja que hoy, tampoco falta a su cita.

Melitaea y Zygaenas compartiendo alimento
Hasta esta campa, llegan muchas personas de todas edades y condición, pues se trata de un agradable y cómodo paseo desde el aparcamiento.

Seguimos el curso del arroyo Tosande que da vida al valle, y el camino aún nos depara alguna que otra sorpresa...

¡¡Una Ninfa de los Arroyos!!


Limenitis reducta - Ninfa de los Arroyos (vista ventral)
Ninfa de los Arroyos (vista dorsal)
Es la primera vez que 'Ojolince y Sra.' vemos a este ninfálido de gran envergadura, bello diseño y viva coloración.

Se trata de una especie presente en las zonas central y septentrional de la península ibérica, que gusta de suelos húmedos y visita, de forma habitual, las zarzas.

Thymelicus sylvestris - Dorada linea larga
Hespéridos como la Dorada oscura Thymelicus acteon y Dorada linea larga Thymelicus sylvestris; Pavo real Inachis io, C-Blanca Polygonia C-album, además de numerosísimas Melitaeas y Zygaenas nos acompañan hasta el final de nuestra ruta.

'Ojolince' en las proximidades del puente del tren, bajo el que hay que pasar para finalizar ruta
    Leuzea conifera - Cuchara de Pastor
Xeranthemum inapertum - Inmortal menor   
En lo que respecta a flores volvemos acompañados de un sinfin de aromas: Tomillos, Manzanillas, Milenramas...

Dactylorhiza maculata - Satirión manchado

Además de disfrutar de las variedades de Campanulas, Consueldas y Trigo vacuno en sus dos tonalidades; así como de especies menos habituales Cuchara de Pastor Leuzea conifera y la bella Inmortal menor Xeranthemum inapertum, totalmente abierta... ¡¡una suerte!!

Nos despedimos del valle y sus habitantes con la vista puesta en una pradería de orquídeas y los cantos del Escribano cerillo y Carbonero garrapinos, ocupados en la ceba de sus pequeños.
Periparus ater - Carbonero garrapinos     
Un sencillo paseo por estos parajes nos permite descubrir la inmesa riqueza de este valle y sus montañas.
¡¡Volveremos al valle de Tosande!!

Los datos técnicos del recorrido, así como la descarga del track, son los que ya compartimos en la primera parte de esta crónica.

PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
    El trazado seguido está dibujado en línea verde. La chincheta señala el punto de comienzo de esta crónica.
DISTANCIA TOTAL -> 18,44 Kms.      ASCENSIÓN ACUMULADA -> 1.112 mts.

TIPO DE TRAZADO -> Circular                  TIEMPO TOTAL -> 10 h. 23'

DIFICULTAD -> Media
GRÁFICA DEL RECORRIDO COMPLETO                                               DESCARGA DEL TRACK
Ojolince y Sra.

** SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO**

13 comentarios:

  1. Fuuu, ninfa de los arroyos, vaya puntazo!
    Muy buena la comparativa entre los diferente ejemplares de apolo, se ve claramente que es una especie muy polimorfa, con muchas variaciones...
    Y del resto qué decir... otra ruta de las buenas, de las que anoto para hacer algún día de estos, jeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedamos muy satisfechos de este montano recorrido por Tosande.
      Para nosotros unos de los lugares de 'La Palentina' donde, en menor recorrido puedes ver mayor variedad y número de especies.
      Muchas gracias, Alberto.. ¡Qué bueno tener esa carpeta de pendientes, eh?
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jooo... menuda excursión que os ha salido por Tosande.
    Por mi parte estuve hace unos años por allí en tiempo de berrea y no vi ni la mitad de detalles que vosotros.
    Os ha salido unas instantáneas extraordinarias; el alimoche, la cierva posando, la Ninfa de los Arroyos (a la que yo todavía no he tenido el gusto de conocerla...), la Inmortal Menor...y los Apolos !!.
    Maravillosa la colección que os llevasteis para casa.
    Ya os imagino con una sonrisa de oreja a oreja al término de esta ruta. -¡ No es para menos !.
    Para mí es un auténtico gustazo leer vuestras crónicas tan detalladas.
    A seguir así !!
    Un abrazo:
    Kike

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salió redonda, Kike!
      Muchas veces la habíamos visionado en la mente, esperando un buen momento en primavera, para disfrutar al máximo de la vida que rebosa este valle y aledañas montañas.
      Aún pensamos que, si volvemos, nos encontraríamos sin duda con más sorpresas... ¡¡es un entorno sinigual!!
      Muchas gracias por tu alentador comentario que es síntoma de que lo que compartimos te gusta y lo disfrutas casi, casi, como si hubieras pisado estos montes con nosotros.
      Todo se andará!!
      Un abrazo a 'Naturkike y Sra.'

      Eliminar
  3. ¡Qué preciosas están las montañas en julio! Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué lo digas, Javier!!
      Y nos hacen acumular una de trabajooooo!!
      Gracias por tu visita, amigo.
      Un abrazo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  4. Me encantan todas las rutas que hacéis. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Teresa.
      Eres muy amable con 'Ojolince y Sra.'
      Salu2

      Eliminar
  5. Que maravilla el valle de Tosande (que recuerdos). Desde luego sigo alucinando con vuestras fotos de mariposas, son una pasada. Enhorabuena por ellas, la entrada y vuestras ganas de descubrir más y más. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, José.
      De ponerle empeño y ganas, aliñado con un poquito de afición por la naturaleza... ¡¡claro está!!
      Muchas gracias por tu animado comentario que tanto nos gusta.
      Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

      Eliminar
  6. Llego un poco retrasado a la lectura de estas dos entradas con vuestra sabrosa excursión por el Valle de Tosande.
    Elías y yo hicimos esta ruta hace unos años en la que incluimos la ascensión a Peña Redonda, y ahora, con vuestra crónica puedo refrescar los bonitos recuerdos que entonces nos dejó esta larga excursión.
    Introducirse entre el milenario bosque de tejos ya de por sí bien merece la pena, (impresionante foto en la que Tere posa entre dos soberbios ejemplares), pero una vez sobrepasado y alcanzado el cordal, el resto de cotas es demasiado atractivo como para dejar de recorrerlo.
    Extraordinaria la amplísima colección floral y mariposas. Muy buen trabajo de observación y captación en vuestra ruta, a la que como siempre sacáis máximo provecho.
    Un saludo,
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría recuperarte, aunque sólo sea de forma virtual!
      'Ojolince y Sra.' leímos en su momento tu completa crónica de la intensa jornada en la que Elías y tú hicísteis este recorrido culminando con la ascensión a peña Redonda. ¡Qué poderío! A nosotros ya se nos hizo larga tal y como la hemos hecho, sin hacer cumbre en la Redonda pero, eso sí, nos entretuvimos mucho con plantas y mariposas.
      El valle de Tosande y sus cumbres es uno de los lugares más privilegiados para los amantes de fauna y flora... no nos cansamos de volver y volver!!
      Pronto tenemos que preparar la que toca en este recién estrenado Otoño.
      Si lo haces tú, cuenta con 'Ojolince y Sra.'
      Un abrazo.

      Eliminar