.

.

Saja-Besaya. Territorio del Pito Negro

Sábado, 31 de Marzo de 2012
Hoy vamos a adentrarnos en el corazón del Parque Natural más extenso de Cantabria, el conocido como P.N. Saja-Besaya flanqueado por las cuencas de los ríos, de los que toma el nombre.
     Ranunculus ficaria  Celidonia menor, en el puerto de la Palombera

A primera hora atravesamos Reinosa y discurrimos sin complicaciones hacia el puerto de la Palombera que, carente de nieve, en su descenso nos abre paso hacia la bella Cantabria y su extensa población de bosque caducifolio.


Dispuestos a atravesar uno de los pulmones de esta comunidad, tomamos la pista que sale a nuestra derecha, poco más adelante de la Venta Tajahierro, en el collado de Ozcaba, donde dejamos el coche.

eSrá al comienzo de la pista que une Ozcaba con el pueblo de Bárcena Mayor         Viola sylvatica
Esta antigua calzada, señalizada como PR-S 114, nos conduce al pueblo de Bárcena Mayor atravesando una de las masas forestales mejor conservada del Parque Natural.
Primula veris - Vellorita     
Como estamos a comienzos de primavera, las herbáceas más tempranas nos acompañan durante todo el camino: eléboros verde Helleborus viridis y fétido Helleborus foetidus, diente de león Taraxacum dens-leonis, chirivita Bellis perennis, carrasquilla azul Lithodora diffusa, violeta Viola sylvatica, hepática Hepatica nobilis y las dos primaveras más vistosas y conocidas: vellorita Primula veris y Primula acaulis, nos deslumbran con su colorido a cada paso.
Además de la anémona de bosque Anemone nemorosa, la estrellada Stellaria holostea, la lechetrezna Euphorbia dulcis y alguna otra que, seguro, nos dejamos en el tintero...
Primula acaulis                                                                                        Hepatica nobilis
El recorrido a realizar para llegar al pueblo es de unos 10 kms.; discurre por un bosque mixto de fresno, olmo, avellano, castaño, tejo, acebo, roble, haya y abedul, y cuenta con la constante animación de páridos, fringílidos y túrdidos.
Pronto alcanzamos el lugar conocido como Ventas de Mobejo; se trata una antigua venta que, en el siglo XIX, aún servía de lugar de encuentro comercial entre cabuérnigos y castellanos, hoy día convertida en un invernal.
      Regulus ignicapilla - Reyezuelo listado


Dejamos la actual explotación a nuestra derecha y avanzamos por la sinuosa pista que nos hace atravesar, en varias ocasiones, arroyos y torrenteras que descienden hacia el fondo del valle por donde discurre el arroyo Queriendo y que no abandonaremos hasta llegar al pueblo.

En nuestro descenso nos vamos internando, casi sin darnos cuenta, en el maduro hayedo que ofrece un hábitat idóneo, mágico, casi 'de cuento' para el escaso pito negro...

...Contenemos la respiración a la espera de que la fortuna nos sorprenda con algún ejemplar...


Ojolince escucha atentamente, cámara en ristre, por si avista al picamaderos negro
De momento no ha sido así aunque, sí nos rebasa un corzo solitario y escurridizo que se lanza ladera abajo...
Capreolus capreolus - Corzo
Paraje de Casas de Avellanedo        
Poco a poco, dejamos atrás el denso hayedo para ascender tímidamente hasta alcanzar un pequeño caserío semiabandonado conocido como Casas de Avellanedo donde las antiguas construcciones están colonizadas por la vegetación. A partir de aquí encontramos mojones que nos indican que debemos seguir el descenso a la umbría de unos magníficos acebos y, cuando salimos de ellos, es para alcanzar el pinar de pino Californiano, también conocido como pino Insigne o de Monterrey (Pinus radiata), con el que repoblaron hace años esta reserva.
Clara diferenciación del bosque autóctono (dcha.) y repoblación con pino de Monterrey o pino Insigne (izqda.)
La altitud junto con las condiciones orográficas y de suelo, condicionan la distribución de las diferentes especies vegetales que nos vamos encontrando.

El estrato arbustivo lo forman principalmente acebos Ilex aquifolium, avellanos Corylus avellana, espino albar Crataegus monogyna, endrinos Prunus spinosa y saúcos Sambucus nigra.

Como especies de matorral aparecen, diversos brezos Erica sp.y rosáceas además de los tojos que aquí se conocen con el nombre de escajos Ulex sp.

Ojolince discurre por la senda junto a la ladera de monte arrasado por quema reciente
Antes de internarnos en el pinar hemos podido distinguir un área de monte recientemente calcinado.

Por desgracia, al salir del pinar y tomar el tramo de senda que nos lleva hasta Bárcena Mayor, toda la ladera que llevamos a nuestra izquierda está ennegrecida y abrasada.

Ermita-humilladero de Nuestra Sra. del Carmen
El estrato herbáceo y arbustivo completamente calcinado y los pocos robles y acebos que salpicaban la ladera también han sufrido las consecuencias.

Desde aquí, en pocos minutos, llegamos a la Ermita-humilladero de Nuestra Sra. del Carmen, respaldada por el monte calcinado.

Pyrrhula pyrrhula - Camachuelo común




El entorno que rodea a la ermita está empobrecido y aún así encontramos especies de helechos como el culantrillo de bosque Gymnocarpium dryopterix, el lonchite Blechnum spicant y hasta un colorido camachuelo Pyrrhula pyrrhula emitiendo su melancólico reclamo.

El ancho camino, que aún presenta tramos con restos bien conservados de la antigua calzada, nos lleva en pocos minutos al pueblo de Bárcena Mayor.





La entrada la realizamos por su magnífico puente de piedra sobre el río Argoza en cuyas proximidades encontramos, además de los helechos antes mencionados, especies como la insectívora grasilla Pinguicula grandiflora y la celidonia mayor o hierba golondrinera Chelidonium majus.



eSrá cruza el puente de acceso al pueblo de Bárcena Mayor
Como no es la primera vez que venimos a este bello pueblo nos dirigimos, sin más dilación, a su fenomenal merendero que, aunque dista un kilómetro del casco antiguo, merece la pena para almorzar con toda comodidad.
eSrá toma posesión de una de las mesas del merendero  

Concluida nuestra reconfortante comida, hoy sí podemos tomar un café 'como mandan los cánones'...

...así que nos dirigimos a Bárcena Mayor para elegir un lugar, de entre todos los que hay en esta apacible aldea.



 La 'grasilla' con insectos pegados en sus hojas basales


Pasear por sus empedradas calles nos permite reconocer elementos bien conservados de una arquitectura tradicional...

...el lavadero, las cuadras, los hornos de pan, etc.

Y diferenciar detalles de sus típicas fachadas como escudos, blasones, balaustradas y solanas.
Este municipio fue declarado conjunto histórico-artístico en 1979 y representa un notable ejemplo de conservación del mundo rural de Cantabria.

Iglesia de Santa María (s. XVII) Bárcena Mayor     
Aunque durante el paseo, Ojolince y Sra. nos detengamos también contemplando algunas de las plantas que adornan el pueblo: hierba de San Roberto Geranium robertianum, cerrajas Sonchus oleraceus, oreja de ratón Cerastium fontanum, lengua de buey Pentaglottis sempervirens, pulmonaria de hoja larga Pulmonaria longifolia, ortiga fétida Lamium maculatum.

Pincha este enlace para darle un repaso virtual a la temprana FLORA DE SAJA-BESAYA.
      Lamium maculatum - Ortiga fétida

Casi a las cuatro de la tarde emprendemos el camino de vuelta, cruzando el puente y tomando la misma senda por la que hemos venido.

Eso sí, siempre atentos a lo que nos pueda sorprender durante el camino como este bonito escribano cerillo que posó unos instantes para 'Ojolince y Sra.'

Señalización de la ruta PR-S 114 Ozcaba - Bárcena Mayor   


De nuevo nos internamos en el hayedo y, en esta ocasión, escuchamos un grito agudo y chirriante, como un fuerte relincho...

Nos detenemos... ¡¡Ese sí debe de ser el pito negro!!



    Emberiza citrinella - Escribano cerillo (hembra)



Efectivamente, un ave casi del tamaño de una corneja y con vuelo rectilíneo (sin las ondulaciones propias de los otros 'picos') aparece por la vaguada que tenemos a nuestra derecha, dirigiéndose directamente a una de las grandes hayas.





Dryocopus martius - Pito negro
      Black woodpecker

El rebautizado en castellano como 'Picamaderos negro' nos dejó disfrutar de su presencia durante unos minutos mientras emitía su resonante canto, para desaparecer siguiendo su camino por el enramado hayedo.

Entonces, también nosotros proseguimos senda, que ahora nos hace ascender contínuamente para salir del hayedo y recorrer el resto del camino de vuelta a Ozcaba.
El recorrido seguido se ha dibujado en línea roja   
No podemos cerrar esta crónica sin darle las gracias a nuestro buen amigo Carlos Torres que nos ha hecho "el mejor regalo para dos amantes de la naturaleza" como somos Ojolince y sra.: 'Flora Ilustrada del Centro y Norte de la Península Ibérica' Guía de la que damos buen uso, como él bien sabe.
PLANO Y PERFIL DEL RECORRIDO
Distancia Total -> 23 Kms.
   (ida y vuelta)
Desnivel -> 605 mts.
   Ida: todo bajada
   Vuelta: todo subida
Tipo de Trazado -> Lineal
Dificultad -> Baja
Tiempo total -> 8 horas 30'

GRÁFICA DEL RECORRIDO
Y hasta aquí el resumen de nuestro completo día de primavera por tierras Cántabras.
Un saludo desde Pucela a todos los amigos, lectores y seguidores del blog.
Ojolince y sra.
** SED CONSCIENTES DE VUESTRAS LIMITACIONES PORQUE LA MONTAÑA PONE A CADA UNO EN SU SITIO **

5 comentarios:

  1. Tomo nota. Tiene muy buena pinta la ruta. Gracias por compartirla.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Parece mentira con lo cerca que lo tengo y lo poco que lo conozco y ademas con las ganas que tengo de ver al picamaderos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Preciosa ruta, pueblos con encanto, bien conservados, avistamientos de nivel (cerillo, pito negro!!)y buena compañia............
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  4. La ruta muy interesante, pero lo que es la descripción que nos dejáis... Muy buen trabajo con este lujo de detalles que podemos leer en vuestra crónica.
    Los que no somos tan observadores al detalle como demostráis ser vosotros, a mí me parece que no es posible que todavía dé tiempo para conseguir realizar una ruta de 23 kms deteniéndoos a identificar las numerosas referencias tanto de plantas como de aves que estamos leyendo.
    Yo no podría subir tantos montes como hago en mis rutas de montaña.
    Espero aprender mucho de vosotros cuando realicemos esa prevista ruta por la Sierra de la Demanda.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Un placer leeros una ruta tan completa. Y rematada con el pito negro, vaya suerte. Por aquí le hay pero es difícil verlo. Saludos.

    Hoy he visto los primeros abejarucos en el Bierzo, las nieves los han retrasado.

    ResponderEliminar